Saab 9-3X: Crossover para 2010

a fondo Saab 9-3X 1
Enrique Marco11 feb 2009
La marca sueca Saab decide por fin lanzar un SUV derivado de su 9-3 Sport Hatch con una carrocería protegida y ligeramente elevada, tracción total y tres propulsores, gasolina, diésel y Biopower de bioetanol.
Crossover para 2010
Hace tiempo que Saab anunció su intención de introducirse en el segmento de los SUV y/o Crossover. Primero llegó el 9-7X, y ahora presenta el 9-3X, una variante elevada y con tracción 4x4 del 9-3 Sportback que llegará en 2010. Este modelo se muestra ideal para los conductores que circulan por terrenos deslizantes y caminos, pero que no necesitan un todoterreno de verdad. El Saab 9-3 X estará por tanto en la línea de otras realizaciones de este tipo, como por ejemplo el Skoda Octavia Combi Scout o los lujosos Audi A6 Allroad y Volvo XC70.
La gama mecánica del nuevo Saab 9-3X la compondrán tres opciones con diferentes combustibles: un gasolina, un diesel y un Biopower (para funcionar con etanol E85). Los de gasolina y Biopower apenas se diferencian entre sí, pues se trata de dos motores 2.0 T de 210 cv. Ambos ofrecen unas prestaciones sobresalientes, con 230 km/h de velocidad máxima y 8,5 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h. Los consumos no son excesivamente elevados, con 8,3 l/100 km de media, y las emisiones de CO2 se quedan en 199 g/km. El del combustible tradicional puede ir con cambio manual o automático, mientras que el Biopower sólo podrá llevar caja manual.
Por lo que se refiere al diésel, el 9-3X contará con el 1.9 TTiD de doble turbocompresor, con sus 180 cv de potencia y 400 Nm de par. Ahora bien, en este caso el Saab 9-3X no será un 4x4, sino un tracción delantera convencional; mientras que para la caja de cambios sí podrá llevar tanto manual como automática. Las prestaciones y consumos de esta versión son muy buenos, pues alcanza 220 km/h de velocidad máxima, acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos, sólo consume 5,5 l/100 km de media y sus emisiones de CO2 son de 144 g/km.
El nuevo Saab 9-3X se diferencia del Sportback por los paragolpes, los protectores, los pasos de rueda y las barras del techo, que vienen de serie. Además es 20 mm más alto en el caso del 1.9 TTiD tracción delantera, y 35 mm más alto en el caso de los 2.0T XWD. Los que llevan la tracción integral cuentan con el sistema activo “inteligente” XWD de última generación, que reparte el par entre los ejes delantero y trasero dependiendo de la adherencia, así como entre una rueda y otra gracias al diferencial autoblocante trasero eLSD. Finalmente, destaca el espacio para la carga, que incorpora el sistema Twinfloor para ordenar el equipaje de forma segura. El volumen disponible es de 477 litros, o 1.331 litros si se abate la fila de asientos trasera.