Saab 9-3 Sport Hatch Aero: Lujo turboalimentado

Diego Zotes13 feb 2008
Probamos el nuevo famililar compacto de Saab, la versión deportiva y de lujo Aero, con detalles de diseño más atractivo y un potente motor 2.8 V6 Turbo que ahora rinde 255 cv. Belleza escandinava.
Lujo turboalimentado
Cada día están más de moda las marcas europeas de automóviles Premium y, entre ellas, una de las más originales tanto en la forma como en el diseño de sus productos es la firma sueca Saab. Lleva años fabricando berlinas muy personales y con una orientación indiscutiblemente deportiva, como demuestra su oferta, que durante toda su historia se ha limitado única y exclusivamente a la comercialización de motores turbo, hasta la fecha, que bajo el amparo de General Motors han suministrado un motor de 1.8 litros atmosférico equivalente al que llevan algunos modelos de Opel, como el Astra o el Vectra, entre otros.

a fondo :: Saab 9-3 Sport Hatch Aero 1

a favorDiseño muy atractivo.Motor impresionante.Confort excepcional.en contraEscasa calidad de algunos materiales interiores.Consumos elevados.Precio alto.
Pero nosotros hemos querido apreciar la verdadera esencia prestacional de la marca, sobre todo en su nueva versión 9-3 con unas dosis extra de deportividad y lujo, por lo que hemos optado por la versión más espectacular Aero asociada al motor más alto de la gama en gasolina, un V6 de 2.8 litros Turbo del grupo General Motors, que desarrolla para la ocasión en su última actualización 5 cv más para alcanzar los 255 cv. Además, hemos optado por una de las versiones más atractivas para nosotros y para el público, la carrocería familiar denominada Sport Hatch. Con estas claves de lujo y deportividad, Saab se convierte en una de las marcas más atractivas dentro del segmento Premium de berlinas medias, algo que también se deja notar en el Sport Hatch Aero en un precio algo elevado de 47.390 euros.
Entre sus rivales naturales aparecen principalmente modelos de marcas europeas como el Audi A4 3.2 FSI Avant, el BMW 330I Touring, el Alfa Romeo 159 3.2 JTS Q4 Sportwagon, el Opel Vectra OPC 2.8 V6 SW, el Cadillac BLS V6 Wagon, el Chrysler 300C 3.5 V6 Touring, el Jaguar X-Type 3.0 V6 Wagon, el Mercedes C350 Estate o el Volkswagen Passat 3.2 V6 FSI Variant, todos ellos con un enfoque más hacia el confort y de aspecto menos deportivo. Entre las marcas japonesas, por su parte, el único contendiente que baraja cifras de potencia similares es el Subaru Legacy 3.0R Wagon.
Refinamiento sueco
Como reza el propio anuncio que la marca emite desde que se renovase el modelo, “el diseño escandinavo es sencillo y bello, además de ser útil y funcional”. Esto queda confirmado con el nuevo look exterior del 9-3 que transmite a golpe de vista elegancia, distinción y deportividad a partes iguales, mientras que el interior, a pesar de haber adoptado una nueva imagen mucho más atractiva, continúa mostrando una gran funcionalidad así como un confort sobresaliente para los pasajeros.

a fondo :: Saab 9-3 Sport Hatch Aero 2

En el exterior se ha renovado totalmente el frontal, inspirado en el sorprendente Aero X, haciéndose mucho más atractivo con unas nuevas rejillas trapezoidales asimétricas de grandes dimensiones, con detalles cromados en la parrilla de refrigeración, y dos grandes aperturas laterales en la zona inferior para los faros antiniebla con más detalles en cromo pulido. Los grupos ópticos son lo más característico del nuevo Saab, que adopta una imponente forma afilada e incorpora una franja superior de luces de posición con led´s en forma de cejas. El capó continúa teniendo su forma de concha típica remarcada por una nervadura que dibuja una “U”. La línea general de cintura alta se conserva desde la generación anterior, mientras que se han cambiado las puertas y sus tiradores haciéndose más uniformes y elegantes. La zona posterior también ha cambiado ligeramente su paragolpes, que ahora tiene unas formas más sugerentes y deportivas. El portón en dos ángulos marcados se mantiene, así como las vanguardistas ópticas verticales blancas de gran luminosidad. El resultado es una imagen muy dinámica desde cualquier ángulo para tratarse de un auténtico familiar, puesto que su aerodinámica en forma de cuña está realmente muy conseguida.
El interior ha experimentado una interesante puesta al día para modernizar su imagen y hacer más ergonómico su manejo. Los principales cambios se encuentran en la consola central enmarcada por una nueva moldura cromada, donde se ha adaptado un nuevo sistema multimedia de navegación, audio y comunicaciones más claro y con los mandos alrededor de una pantalla de mayor tamaño, así como se ha destinado un espacio tras la pantalla abatible para introducir tarjetas de memoria para leer formatos de MP3. Además, el sistema de climatización ha sustituido la interminable cantidad de botoncitos del modelo anterior, por un sistema de mandos giratorios mucho más cómodo, sencillo y práctico. El resto de elementos del habitáculo, como el salpicadero, los guarnecidos o el túnel central son comunes con los de la versión anterior, con una zona para el conductor de clara influencia aeronáutica con todos los mandos orientados hacia él, permitiendo un excelente manejo de los mismos y una buena posición al volante. El resto de pasajeros podrán disfrutar de un confort absoluto gracias a unos inmensos asientos como butacas, con un mullido agradable y una inclinación perfecta.
A pesar de ser un familiar de tamaño discreto, con 4,670 metros de longitud, el espacio de carga resulta bastante amplio gracias a su cofre de 419 litros, que puede extenderse hasta los 1.287 litros con la segunda fila de asientos abatida y la carga hasta el techo. Además existen algunos huecos portaobjetos por el habitáculo que facilitan la vida a bordo.
El equipamiento de nuestra versión Aero es realmente muy amplio y propio de un vehículo del segmento Premium al que pertenece. De serie ofrece elementos tan exclusivos como faros bi-xenón, control de estabilidad ESP, airbags laterales delanteros, tapicería mixta de tela y piel en asientos deportivos con regulación eléctrica delante, radio CD con lector de MP3, sensor trasero de ayuda al aparcamiento, climatizador bizona o llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos deportivos de 235 mm de sección de ancho. En opción quedan elementos de confort más exclusivos como el techo solar eléctrico, las llantas de 18 pulgadas con sensor de presión de neumáticos TPMS, sistemas de audio y entreteniendo de la máxima calidad de la marca Bose con navegador, teléfono y cargador de 6 cd´s, tapicería de cuero Premium o faros adaptativos en curva, entre otras muchas opciones.
Empuje demoledor pero progresivo y refinado
Nuestra versión Aero se caracteriza por ofrecerse con el motor más alto de la gama, un 2.8 V6 Turbo de aluminio que desarrolla 255 cv de potencia y un par motor de 350 Nm desde 1.800 rpm, combinado en nuestra unidad con un cambio automático con modo manual de 6 velocidades de manejo sencillo y funcionamiento suave. La gran entrega de par motor a bajo régimen se debe a la incorporación de un turbo de pequeño tamaño y bajo soplado con sistema twin-scroll de doble entrada, así como a unas nuevas levas de sincronización variable y a unos nuevos colectores de escape hidroconformados. Este motor puede entregar de serie hasta 280 cv, pero sólo si se combina con el excelente sistema de tracción total inteligente XWD que mejora aún más sus capacidades dinámicas.

a fondo :: Saab 9-3 Sport Hatch Aero 3

Estas impresionantes características combinadas con un elevado peso de 1.650 kilos, permiten al Saab 9-3 Sport Hatch Aero obtener unas prestaciones excelentes: una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y una velocidad máxima de 245 km/h, mientras el consumo de combustible se queda en unos respetables 10,4 litros a los 100 km en ciclo combinado y las emisiones en 250 gr/km.
El cambio automático de 6 velocidades incorpora un “Modo Sport” seleccionable a través de un botón en el salpicadero que modifica la gestión del cambio automático, permitiendo regímenes más elevados en las marchas cortas para retener el coche y permitir aceleraciones más contundentes cuando se requiere.
El comportamiento del 9-3 ofrece un buen compromiso entre confort y deportividad, más enfocado siempre al bienestar de los pasajeros, por lo que en una conducción estrictamente deportiva se muestra algo blando de reglajes. La facilidad de conducción del 9-3 Sport Hatch Aero se debe principalmente a una suspensión independiente bien elegida de configuración McPherson en el eje delantero y un sistema multibrazo en el trasero, combinados ambos con unos amortiguadores de tarado menos rígido que la mayoría de sus competidores del segmento con orientación deportiva. La dirección mejora aún más la calidad de conducción, con una asistencia eléctrica de un tacto realmente preciso que hace que cualquier movimiento sea tarea fácil.