Saab 9-3 Cabrio: Elegante y tradicional

Diego Zotes05 mar 2003
En estos tiempos en los que las innovaciones técnicas y nuevos conceptos de vehículos florecen por doquier, Saab presenta el 9-3 Cabrio, un descapotable de altísima calidad, sofisticación y seguridad, pero al estilo tradicional. Es decir, entre otras cosas, con capota de lona.
Inicio
ELEGANTE Y TRADICIONAL

a fondo Saab 9-3 Cabrio 1

En estos tiempos en los que las innovaciones técnicas y nuevos conceptos de vehículos florecen por doquier, Saab presenta el 9-3 Cabrio, un descapotable de altísima calidad, sofisticación y seguridad, pero al estilo tradicional. Es decir, entre otras cosas, con capota de lona.

a fondo Saab 9-3 Cabrio 2

Su diseño no presenta demasiados cambios respecto a la berlina, e incluso las medidas de la carrocería son idénticas. Representa por tanto al típico cabriolet de prestigio con capacidad para cuatro ocupantes, como también lo hacen las versiones descubiertas de los Audi A4, BMW Serie 3 o Mercedes CLK. El nuevo Saab 9-3 Cabrio mejora sustancialmente respecto a su predecesor, sobre todo en temas tan importantes como el del comportamiento dinámico, aspecto que ya pudimos comprobar en las versiones berlina. Además, la aerodinámica también es ahora más favorable y otros detalles como el equipamiento o la seguridad se han incrementado.
En el Saab 9-3 Cabrio podrán viajar cuatro personas cómodamente, y en el maletero todavía queda espacio para una carga de 352 litros (235 litros si va el techo recogido). La capota está fabricada con tres resistentes capas de tejido y su accionamiento es eléctrico. En realizar la operación de apertura o cierre sólo se tarda 20 segundos. Se podrá elegir entre tres niveles de equipamiento: Linear, Arc y Vector; aunque los tres dispondrán de una tapicería especialmente diseñada para resistir el agua. Dependiendo del nivel de equipamiento las llantas serán de 15, 16 ó 17 pulgadas.
Mecánicamente, para el modelo descapotable se han elegido dos de los motores de la nueva gama 9-3, ambos de gasolina, turboalimentados y de dos litros de cilindrada: uno de 175 cv y otro de 210 cv. Ambos podrán llevar caja de cambios manual o automática, pero como suele ser habitual las mejores prestacciones se logran con el cambio manual. En este caso, el 2.0 de 210 cv acelera de 0 a 100 km/h en 8,0 segundos, alcanza 230 km/h y consume como media 9,0 l/100 km; mientras que el 2.0 de 175 cv se conforma con 9,0 segundos, 220 km/h y 8,8 l/100 km. Por último, el equipo de seguridad se ha cuidado especialmente en este caso, incluyendo, además de todos los elementos propios de una berlina de alta gama, detalles concretos como los arcos de seguridad que "saltan" en caso de vuelco; lo que unido a la rigidez del chasis le convierten en uno de los Cabrio más seguros del mercado.
Enrique Marco
5 Febrero de 2003.