Rutas Pasiegas: Villacarriedo (cantabria)

Diego Zotes16 nov 2000
Inicio
30 DE OCTUBRE DEL 2000 - VILLACARRIEDO ( CANTABRIA )

a fondo Rutas Pasiegas 1

El último fin de semana de Octubre nos desplazamos hasta la región de Cantabria, para disfrutar de un magnífico fin de semana y recorrer una bonita travesía organizada por "Rutas Pasiegas", club dirigido por nuestro buen amigo Fernando Diego, compañero de viaje en numerosas excursiones por el Sahara, además de experimentado piloto de 4x4, ( monitor de la escuela Emilio de Villota, habitual en demostraciones y presentaciones de vehículos 4x4, colaborador de Escapa TT, etc.)
El esmero que pone este club en la organización de cualquier evento, le hace que cuente con un buen número de seguidores y amigos que nos vamos convirtiendo en habituales y no dudamos en subirnos a nuestro TT y desplazarnos desde País Vasco, Navarra, Aragón, Cantabria, etc. hasta este magnífico valle, para además de saludar a viejos amigos y compañeros de travesía, disfrutar de nuestra actividad favorita en un entorno envidiable.
La mañana del sábado día 30 amaneció nublada, sin embargo la lluvia nos respetó hasta el final de la tarde. Las pistas cercanas a las localidades de Villacarriedo y Selaya fueron el escenario de nuestra ruta, y sin lugar a dudas, el gran protagonista de la jornada fue el "barro" que enseguida comenzó a poner los vehículos TT y a sus ocupantes en serias dificultades. El recorrido lo podríamos calificar de "trialero" por discurrir por pistas muy rotas, con grandes y continuas pendientes embarradas, lo que nos hizo extremar las precauciones y que el ritmo de la travesía fuera lento, que no aburrido, ya que, la utilización de planchas, cabestrantes y demás accesorios fue constante y agotadora.
Al mediodía Fernando nos había reservado mesa en el restaurante "El Fogón" donde como de costumbre nuestros buenos amigos Paqui y Juan se encargaron de satisfacer a unos hambrientos y sucios ruteros. Después de llenar el estómago la ruta continuaba, pero también la lluvia hacía acto de presencia lo que hizo mucho más complicada la última parte del recorrido. La noche nos sorprendió con barro hasta la rodilla. lo que supuso un gran esfuerzo de todos los participantes para ayudar a sacar los vehículos del fango y así poner fin a esta emocionante travesía que perfectamente podríamos titular "la ruta del barro".
Muchas gracias a Fernando y a todo su equipo por esta magnífica jornada, donde disfrutamos con nuestros TT, del paisaje y la Cocina de Cantabria y donde además, como de costumbre, hicimos un buen número de nuevos amigos.