Ruta por las Cinco Villas: Travesía por la comarca

Enrique Marco16 may 2006
En una época en la que los todoterrenos ligeros de lujo están de moda, pero en la que una inmensa mayoría de sus usuarios apenas los saca del asfalto, contrasta comprobar como otros vehículos siguen fieles a su concepto.
Ruta por las cinco villas
En una época en la que los todoterrenos ligeros de lujo están de moda, pero en la que una inmensa mayoría de sus usuarios apenas los saca del asfalto, contrasta comprobar como otros vehículos siguen fieles a su concepto, vehículos con los cuales apetece disfrutarlos en el terreno para el que están concebidos: el campo. Aprovechando la presentación del nuevo Tata Grand Safari, y la invitación por parte de Cuéllar -el nuevo concesionario oficial de la marca india para Zaragoza- nos dispusimos a realizar una interesante travesía por la comarca zaragozana de las Cinco Villas, en el extremo noreste de la provincia de Zaragoza y ya lindando con Navarra.

a fondo Ruta por las Cinco Villas 1

El punto de partida de nuestra aventura fue la localidad de El Frago, en la zona oriental de la comarca y en la margen izquierda del río Arba. Es de esos pueblos de escasa población y no muy conocidos que sin embargo resultan muy acogedores e invitan a un relajado paseo. Y sobre todo, se hallan en un enclave privilegiado, rodeados de belleza paisajística y de mucha tranquilidad. Partimos ya por pistas hacia el cercano Orés, y tras varios kilómetros por magníficos caminos hacemos nuestra primera parada en Asín, otro de esos lugares que ahora, con el auge del turismo rural, resulta recomendable su visita.
A partir de Asín comenzamos a ascender la Sierra de Santo Domingo, por unas fuertes pendientes y rodeados de pinares. El paisaje era espectacular, por lo que hicimos frecuentes paradas para tomar fotos. En alguna de ellas se puede observar las magníficas panorámicas con los Pirineos al fondo. Una vez coronada la sierra, y en unas cotas de altitud que rondan los 1.500 metros, descendemos hacia dos interesantes lugares: el castillo de Sibirana y la localidad de Petilla de Aragón.
El castillo de Sibirana –en el término municipal de Uncastillo y muy cerca de Luesia- hace gala de dos torres construidas sobre una enorme roca. No se encuentra en buenas condiciones, pero al menos se puede contemplar su estupenda silueta. Tras esta parada llegamos a Petilla de Aragón, un pequeño municipio de apenas medio centenar de habitantes que sorprende por sus cuidadísimos edificios y calles. Dos cosas destacaríamos de Petilla, por una parte la particularidad de pertenecer a Navarra estando situado en territorio aragonés; y es que cuentan que fue perdido en un juego de cartas por un rey de Aragón frente a un rey de Navarra. Y por otra parte, el interés que supone saber que Petilla de Aragón fue el lugar de nacimiento del ilustre médico Don Santiago Ramón y Cajal, Premio Nóbel de fisiología y Medicina que destacó por sus investigaciones del sistema nervioso.

Tras unas cuantas horas rodeados de vegetación y disfrutando de la conducción todoterreno, nos dirigimos a nuestro punto final de la ruta: la localidad de aspecto medieval Sos del Rey Católico. Este pueblo, declarado Conjunto Histórico y con un establecimiento de la red de Paradores, tiene diversos edificios del máximo interés. Es el momento de reponer fuerzas disfrutando de una buena comida donde comentamos los puntos más curiosos del itinerario, o los mejores momentos de la conducción. Sólo nos queda animar a los propietarios de vehículos todoterreno a disfrutar de estos u otros parajes, eso sí, cumpliendo siempre con la normativa de cada comunidad y mostrando el máximo respeto por el medio ambiente.