Rover Streetwise: Para la jungla urbana

Diego Zotes13 oct 2003
Un nuevo concepto llega al mercado: utilitario con apariencia de todo terreno pero sin aptitudes off-road. El resultado es un ciudadano con mejor resistencia de la carrocería frente a pequeños roces y una estética más atractiva que la de un utilitario a secas. Además, su precio merece la pena frente a los pequeños SUV de vocación urbana.
Inicio
PARA LA JUNGLA URBANA

a fondo Rover Streetwise 1

Con el Streetwise Rover propone una interesante variación de su modelo benjamín, el 25. Posee una estética más juvenil, desenfadada, moderna y "radical" incluso que el modelo del que procede.

a fondo Rover Streetwise 2

Exteriormente recurre masivamente a las molduras de plástico para ganar robustez y no solo imagen; seguramente se trate de uno de los utilitarios más resistentes a los aparcamientos "de oído", o a las suegras que abren la puerta del coche de al lado sin mirar (con todo el respeto a las suegras). Su carrocería está "acorazada" y más allá de la estética resulta un detalle muy práctico. No se llevan hoy en día los paragolpes sin pintar, e incluso las molduras laterales tampoco suelen librarse de la "brocha", perdiendo su función protectora en la misma medida que son decorativas. El Streetwise es perfecto por protección, sin perder nada, sino todo lo contrario, en estética.
Además, aunque no se han realizado refuerzos mecánicos, el Streetwise posee unos amortiguadores de mayor recorrido que elevan la altura total de la carrocería hasta unos 75 mm. respecto al Rover 25, teniendo en cuenta las barras longitudinales del techo. Esta diferencia facilita el acceso al interior, la colocación de elementos como sillas de niño, etcétera, y nos da una idea de la concepción práctica de este nuevo modelo que con la apariencia de un todo terreno, pretende explorar a fondo el corazón de la ciudad.
La gama inicial dispone de carrocerías de tres y cinco puertas, con un nivel de acabado específico para cada una, y dos motores, un 1.4 de gasolina de 103 caballos y el 2.0 diesel de inyección directa y 101 cv. Próximamente dispondrá también de un 1.6 de 109 cv.
En marcha se comporta como un buen ciudadano, fácil de conducir y muy correcto por estabilidad y frenos. Quizá el punto menos logrado sea el cambio de marchas, de tacto poco preciso y lento de accionamiento.
Los acabados interiores son muy "aventureros" y modernos. Un coche muy chulo, con inserciones oscuras y satinadas en el salpicadero y asientos muy envolventes. Muchos detalles de diseño y un equipamiento bastante completo en los dos niveles de acabado: S y SE, correspondientes en realidad con el número de puertas.
Desde la versión S cuenta ya con aire acondicionado, doble airbag y sistema antibloqueo de frenos. El acabado SE ofrece además llantas de aleación de 16 pulgadas (en el S las llantas son de 15" y de chapa con tapacubos), volante, pomo de la palanca de cambios y pétalos de los asientos en piel y luces antiniebla. Por supuesto, como en la carrocería de tres puertas no está prevista la versión SE, pueden incorporarse las bonitas llantas de aleación como equipamiento extra.
El precio es uno de los puntos fuertes del Streetwise, pues aunque respecto a otros compactos utilitarios de su tamaño no supone una ventaja sí lo es teniendo en cuenbta la apariencia exclusiva, y la tarifa por otro lado es mucho más económica que la de los pequeños SUV tipo Toyota Rav4 o Mitsubishi IO. Desde 13.745 euros se puede tener un Streetwise tres puertas con acabado S y motor 1.4 gasolina de 103 caballos. El más caro no llega a los 18.000 euros, y se corresponde con el cinco puertas SE con el motor diesel de 101 caballos.
Carlos Lera, Autocity.
15 de Octubre de 2003.