Rover 75 Coup: Tradición británica

Diego Zotes24 nov 2004
Rover celebra su centenario con la presentación del 75 Coupé, el cual todavía se haya en fase de prototipo y no se ha desvelado cuando podría ver la luz ni con que motorización saldría al mercado.
Inicio
CONMEMORACION CENTENARIA

a fondo Rover 75 Coupé 1

Rover celebra su centenario con la presentación del 75 Coupé, el cual todavía se halla en fase de prototipo y no se ha desvelado cuando podría ver la luz ni con que motorización saldría al mercado. Sí se ha revelado que nace como continuador del elegante y bello diseño de otras realizaciones que marcaron la historia de la firma británica, como los el P4, P5 Coupé, P6 2000 y SD1 de cinco puertas.
  Su aspecto estético, además de por su curvado techo, se caracteriza por la nueva parrilla frontal que caracteriza a los modelos tope de gama, como la versión limusina (20 cm más largo) o la motorización V8. El hecho de llevar las salidas independientes de escape nos hace pensar que este prototipo podría ir equipado con el motor V8. Esta motorización ya está disponible bajo pedido para el denominado MG ZT 260, el cual monta un enorme motor que proviene del Ford Mustang (4.6 V8) que en este caso genera una potencia de 260 cv y un par motor de 410 Nm. De esta forma la deportiva berlina británica alcanza los 250 km/h (limitada electrónicamente) y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,6 segundos.
Pero volviendo al modelo que hoy presentamos, el Rover 75 Coupé presenta una línea señorial aunque a la vez muy aerodinámica. Su interior viene repleto de cuero y madera, representando el estilo acogedor de la marca. Las enormes llantas con neumáticos de perfil bajo, y los abundantes cromados, contribuyen igualmente a aportar un claro aire de exclusividad.
Peter Stevens, director de diseño de Rover, señala: “Quiero que la gente disfrute de las líneas elegantes e intemporales del Coupé 75. El verdadero carácter Rover procede de su capacidad para ofrecer un entorno acogedor con el confort y el refinamiento como prioridades clave, elementos que deben expresarse también en la línea y los detalles exteriores del modelo. El legado es fundamental para una marca dado que proporciona puntos de referencia y una base sobre la que edificar el futuro. Y es exactamente así como vemos el reto de presentar el concepto Rover en el año del centenario”.

Enrique Marco, Autocity
23 de Noviembre de 2004