Rover 45 y MG ZS: Los veteranos se refrescan

Diego Zotes02 jul 2004
Sin variaciones en el motor ni la puesta a punto de las suspensiones pero con notables novedades en estética e interior, los Rover 45 y MG ZS seguirán haciendo de su excelente precio un argumento interesante, reforzado con los comentados cambios y un buen equipamiento.
Inicio
REFRESCO PARA UNOS VETERANOS

a fondo Rover 45 y MG ZS 1

Con la llegada del verano Rover y MG refrescan sus berlinas compactas, los 45 y ZS. Aunque comparten prácticamente todo, como es tradición el Rover recurre a una puesta a punto y detalles cosméticos más serios mientras que el vistoso ZS ofrece una estética más juvenil y deportiva. Sin variaciones en el motor ni la puesta a punto de las suspensiones pero con notables novedades en estética e interior, los Rover 45 y MG ZS seguirán haciendo de su excelente precio un argumento interesante, reforzado con los comentados cambios y un buen equipamiento.

a fondo Rover 45 y MG ZS 2

  Exteriormente las ópticas delanteras de ambos modelos integran ahora los intermitentes y adquieren una forma muy a la moda, con las diferentes funciones claramente separadas en su interior, mientras que en la parte trasera los pilotos cambian de diseño, que no de forma, y la tapa del maletero carece de aristas bajo un discreto "spoiler" integrado para destacar en el centro el emblema de la marca y el logo del modelo. La matrícula va ahora situada en el parachoques, de nuevo diseño en consonancia con el resto de la zaga.
El MG ZS comparte los cambios de su primo de Rover, pero añade algunos elementos más vistosos para ganar en agresividad: la típica calandra en cruz de la marca, los parachoques bajos con tomas de aire para los frenos delanteros, las branquias laterales según versiones en las aletas o las atractivas llantas de aleación de 17 pulgadas.
Las modificaciones operadas en ambos interiores transforman por completo el salpicadero, que ahora cuenta con difusores de aireación circulares y una apariencia más redondeada. El equipamiento recibe novedades importantes, como el climatizador automático, sistema de cierre automático de los seguros de las puertas en marcha y mando a distancia con apertura directa del maletero (que ahora carece de bombín). En el 45 sigue ofreciéndose el exclusivo y elegante acabado en madera de nogal mientras que en el ZS las inserciones están realizadas en plástico de apariencia más deportiva. Según versiones además dispone de llantas de aleación, sensores traseros de aparcamiento, antiniebla delanteros o tapicería de cuero.
El Rover 45, disponible en carrocerías de cuatro puertas para los motores de gasolina y cuatro o cinco puertas para el diesel, cuesta 15.931 euros con el motor 1.4 de 103 caballos y acabado Comfort, 16.906 € con el motor 1.6 de 109 cv. y acabado Classic y 22.070 € con el dos litros de seis cilindros y 150 cv. acabado Club. El veterano motor diesel de inyección directa y 113 cv., capaz todavía de defenderse por rendimiento pero un poco ruidoso frente a rivales más actuales, está disponible desde 17.664 euros.
Por su parte, el llamativo MG dispone de motores de gasolina más potentes; el ZS 120 monta el 1.8 litros de 118 cv. que cuesta según tarifa 17.699 € y el ZS 180, dispone del 2.5 con seis cilindros en uve y 177 cv., que tiene un precio de 23.478 €. También se ofrece con el mismo motor diesel 113 cv. del Rover y su precio es de 19.776 €. En todos los casos las suspensiones tienen una puesta a punto más deportiva que en los Rover y en el caso del ZS 180 los tarados específicos y su motor hacen de él un coche realmente eficaz.
Y es que ya son unas cuantas generaciones para un modelo que debe lidiar en la categoría más competitiva del mercado; y para convencer a los compradores no tiene más remedio que recurrir a imponer una relación equipamiento / precio excelente, que pueda compensar detalles que ciertamente no están a la última, como por ejemplo la ausencia de más controles electrónicos dinámicos, en un automóvil que no obstante ofrece un buen rendimiento en el día a día.

Carlos Lera, Autocity
2 de Julio de 2004