Rover 25 Vi: Lord GTi

Diego Zotes20 ago 2001
Lleva ya casi dos años en el mercado, pero el Rover 25 Vi sigue siendo una opción única para quien desee un GTI de estilo diferente y su presupuesto sea inferior a los tres millones de pesetas.
Inicio
LORD GTI

a fondo :: Rover 25 Vi 1

Lleva ya casi dos años en el mercado, pero el Rover 25 Vi sigue siendo una opción única para quien desee un GTI de estilo diferente y su presupuesto sea inferior a los tres millones de pesetas. Si echamos un vistazo al panorama actual de los pequeños deportivos, vemos como los hay más baratos (Fiat Punto HGT y Peugeot 206 GTI) y también más potentes (Seat Ibiza 1.8 20VT y Renault Clio 2.0 Sport) pero la relación prestaciones-exclusividad-precio que ofrece el británico es muy difícil de igualar.
El motor 1.8 de distribución variable responde con verdadera decisión y el firme tarado de sus amortiguadores permite un paso por curva sin apenas balanceos, motivos por los que se le puede calificar de auténtico GTI. Sin embargo, como veremos más adelante, en algunos apartados pierde terreno frente a la dura competencia.

a fondo :: Rover 25 Vi 2

Enrique Marco, Autocity.
20 de agosto de 2001.
DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Rover 25 Vi 3

Sus medidas lo sitúan a caballo entre utilitarios y compactos, pues con 3,99 metros de largo, 1,69 de ancho y 1,42 de alto puede enfrentarse tanto a los militantes de un segmento como a los de otro. En cualquier caso, por precio, potencia y dimensiones el rival más directo sería el Renault Megane 2.0 IDE, de carácter más tranquilo pero no por ello menos efectivo. Centrándonos en el modelo que nos ocupa, éste no se diferencia mucho del resto de la gama 25, resultando lo más visible las llantas de aleación de 16 pulgadas y el distintivo "Vi" que luce en el portón trasero. Para el que desee distinguirse, pronto tendrá la opción ideal: el MG ZR (la preparación "racing" del Rover 25).
Cuando accedemos al interior podemos observar algunas particularidades de este modelo, como las inserciones de fibra de carbono o la tapicería en combinación tela-cuero. El volante y el pomo del cambio, como era de esperar, también vienen revestidos en piel. Sin embargo, los asientos no ofrecen una sujeción lateral idónea y la banqueta queda algo corta. En general el aspecto del habitáculo no es muy deportivo. El equipamiento de serie no se olvida de elementos como el doble airbag frontal, el aire acondicionado, el ABS o las llantas de aleación, pero no ofrece ni como opción los airbag laterales, el control de tracción o el control de estabilidad.

a fondo :: Rover 25 Vi 4

En cuanto a habitabilidad se refiere, hay que volver a citar su difícil clasificación, pues comparado con los utilitarios el Rover es de los más espaciosos, pero si lo enfrentamos con los compactos sale claramente perdiendo en este apartado. La capacidad del maletero es de 304 litros.
CONDUCCION

a fondo :: Rover 25 Vi 5

Comenzando por su motor, hay que decir que el 25 Vi está muy bien dotado y que sus 145 cv combinados con un contenido peso de 1.090 kilos dan mucho de sí. De esta forma, las prestaciones son de primera línea pues los ocho segundos que tarda en pasar de 0 a 100 km/h y los 205 km/h de velocidad máxima no defraudan en absoluto. Por otra parte, el consumo no es nada escandaloso, bastándole 7,5 litros cada 100 kilómetros como media (5,8 en carretera y 10,4 en ciudad). En la práctica, el empuje del 25 Vi es notable, aunque para ello será necesario subir la aguja del cuentarrevoluciones sin compasión ya que el carácter del motor así lo sugiere. A bajos regímenes la respuesta no es que sea insuficiente pero sí bastante discreta, comportándose de manera civilizada, algo que, por otra parte, se agradece cuando circulamos en ciudad.
El comportamiento dinámico del Rover 25 Vi es muy particular. Por una parte, los firmes tarados de la amortiguación y el imponente equipo de neumáticos en medida 205/45 R16 le otorgan una estabilidad envidiable. Así las cosas, en los pasos por curva a velocidad elevada el coche apenas balancea, por lo que en un tramo bien asfaltado se puede ir muy rápido. Sin embargo, cuando el terreno se complica y aparecen los baches las reacciones del modelo británico resultan un tanto bruscas, invitando a reducir la marcha para no llevarse algún que otro susto. En resumidas cuentas, podemos decir que los límites de adherencia del 25 Vi son muy altos pero que cuando estos se superan la situación se torna un tanto delicada.

a fondo :: Rover 25 Vi 6

Competidores
COMPETIDORES

a fondo :: Rover 25 Vi 7

GALERIA

a fondo :: Rover 25 Vi 8

a fondo :: Rover 25 Vi 9

a fondo :: Rover 25 Vi 10