Rolls-Royce RR4: Nuevo modelo para 2010

a fondo Rolls-Royce RR4 1
Enrique Marco25 mar 2009
Rolls-Royce pasa de la crisis y se embarca en un nuevo proyecto que verá la luz en 2010. Y es que parece que a la marca de superlujo de BMW Group no le están afectando por ahora las turbulencias económicas.
Nuevo modelo para 2010
Rolls-Royce pasa de la crisis y se embarca en un nuevo proyecto que verá la luz en 2010. Y es que parece que a la marca de superlujo de BMW Group no le están afectando por ahora las turbulencias económicas, ya que con 1.212 unidades matriculadas en 2008 aumentó un 20% las ventas respecto a 2007. De hecho, desde que en 2003 saliese al mercado el nuevo Phantom el fabricante de origen británico lleva cinco años de continuos ascensos en sus cifras de negocio. Eso sí, para lograr estos excelentes resultados, además de la "superberlina", Rolls-Royce ha puesto en circulación el descapotable Drophead y el Phantom Coupe.
En el pasado Salón del Automóvil de Ginebra pudimos ver el prototipo Rolls-Royce 200EX, y cuando apenas han pasado unos días, Tom Purves -el máximo responsable de la marca- acaba de anunciar en New York que un modelo muy parecido a este se comenzará a producir a finales de año y a venderse en 2010. De hecho Rolls-Royce está “de gira” con su prototipo 200EX, y cuando esta semana abandonen New York se trasladarán a Singapur, Miami, Los Angeles, Londres y Cannes (acaban en la costa azul el 4 de julio).
Por el momento el prototipo 200EX toma el nombre de RR4, y ya se han desvelado algunas de sus características. Será un poco más pequeño que el resto de modelos de la marca, pues el nuevo RR4 “sólo” mide 5,40 metros de largo, 1,95 metros de ancho y 1,55 metros de alto; con una distancia entre ejes de 3.295 mm. Lleva llantas de 20 pulgadas con neumáticos más grandes en el eje trasero (285/40 R20) que en el delantero (255/45 R20). Evidentemente sus rivales serán los Maybach y Bentley; ya que ningún otro fabricante podrá igualarles en lujo.
La gran primicia del nuevo Rolls-Royce es que presenta un nuevo motor, por supuesto firmado por BMW. Se trata de un V12 de 6,6 litros con turbo que generará más de 500 cv. Irá asociado a una caja de cambios automática ZF de 8 velocidades, y promete unos niveles de emisiones y consumos significativamente más bajos que los del resto de la gama Rolls-Royce. Después del verano se desvelará el modelo definitivo, aunque seguramente no diferirá mucho del prototipo 200EX que ahora se puede ver en las fotos.