Rolls-Royce Dawn

0
‘El desarrollo de este vehículo tenía el objetivo de lograr que los asientos traseros fueran espaciosos y cómodos, con el fin de responder a una demanda que no se estaba satisfaciendo en el segmento de los descapotables de lujo‘, esta es la etiqueta bajo la que ha sido ideado, desarrollado y presentado el nuevo descapotable de la marca Rolls-Royce, el Dawn. Se convertirá en 2016 en el segundo cabrio comercializado por el fabricante, después del Phantom DC.
A pesar de sus dimensiones (5,28 metros de longitud), sus proporciones y su diseño exterior, Rolls-Royce ha querdio dejar claro que su nuevo descapotable de cuatro plazas no es una variante sin techo del Wraith, ya que ‘el 80% de los paneles de la carrocería de este automóvil se han diseñado de nuevo’.No es un Wraith descapotable, según Rolls-Royce
Este modelo tiene llantas pulidas de 21 pulgadas y su rejilla delantera está empotrada 45 milímetros en comparación con el Wraith. En el interior, se presentan cuatro asientos separados y unos materiales de alta calidad, mientras que el volumen de maletero se fija en 244 litros con la capota bajada y 295 l. con el techo desplegado sobre la carrocería. Evidentemente, es un dato bajo en relación a su tamaño exterior.

Y hablando de la capota, ésta es de lona, tiene un accionamiento eléctrico que completa el proceso de capotar o descapotar en 22 segundos (pudiéndose realizar en marcha a velocidades máximas de 50 km/h) y, según Rolls Royce, proporciona un aislamiento acústico y térmico idéntico al del Wraith (un coupé). Cuando la capota está recogida en su compartimento queda cubierta por una tapa fabricada parcialmente de madera.

Como elementos de equipamiento, este descapotable incorpora una sistema de sonido Bespoke Audio especialmente adaptado a este modelo y que dispone de 16 altavoces, así como de un tablero táctil, de un sistema de control de crucero automático o de nuevo software del radar y de la cámara. Entre las novedades de este coche también destacan la transmisión asistida por satélite o la tecnología luminosa adaptable.
El Rolls-Royce Dawn monta una motorización de gasolina V12 de 6.6 litros de inyección directa y doble turbocompresor que desarrolla una potencia de 563 CV, que permite al coche alcanzar una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora y acelerar de cero a cien kilómetros por hora en 4,9 segundos. El consumo de combustible de este vehículo en ciclo combinado se sitúa en 14,2 litros por cada cien kilómetros recorridos y sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) alcanzan los 330 gramos por cada kilómetro.Acelera de cero a cien kilómetros por hora en 4,9 segundos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.