Retromóbile Paris 2002

0

Inicio

TRIBUTO AL RECUERDO
En diversas ocasiones nos vienen en mente recuerdos nostálgicos del pasado, hazañas veraniegas en el entorno litoral, estimuladas en los protagonistas, turistas de los 60, pioneros de largas odiseas hasta llegar a nuestras costas en los calurosos días de verano, al volante de vehículos que en nuestro país no existían.

Retromóbile es la definición internacional de un Salón Retro… personalizado por el ‘Made in France’ acunado por grandes marcas y adorado tras el recuerdo de los visitantes bajo el despliegue palpable de colorido de los stands que alberga el recinto número 2 de la Puerta de Versalles.

The Classic Times, 22 de febrero de 2002.

EL SALON

Cierto es que los tres actos especiales eran importantes, pero para nosotros había algo más a tener en cuenta. Lo auténtico, lo que nos entusiasma a los coleccionistas y aficionados es la entraña de la feria, la desorientación controlada a derecha, izquierda, el mercadillo, los stands repletos de antigüedades, coleccionables y repuestos; coches, motos, accesorios, maquetas… todo un largo etcétera que va sorprendiendo constantemente al visitante curioso.

Destacamos las exposiciones de clubs monomarca, como Peugeot con sus entrañables 403 y 403 Cabrio en estado excepcional.

El Panhard Club, situado en un extremo, casi relegado, quedaba representado con un extraordinario ejemplar cabrio, que despertaba… no sé como decirlo: aquella sensibilidad, sensualidad o quizás la herencia de la nostalgia que queda esbozada bajo una sonrisa de ternura… seria y pensativa.

MONOGRAFICOS Y SUBASTAS

En esta edición tres han sido los ejes fundamentales que han engrosado el argumento histórico que caracteriza tal evento.

80 Años de Jaguar: Competición, Estilo y Elegancia, destacando los XK, MK y los Type E.

Vehículos anfibios militares: Solo hubo tres representantes de los protagonistas del agua.

Subasta de Christie´s: Con ejemplares de Rolls-Royce, Maserati, Bugatti, Abarth…

Retronautique

RETRONAUTIQUE

No podía faltar este espacio a leguas del mar. Siempre he dicho que los mejores calamares se comen en el interior y la verdad es que para degustar visualmente retronautique nos tenemos que adentrar a la tierra, al lago, al río o al Retromóbil-Retronautique de París. Desde extraordinarias maquetas a escala de las elegantes ‘Riva’ a los yates y lanchas de la época, de construcción artesanal en madera.

Retromóbil nos ha dejado el buen sabor de antaño, un reencuentro con nostálgico con ecos de mirada lejana. ¡Ay!… París… París….

GALERIA 1

GALERIA 2

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.