Renault Twizy: La chispa se enciende en Valladolid

renaulttwizyvalladolidde_e2716c281b0dc35baeb228147.jpg
Raúl Toledano05 mar 2012
En las tres horas que hemos tardado en escribir este reportaje, se han producido 36 unidades del Twizy en la planta que Renault tiene en Valladolid, donde un equipo humano de 300 personas, la mitad mujeres, trabajan en doble turno para que esté todo listo de cara al lanzamiento en el mes de abril
Un mes antes del lanzamiento del Renault Twizy para toda Europa, Autocity visita la planta de producción de la marca francesa en Valladolid, donde en un módulo específico denominado ‘Renault ZE’ de 9.000 m2 se ensambla en exclusiva para todo el mundo un novedoso concepto de movilidad sostenible: el Twizy, el primer vehículo 100% eléctrico que se fabrica a gran escala en España.
Concretamente en la factoría de Carrocería-Montaje de Renault en Valladolid, el nuevo Twizy emplea a 300 personas de las que la mitad son mujeres, y será a partir del 5 de marzo, a un mes vista de su lanzamiento, cuando entre en liza un segundo turno de fabricación que permita alcanzar los ritmos más elevados de producción: un coche cada cinco minutos, 12 coches a la hora, 90 Twizy por día de trabajo, 20.000-40.000 unidades al año (la capacidad máxima, con tres turnos, podría llegar a ser de 60.000 coches al año en caso de que el número de peticiones se disparasen; actualmente, ya hay 3.500 pedidos del modelo a escala mundial, 350 de ellos en España).El nuevo módulo Renault ZE emplea a 300 personas, la mitad de ellas son mujeres, en doble turno desde el 5 de marzo
La planta en sí no llama la atención ni por su tamaño ni complejidad. Al contrario, en el proceso de montaje, a la hora del desayuno, es el ‘break’ de las 12h, el ambiente que se respira es artesanal y familiar: simplificado el proceso de montaje respecto a un coche convencional, este cuadriciclo ligero presenta un chasis tubular como esqueleto, o lo que es lo mismo 800 cordones de soldadura en 37 metros de ‘coraza’ que fijan su peso final en 450 kg, 100 de los cuales pertenecen a la batería, suministrada por el fabricante coreano ‘LG’.
Este centro vital del Renault Twizy queda divido en cuatro grandes áreas: logística y almacenamiento de piezas, casi la mitad de la superficie, y el resto, montaje de baterías, chasis y pruebas de calidad.
Hay que de detenerse en la línea de montaje de las baterías, pionera en España, la segunda de Renault en Europa con la de Bursan (Turquía), donde se fabrica la versión eléctrica de la furgoneta comercial Kangoo ZE, que junto al Fluence ZE completa la gama de vehículos de cero emisiones de la firma del rombo (para después del verano, llegará el Renault Zoe).
Pues bien, en esta sección de baterías, diseñada para producir 100 baterías al día, buena parte del proceso está automatizado, y son seis operarios (mujeres, en su mayoría) los que confirman que todo el proceso de ensamblaje de sus siete módulos en serie están en perfecto estado para alcanzar la autonomía máxima de 100 kilómetros, con un tiempo real de carga de tres horas y media a través de una toma estándar de corriente.

renaulttwizyvalladolidap_3f5cb5c2765ba86c9ed2ca982.jpg

En la práctica no es muy habitual que en el montaje de coches eléctricos, batería y chasis se ensamblen en la misma factoría ¿Motivo? Evitar los stocks, regulando la cadencia de fabricación de las baterías en función de la demanda real, argumentan desde Renault.
Con la batería ya en orbita, el siguiente paso es el montaje de la estructura del coche, o lo que es lo mismo, adaptar al chasis tubular, el motor eléctrico y la centralita (entre el eje posterior), y el resto de componentes mecánicos, tipo, suspensiones, frenos, transmisión o dirección, mientras que el conglomerado finaliza con la aportación para la carrocería de piezas de plástico (las semipuertas laterales, por ejemplo) que proceden de otras instalaciones de Renault en Valladolid.

renaulttwizyvalladolida_0a49e9e18f046384b10f9e59f.jpg

Todo este proceso ha durado 60 minutos, y tiene como colofón definitivo los diferentes controles de calidad a los que debe someterse el Twizy en el mismo módulo ‘Renault ZE’, por cierto una factoría autosuficiente en términos eficiencia: los paneles solares fotovoltaicos en el exterior suministran energía suficiente para iluminar toda la planta, mover la maquinaria o recargar las propias baterías de los coches.Una planta, energéticamente autosuficiente
Un pequeño recordatorio sobre el Twizy
Es un vehículo mitad moto, mitad coche, que está homologado como cuadriciclo pesado o ligero, según versión. Se trata de un concepto novedoso con dos plazas dispuestas en modo tándem (unas detrás de otra, y la trasera algo elevada) y con medidas muy compactas (2.32 m de largo, 1,19 m de ancho y 1,46 m de alto) para aunar lo mejor de ambos vehículos, la movilidad de una moto ‘scooter’ con el confort y la seguridad de un automóvil urbano. Estamos ante un coche de cero emisiones, con motor eléctrico y batería cuya autonomía puede alcanzar los 100 kilómetros.

renaulttwizyvalladolida_00859217dc60d676d5e1a2971.jpg

Su orquilla de precios oscila entre los 4.917 y 7.300 €, más los 45 € de alquiler mensual de la batería. Se vende de serie con carrocería abierta y como equipamiento opcional con unas semipuertas que cubren hasta la cintura. Existen dos versiones del modelo basados en un mismo generador/motor eléctrico: Twizy 45, que podrán conducir jóvenes mayores de 16 años sin ningún tipo de carnet gracias a un reductor que limita la entrega de energía a 7 KW o 9 cv de potencia para alcanzar una velocidad punta de 45 km/h, y Twizy 80, hasta 15 KW o 20 cv de potencia con velocidades máximas de 85 km/h en situaciones favorables.El precio de la versión más básica será de 4.917 euros