Renault Scénic 1.9 DCi: No se hizo esperar

Diego Zotes30 may 2000
Inicio
Renault Scenic 1.9 DCI

Por J.Felipe Alonso Madrid, 30 may (EFE).

Las diferentes marcas de automóviles ya no se conforman con sacar al mercado nuevos modelos de diseño cada vez más atrevido, sino que procuran sorprender con nuevos propulsores, que no sólo reduzcan consumos, sino que permitan conducir sin que se note que hay un motor funcionando.

Este silencio, esa sensación de ir sobre algo que parece que se mueve por el soplo del viento, es lo que intenta Renault al dotar a su Scenic con el motor 1.9 DCi, que ha mejorado notablemente el ruido que en otros modelos de la marca superaba lo deseable. Este aspecto gana importancia en un momento en el que el mercado del monovolumen, donde se incluye el Scenic está saturado, y al que se están asomando todas las marcas, con especial énfasis el Citroen Xsara Picasso, máximo competidor del modelo de Renault.

El nuevo motor está basado en la tecnología turbo diesel de inyección directa por "common rail", es decir mediante una "inyección pilotada" o preinyección que consiste en inyectar una mínima cantidad de combustible justo antes de la inyección completa del carburante, que permite no solo un mayor ahorro de gasóleo, sino una combustión menos violenta, disminuyendo profundamente el ruido.

Renault ha adaptado su Scenic a este nuevo motor de 1870 cc. que desarrolla una potencia de 105 CV a 4.000 rpm., ganando cinco caballos con respecto al anterior motor "dti" de esta casa francesa, que también ahorra su consumo al situarse en una media de 5,9 litros a los 100 kilómetros.

La aceleración es mucho más rápida que en otros propulsores, por lo que la respuesta que da el vehículo ante situaciones exigentes es más que aceptable.
Por carretera el Scenic 1.9 DCi cumple en confort, si bien es cierto que en tramos muy sinuosos se nota un tanto su balanceo, pero nunca da una sensación de inseguridad o de que tire hacia fuera en las curvas.

Una pega que se le puede poner a este modelo es la postura que adopta el volante, que está muy próximo al conductor, muy horizontal, lo que recuerda más al de un camión que a un vehículo como el Scenic, y que debería mejorarse para dotar de más comodidad a quien conduce. Por mucho que se regule, siempre queda excesivamente horizontal, lo que le hace ser bastante incómodo en determinadas situaciones, sobre todo a la hora de aparcar.

a fondo :: Renault Scénic 1.9 DCi 1

a fondo :: Renault Scénic 1.9 DCi 2

Interior

El interior se ha adaptado a las nuevas posibilidades que ofrece el Scenic, al que se ha dotado de un habitáculo de mayor confort y seguridad, a la vez que de gran versatilidad, pues los asientos pueden ser desmontados y colocados a gusto del consumidor, lo que permite aumentar la capacidad de carga. Asimismo hay gran cantidad de huecos bien repartidos por todo el vehículo donde se puede guardar todo ese equipaje de mano que se suele llevar en un viaje.

Una de las novedades más curiosas es la de poder abrir de forma independiente la luna trasera, lo que facilita las posibilidades de introducir en el vehículo algún tipo de carga.

La seguridad, tanto activa como pasiva, viene servida de serie en el Scenic 1.9 DCi, con saco de aire (airbag) tanto para el conductor como para el acompañante, así como en los laterales, y frenos con ABS.

El equipamiento general es bastante alto, incluyendo el aire acondicionado de serie, con la opción de climatizador.

a fondo :: Renault Scénic 1.9 DCi 3


Mazda Premacy

a fondo :: Renault Scénic 1.9 DCi 4