Renault Mégane Trophy: Máquina infernal

Diego Zotes06 oct 2004
El mes que viene los Renault Megane Trophy comenzarán a rodar, eso sí, sólo en los circuitos, ya que estamos hablando de un vehículo creado exclusivamente para la competición. Como dato anecdótico diremos que en 2005 sí se podrán ver en las calles, pero en las del trazado cerrado de Mónaco, y en España en el circuito urbano de Bilbao, noticia que se acaba de confirmar esta semana.
Inicio
MAQUINA INFERNAL

a fondo Renault Mégane Trophy 1

El mes que viene los Renault Megane Trophy comenzarán a rodar, eso sí, sólo en los circuitos, ya que estamos hablando de un vehículo creado exclusivamente para la competición. Como dato anecdótico diremos que en 2005 sí se podrán ver en las calles, pero en las del trazado cerrado de Mónaco, y en España en el circuito urbano de Bilbao, noticia que se acaba de confirmar esta semana.
  Los Renault Megane Trophy, que se presentaron oficialmente en el Salón de París, formarán parte de las World Series by Renault, carreras que se disputarán en ocho circuitos europeos. Además de las citas antes nombradas, el programa contará con pruebas en Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Portugal y Bélgica. El calendario completo se dará a conocer en unos días, al mismo tiempo que el de la Fórmula Uno, pero podemos adelantar que comenzarán el 1 de mayo, y que a España llegará en julio.
Serán un total de 28 “Meganes Trophy” y 14 equipos los que tomarán parte en el campeonato, un certamen que pretende ofrecer el espectáculo y las prestaciones de los GT, pero a un coste mucho más reducido. De hecho, Renault Sport limitará el número de test y el de neumáticos utilizados con el fin de que el presupuesto no suba en exceso.
Con un aspecto externo propio de los superbólidos del DTM (campeonato alemán de turismo, el de más prestigio), el Megane Trophy está construido con un chasis tubular, tiene propulsión trasera y su motor está ubicado en disposición central-trasera. El motor, que proviene del Vel Satis, es un V6 de 3,5 litros de cilindrada y con la potencia “subida” hasta los 320 cv, unido a una cambio semi automático. Esto, combinado con un peso total que no llega ni a los 1.000 kilos, le permitirán una aceleración bestial y una velocidad máxima por encima de los 250 km/h.
Enrique Marco, Autocity
6 de Octubre de 2004