Renault Mégane Sport dCi 175 cv: Superdiesel compacto

a fondo Renault Mégane Sport dCi 175 cv 1
Enrique Marco26 abr 2007
Renault ya ofrecía con el Megane GT dCi de 150 cv un compacto diesel de altas prestaciones, pero ha tenido en cuenta a sus rivales directos más potentes al estilo del Toyota Auris D-4D de 177 cv y Seat León FR TDI 170 cv entre otros.
Superdiesel compacto
Renault ya ofrecía con el Megane GT dCi de 150 cv un compacto diesel de altas prestaciones, pero teniendo en cuenta el mercado actual, con rivales directos más potentes al estilo del Toyota Auris D-4D de 177 cv, Volkswagen Golf GT TDI 170 cv y Seat León FR TDI 170 cv; o fijándonos en los más exclusivos Volvo C30 D5, Audi TDI 170 cv o BMW 120d; la firma del rombo ha decidido lanzar una versión denominada Sport y potenciada hasta los 175 cv que nada tiene que envidiar a ninguno de los competidores antes nombrados.
El nuevo “SuperMegane diesel” ya está a la venta tanto en carrocería de 3 como de 5 puertas, y en la primera de ellas con dos niveles de equipamiento, a unos precios que oscilan entre 26.650 y 29.760 euros. La aceptación de los propulsores de gasóleo sigue siendo muy alta, y por ello Renault tiene fijados unos objetivos de venta para España de 250 unidades del Megane Sport dCi 175 cv, unas cifras más elevadas que la mayoría de las versiones tope de gama en gasolina.
Esta mecánica de dos litros de cilindrada lleva la más alta tecnología, con inyectores piezoeléctricos, turbo de geometría variable y rampa de inyección presurizada a 1.600 bares. El rendimiento es sobresaliente, con 175 cv a 3.750 rpm y 360 Nm desde 2.000 vueltas. Unido a una caja de cambios manual de seis velocidades, se consiguen una fabulosas prestaciones de aceleración (8,3 segundos de 0 a 100 km/h) y unos consumos muy ajustados 6,5 l/100 km de media.
El chasis de este Megane Sport es de serie ya bastante deportivo, aunque no radical, y cuenta con potentes frenos Brembo y neumáticos Continental Contact 2 de dimensiones 225/40 R18 (225/35 R17 en la versión básica 3p “Acces”). Pero para los conductores más exigentes se tiene previsto el “chasis cup” opcional, que resulta más radical y efectivo debido a los unos amortiguadores más duros y a un ESP desconectable al 100%. Estéticamente no hay grandes cambios, pero la versiones más equipadas cuentan con tapicería de piel, y los que montan el “chasis cup” se identifican con las llantas antracita a juego con los retrovisores.