Renault Mégane R26 R: Broche final

Enrique Marco24 jul 2008
Para octubre podremos disfrutar de la edición limitada más radical del compacto Megane, el R26 R, que aligera su carrocería en 123 kg y tiene una exclusiva preparación para circuito. ¡Brutal!
Broche final
Desde que en abril de 2004 Renault lanzase su compacto deportivo Megane Sport con 225 cv, en los años siguientes la marca del rombo se ha dedicado a sacar diferentes ediciones limitadas con algunas mejoras y con un comportamiento más racing, como por ejemplo los Sport Trophy, F1 Team o F1 Team R26. Ahora, cuando la próxima generación del Megane está a punto de jubilar al modelo actual (se espera un nuevo en 2009), Renault pone el broche final con una última serie limitada todavía más especial: el R26 R. Con esta corta serie de sólo 450 unidades el fabricante francés conmemora una época en la que se ha llevado dos títulos mundiales de F1 con Fernando Alonso y en la que creó un verdadero monstruo de los circuitos: el Megane Trophy de las World Series.

a fondo Renault Mégane R26 R 1

Nada más que 26 unidades de este exclusivo Megane van a llegar al mercado español a partir de octubre, el mismo número de ejemplares que para Suiza y para Alemania; aunque la mayor parte del pastel se la llevarán Francia (126 unidades) y Gran Bretaña (230 unidades). El Megane R26 R es mucho más que las versiones antes mencionadas, y se dirige principalmente a los aficionados a rodar en circuito y a los coleccionistas de series muy exclusivas. De hecho, como opción, este modelo se puede pedir a la fábrica de Dieppe (Francia) incluso con jaula antivuelco como la de un coche homologado para la competición.
Otro detalle que encandilará a los apasionados de los circuitos es el anagrama que lleva impreso en las ventanillas traseras: “Nürburgring, 8’ 17’’. No se trata de una fantasmada, sino del tiempo que registró este Megane tan especial en el famoso circuito Nordschleife de Nürburgring, un tiempo que le convierte en el compacto de tracción delantera más rápido de su categoría.
Pero vayamos al verdadero secreto de su preparación: la disminución de peso. Nada menos que 123 kilos se han ahorrado respecto al Megane Sport normal. Entre otras cosas se ha logrado gracias a su nuevo capó de carbono, a los cristales traseros de policarbonato o a los asientos delanteros de carbono tipo baquet, que incluyen arneses de competición. En total el Megane R26 R pesa 1.230 kilos.
Mecánicamente no presenta grandes sorpresas, pues conserva los 230 cv de potencia del F1 Team R26, pero debido a la notable reducción de peso la marca de aceleración de 0 a 100 km/h baja medio segundo, para parar el crono en 6,0 segundos. La cifra de consumo tampoco es elevada (8,5 l/100 km) y la emisiones de CO2 bajan de la barrera de los 200 g/km (199 g/km).
En materia de puesta a punto el R26 R cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado tarado al 33%. El chasis se ha aligerado y reforzado, ganando en rigidez, mientras que los amortiguadores se han adaptado a las nuevas necesidades. Los frenos presentan ahora ranuras en los discos, con el fin de que aguanten más, y para los neumáticos se cuenta con unos Michelín Pilot Sport 2 en medida 235/40 R18 de serie.
Evidentemente tal reducción de peso conlleva ciertas incomodidades, ya que se eliminan del equipamiento de serie algunos elementos que sí lleva el Megane Sport: asientos traseros, airbags (excepto el del conductor), climatizador (opcionalmente sí lo puede llevar), limpiaparabrisas trasero, faros antiniebla, lavafaros y la mayoría de las insonorizaciones.
Finalmente, decir que el nuevo Megane R26 R se diferencia por una nueva decoración de la carrocería, las ventanillas tintadas o los nuevos colores exclusivos: gris luna, blanco nacarado y azul dinamo. En el interior, la ausencia de asientos traseros, los baquets delanteros con arneses o el volante y pomo de piel vuelta le aportan su ambiente racing. Eso sí, el conjunto ya queda “redondo” si se opta por las barras antivuelco opcionales.