Renault Mégane Coupé 1.4 16V RXi: Equilibrio racional

Diego Zotes23 may 2000
Inicio
Megane Coupe 1.4 16V RXI

Por Fernando A. Marqués Madrid, 23 may (EFE).

Algunas de las marcas más combativas del mercado automovilístico han hecho en los últimos tiempos grandes esfuerzos por hacer evolucionar sus motores con un objetivo definido, el equilibrio racional entre el aumento de las prestaciones, la reducción drástica de las emisiones contaminantes y la disminución del consumo.

En este sentido, el fabricante francés Renault ha sido especialmente dinámico y ha "retocado" casi toda su oferta motriz, en algunos casos de manera significativamente eficiente. El nuevo 1.4 multiválvula de 95 caballos es un buen ejemplo.

a fondo :: Renault Mégane Coupé 1.4 16V RXi 1

a fondo :: Renault Mégane Coupé 1.4 16V RXi 2

Conducción

Sobre la plataforma Coupe del Megane, el nuevo motor se muestra sobrado de condiciones. Es capaz de ofrece una conducción suave y silenciosa al tiempo que rápida, con velocidades de crucero elevadas.

Lo cierto es que las diferencias respecto al motor superior del catálogo, el 1.6 de 110 caballos de potencia, son pocas tras experimentar la conducción en una y otra opción.

Si la motorización ha cambiado no lo ha hecho la plataforma, en este caso las más deportiva de la familia Megane, que sigue manteniendo unas cualidades dinámicas capaces de satisfacer a conductores muy exigentes.

Este Coupé, único en el mercado que puede conducirse con casi toda la variedad de motores de la marca, incluidas las opciones Diesel, es un 2 más 2 que ofrece un habitáculo algo angosto respecto a las berlinas de la gama que mantiene, sin embargo el aire de familia. El maletero está dotado de un volumen aceptable para cuatro personas pero tiene una boca de carga incómoda.

La posición de conducción, un poco elevada para personas de estatura, es buena y el asiento sujeta, pero el volante está lejos de las exigencia para un modelo deportivo. Su acusada inclinación es a todas luces incómoda.

Lo que nos ofrece el motor de esta versión, si embargo, puede compensar otras cosas, primero un acceso más fácil y económico a un coupé de personalidad, y segundo unas prestaciones, aunque no rabiosas, sí suficientes para una conducción suficientemente rápida.

El nuevo motor ofrece elasticidad en todos los regímenes, con una buena capacidad de recuperación desde abajo, y suavidad de funcionamiento, además de silencio.

Al confort de este motor se suma toda una cualidad en esos tiempos, la del bajo consumo. Durante la prueba dio una media de entre 7 y 8 litros en regímenes de marcha elevados (140-160 km/h) y medias de poco más de 6 litros en conducción turística.

El precio es, junto al equilibro de su mecánica, un punto fuerte de este Coupé, ya que en la versión probada no hay que gastar más dinero en extras. Una versión más económica está disponible sin aire y sin llantas de aleación.

a fondo :: Renault Mégane Coupé 1.4 16V RXi 3