Renault Mégane C-C: Con techo de cristal

Diego Zotes11 jun 2005
¿Quieres las ventajas de un cupé, el diseño de un deportivo y el capricho de un cabriolet? Éste es tu coche, tres en uno. El Renault Megane CC reúne las exigencias que demanda el cliente que no puede renunciar a un coche práctico, pero desea un descapotable. Pero en su lucha no está sólo, ya que batalla con un rival muy fuerte: el Peugeot 307 CC.
Inicio
CON TECHO DE CRISTAL

a fondo Renault Mégane C-C 1

¿Quieres las ventajas de un cupé, el diseño de un deportivo y el capricho de un cabriolet? Éste es tu coche, tres en uno. El Renault Megane CC reúne las exigencias que demanda el cliente que no puede renunciar a un coche práctico, pero desea un descapotable. Pero en su lucha no está sólo, ya que batalla con un rival muy fuerte: el Peugeot 307 CC.
p>   Su principal arma es el techo de cristal, que aporta una mayor luminosidad al habitáculo, sin que un día soleado resulte molesto gracias a la cortinilla enrollable. Aumenta además la sensación de espacio con el techo puesto, especialmente para los ocupantes de las dos plazas traseras.
p>El aislamiento del agua nos dejó ciertas dudas porque al lavarlo a presión entran algunas gotas, si bien es cierto la lluvia nunca "haría sufrir" tanto al coche, y a su favor diremos que logra una correcta insonorización y no filtra ruidos aerodinámicos a altas velocidades. Eso sí, en calzadas irregulares se producen algunos crujidos procedentes de la capota cuando está puesta. El sistema para descubrir el coche está totalmente automatizado mediante un botón posicionado entre los dos asientos delanteros, y funciona con apreciable rapidez.
p>El puesto de conducción es idéntico al del Megane convencional, pero el asiento está rebajado 24 mm. para reforzar la sensación deportiva del cabrio de Peugeot. Para la suspensión Renault ha elegido unos amortiguadores blandos, que proporcionan una gran comodidad de marcha y casan perfectamente con el carácter del voluntarioso motor 1.6 de 115 cv, que ofrece mejores prestaciones y un crucero francamente bueno en autopista para lo que cabría esperar de su cilindrada.
p>Quizá esta suspensión no encaje tan bien con las prestaciones de los motores de dos litros de cilindrada y 135 o 165 caballos de potencia, aunque seguramente -no hemos tenido oportunidad de comprobarlo todavía- su puesta a punto esté adaptada a las mayores posibilidades de sus propulsores. Por otro lado el comportamiento del coche es realmente correcto, y además de muy cómodo resulta francamente estable y agradable de conducir, a pesar de que la compleja capota y todo su mecanismo incrementan la tara total en más de 200 kilos sobre la versión equivalente en carrocería de tres puertas.
p>Existen tres opciones mecánicas en gasolina: 1.6 de 115 cv (desde 22.885 €), 2.0 de 135 cv (desde 25.885 €) y 2.0 de 165 cv, tope de la gama (desde 27.285 €). La versión Diesel monta un propulsor 1.9 de 120 cv (desde 25.985 €)
p>
VENTAJAS
Volante regulable en profundidad y altura
Maletero impresionante
p>INCONVENIENTES
Ruidos de la capota en carreteras bacheadas
Carlos Lera, Autocity.
29 de Abril de 2005