Renault Mégane: Aptitudes de líder

a fondo :: Renault Mégane 1
Diego Zotes19 nov 2008
Nos subimos al nuevo Megane para comprobar sus argumentos en la lucha por recuperar su condición de líder, destacando un diseño muy atractivo, una calidad excepcional y una inmensa oferta de motores.
Tras la presentación internacional y el inicio de la comercialización del nuevo Megane desde el 14 de este mes de noviembre, nos hemos puesto a los mandos del compacto superventas que llega al mercado para retomar el liderazgo en el segmento de los compactos con un profundo cambio de diseño, mucho más convencional que en su anterior generación además de atractivo y que diferencia claramente entre la versión Berlina y la Coupé, con un amplio despliegue de equipamiento muy al día en lo que a sistemas de seguridad y confort se refiere y una gran oferta de propulsores tanto en gasolina como en diésel con una suavidad excepcional y unos niveles de potencia muy amplios.
Asimismo esta novedad es de una gran importancia para la marca, porque el segmento de los compactos representa un 30% de las ventas totales de la marca a nivel mundial, y para el mercado español puesto que, como se ha hecho con el resto de los Megane, se va a fabricar en la factoría que la marca tiene en la ciudad de Palencia que ha recibido una inversión de 190 millones de euros para desarrollar el proyecto, lo que revierte en nuestra economía.
Como mencionábamos, la nueva versión Coupé ha recuperado la forma y el estilo de coupé que perdió en la segunda generación del modelo, otorgándole mucha más importancia al aspecto del diseño en detrimento de la famosa funcionalidad o la extravagancia característica de Renault. De hecho la versión de 3 puertas presenta ahora una línea lateral muy fluida por toda su carrocería, que en la zaga va convirtiéndo en trazos pesados que engordan la zaga, lo hacen más robusto y pegan el coche al suelo. Con este atractivo diseño bien diferenciado de su hermano Berlina se pretende aumentar el volumen de ventas de esta versión y convertirlo en un coche más pasional. De hecho el Megane busca convertirse de nuevo en líder del segmento frente a potentes modelos como el nuevo Volkswagen Golf VI, el Volvo C30, el Alfa 147, el Citroën C4, el Seat León, el Opel Astra GTC, el Kia Cee´d y Pro Cee´d, el Mazda 3 o el Toyota Auris. Y analizando a fondo sus mejores cualidades hemos de confesar que tienen razones para pensarlo.
El diseño tanto en el 5 como en el 3 puertas resulta realmente atractivo, con unas líneas fluidas que recorren toda la carrocería que le dan un protagonismo que antes no tenía. El frontal adopta los nuevos faros trapezoidales característicos de los nuevos modelos de la marca así como unos nuevos paragolpes con grandes aperturas de ventilación, sobre todo en el Coupé, que vienen enmarcadas en color plata pulida y resultan muy llamativas. Ambos presentan un capó con una línea tensa circular que le otorga más agresividad. El lateral se caracteriza por una línea de los hombros muy marcada, más perceptible en el Coupé, que consiguen reflejar de forma maestra las luces ambientales. La zona trasera ha cambiado mucho, con un portón de doble ángulo de estilo más convencional, una luneta de gran inclinación que sustituye a la panorámica clásica y unas ópticas similares a las delanteras en la versión Berlina, mientras que en el Coupé son más redondeadas y con faros de iluminación cuadrados. Éste también presenta un alerón de serie sobre el portón, que junto a la menor altura de la carrocería y las tomas de aire frontales transmite un gran dinamismo.

a fondo :: Renault Mégane 2

Ambos modelos presentan las mismas dimensiones en longitud y anchura, ofreciendo una buena amplitud del habitáculo que nos permitirá llevar hasta 5 pasajeros. De hecho la anchura interior entre hombros es líder de su segmento. El aspecto del interior continúa con la línea exterior, con trazos en tensión sobre el salpicadero y los paneles de las puertas que favorecen la ergonomía de todos los mandos. Existen varias armonías para vestir al interior, con tonalidades grises, negras, en carbono y beige.
Los nuevos asientos del Megane ofrecen una sujeción excelente en conducción dinámica, aunque resulta más destacable en la versión Coupé que tiene los laterales más marcados. Ambas versiones han dejado una buena cantidad de espacio para el maletero, mejorando las cifras de la anterior versión, que en el Berlina es de 405 litros y de 377 en la versión Coupé. La posición al volante es muy buena, puesto que un volante regulable en altura y profundidad garantiza siempre la postura perfecta. A través de él se puede observar un cuadro de instrumentos que combina un cuentarrevoluciones analógico con el cuentakilómetros digital, que a través de unos colores verdes y rojos indica si sobrepasamos la velocidad prefijada en el regulador o en el control de velocidad. Una gran mejora en el nuevo Megane es la buena insonorización del habitáculo, consiguiendo niveles de coches gama superior.
Los motores que mueven a este compacto frances han evolucionado mucho respecto a sus predecesores, ofreciendo además una inmensa gama de potencias que se adaptan a todas las necesidades y presupuestos. Inicialmente se ofrecen hasta 8 motorizaciones con cada tipo de combustible, abarcando en gasolina desde el 1.6 16 v de 100 cv con cambio manual de 5 velocidades, hasta un 2.0 turbo tCe de 180 cv con cambio de 6 velocidades fruto de la alianza con Nissan. En diésel el más pequeño es un 1.5 dCi de 85 cv con cambio de 5 velocidades y el más alto de gama es un 2.0 dCi de 160 cv con 6 velocidades. Como novedad se incorporan un motor de gasolina 1.6 16v que desarolla 110 cv gracias al empleo del etanol, otro con las mismas características que se mueve con gas licuado LPG, un 1.4 turbo tCe de 130 cv que emplea la tecnología Downsizing, la primera caja de cambios CVT de variación continua combinado con el 2.0 16 v, mientras que en diésel se introduce el filtro de partículas para los propulsores 1.5 dCi y para el 2.0 dCi, además de que este en su versión de 150 cv puede incorporar cambio automático.

a fondo :: Renault Mégane 3

Gran cantidad de estos motores están considerados Eco2 en cuanto a su niveles de emisiones, principalmente entre los diésel que exceptuando los dos más potentes de 150 y 160 cv, todos son Eco2 y disfrutan de un gran ahorro en el impuesto de circulación. En gasolina sólo el 1.6 16v de 110 cv movido por etanol presume de esta distinción.
El comportamiento ha mejorado mucho gracias a algunos avances tanto en su chasis, con mayores refuerzos de unión entre la cuna del motor y la carrocería, como en su bastidor con un nuevo sistema de suspensión trasera con una barra de torsión flexible hueca que mejora el efecto de guiado y rebaja el peso de la pieza total, logrando unas reacciones mucho más ágiles. El Coupé ha recibido aún mayores atenciones en cuanto al sistema de suspensión, con unos muelles un 19% más rígidos en el eje delantero y un 10% detrás, así como se ha bajado la altura de la carrocería en 12 mm respecto de la versión de cinco puertas, anulando en cualquier caso cualquier atisbo de balanceo o cabeceo. En ambos la dirección eléctrica muestra un tacto mucho más directo y agradable, asemejándose más a un sistema hidráulico gracias a un mayor endurecimiento a alta velocidad.