Renault Grand Scénic: Un espacio tecnológico

a fondo Renault Grand Scénic 1
Diego Zotes30 abr 2009
Renault vuelve a demostrar con su monovolumen de 7 plazas de tamaño compacto y eficientes motores diesel y gasolina de hasta 160 cv, que en el segmento monovolumen no está todo inventado. La era digital...
Una vez más nos damos cuenta a manos de Renault que en el segmento monovolumen no todo está inventado. Tras la profunda renovación de sus Megane Berlina y Coupé, la marca francesa presenta ahora su nuevo Grand Scenic con un importante crecimiento de todas sus dimensiones para dar una mejor respuesta a las necesidades de las grandes familias que necesitan vehículos de gran tamaño, combinado con una imagen exterior más atractiva y moderna que en la anterior generación, unas soluciones de confort, prácticas y funcionales muy vanguardistas, como las siete plazas de serie desde los acabados intermedios o toda la información digitalizada personalizable a capricho y una conducción más que nunca cercana a la de un turismo convencional. Ya está disponible en los concesionarios a un precio que parte de los 17.500 euros en versiones de 5 y 7 plazas.
Con el lanzamiento previo del Grand Scenic, la marca francesa quiere demostrar que esta versión alargada no es una simple evolución del Scenic, sino que se ha desarrollado enfocado a familias numerosas. Lo que más llama la atención del nuevo Grand Scenic son los característicos rasgos de diseño renovados que le otorgan una imagen de familia mucho más moderna que en la anterior versión, y sus dimensiones descaradamente superiores en todas las cotas, desde la longitud, pasando por la anchura, la altura y hasta la batalla, con el objetivo de ofrecer el mayor espacio del segmento en sus tres filas de asientos y ofrecer una gran habitabilidad para todos sus pasajeros.
Exteriormente, los primeros cambios de imagen los encontramos en su gran superficie acristalada, que se ha ampliado hasta los 3,6 metros o 5,10 metros con el techo solar, lo que facilita una fantástica luminosidad interior y una visibilidad excelente para todos los pasajeros. La luneta delantera está aún más inclinada, que combinado con la línea de techo en disminución hacia la zaga y unos faros rasgados consiguen una imagen muy dinámica. Un rasgo propio de las últimas creaciones de la marca son las ópticas de gran tamaño y en forma trapezoidal, que invaden los pasos de rueda remarcando aún más su musculatura y sus pronunciados ángulos, mientras que las traseras en forma de boomerang mejoran notablemente ser vistos por el resto de automóviles mediante su iluminación por led´s. Esta imagen más distinguida se completa con detalles de lujo como los tiradores de las puertas y el tirador del maletero cromados y molduras laterales en color carrocería. En definitiva, el Grand Scenic muestra una imagen muy robusta y cargada de detalles de lujo.
El habitáculo nos sorprende con un salpicadero panorámico en forma de ola, realizado en un material de tacto blando exquisito, apariencia rugosa y color negro mate que evita los molestos reflejos, que en su parte superior muestra una innovadora pantalla de TFT donde se reflejan todos los datos referentes a la conducción, a la seguridad y a los sistemas de confort, totalmente personalizable para elegir los datos que queremos obtener en cada momento. Esto demuestra el meticuloso cuidado por los detalles. El puesto de conducción es muy ergonómico, con todos los mandos aglutinados por los alrededores del volante, ahora colocado en posición más vertical, y la cercana consola central donde se encuentran sistemas como la navegación, freno de aparcamiento eléctrico o el interruptor del limitador-regulador de velocidad, facilitando la tarea de conducir.
La habitabilidad en todas las plazas es fantástica gracias a una carrocería alargada en 70 mm hasta los 4,56 metros, una medida muy cercana a la del amplio Espace, y a una distancia entre ejes ampliada en 34 mm hasta los 2,77 metros, lo que redunda en un mejor aprovechamiento del espacio interior para las tres filas de asientos, mejorando el espacio para las rodillas en la segunda fila y la altura disponible en la tercera, que podrá albergar a dos adultos de hasta 1,75 metros en unos asientos más cómodos con mayor ángulo de inclinación. El espacio que queda para el maletero es realmente sorprendente en todas sus posibilidades, puesto que con las 7 plazas habilitadas quedan unos aprovechables 208 litros, ampliables hasta los 702 litros abatiendo la tercera fila y que pueden llegar hasta los 2.063 litros si se abate también la segunda fila. Además de este inmenso espacio de carga, el interior ofrece hasta 92 litros de capacidad en hasta 40 espacios portaobjetos por todo el habitáculo, algo ya habitual en el modelo.
Entre los más nuevos elementos de equipamiento destaca la nueva pantalla de TFT de datos personalizables de altísima calidad, un nuevo sistema de navegación integrado desarrollado con Tom-Tom con un coste inferior a los 500 euros, otro navegador Carminat por sistema DVD con Bluetooth y sensor de parking trasero con avisador por sonido y con cámara de visión en la pantalla digital, sistema de audio de alta gama 3D Sound by Arkamis o un sistema multimedia Plus & Music que permite conectar reproductores de MP3 y iPod mediante conectores por USB y Aux-in. Entre lo ya habitual encontramos faros bi-xenon direccionales, tarjeta manos libres Renault, climatizador dual o freno de estacionamiento automático, mientras que en el campo de la seguridad no faltan sistemas como el control de estabilidad ESC, el Asistente a la Frenada de Urgencia AFU, el ABS o un potente sistema de frenado con discos ventilados sobredimensionados hasta los 295 mm delante y los 274 mm detrás. La gama se organiza entre cuatro versiones denominadas Autentique (sólo 5 plazas), Expression, Dynamique y Privilege.
Cantidad de opciones en gasolina y diésel muy eficientes, de gran potencia y reducidos consumos pueden mover al nuevo Grand Scenic. Entre los de gasolina encontramos el 1.6 16 válvulas de 100 cv, el innovador 1.4 turbo de 130 cv denominado TCe que mantiene un compromiso sorprendente entre prestaciones y consumos y el conocido 2.0 con 16 válvulas que entrega 140 cv de potencia, que se puede combinar con un cambio automático de transmisión continua variable CVT desarrollado con Nissan. En diésel los protagonistas son el afamado 1.5 dCi de 105 cv, el 1.9 dCi de 130 cv y un nuevo 2.0 dCi de 160 cv y 380 Nm de par motor que entrega unas prestaciones sobresalientes. Este motor si se combina con cambio automático convencional de convertidor de par ve rebajada su potencia hasta los 150 cv.
El comportamiento general del Grand Scenic se ha mejorado gracias al desarrollo de una carrocería más rígida para contrarrestar las inercias de una batalla más larga en un coche en general pesado y evitar el balanceo, contrarrestándolo además con una cuna frontal reforzada mediante refuerzos en las suspensiones, así como una dirección eléctrica mejorada mucho más ágil con una servodirección similar a la del Megane que transmite mucho más tacto al conductor y hace más preciso el guiado, transmitiendo más confianza a la entrada en las curvas.