Renault Espace 1.9 dCi 120 cv: Espacio sin límites

Diego Zotes06 feb 2007
En el segmento de los monovolúmenes grandes Renault es una marca pionera, que a mediados de los años 80 lanzó el primer vehículo europeo con esta consideración. Probamos uno de los modelos familiares, de siete plazas, más futuristas.
En el segmento de los monovolúmenes grandes Renault es una marca pionera, que a mediados de los años 80 lanzaron el primer vehículo europeo con esta consideración, tras el americano Chrysler Voyager, y que se llamó Espace, disponiendo de una carrocería de 5 puertas y un habitáculo que daba cabida hasta 7 personas. Desde aquel año 84 mucho movimiento ha habido en el sector del automóvil y la 4ª generación del Espace es buena muestra de ello con un claro posicionamiento en el segmento de lujo de esta categoría con argumentos como un diseño muy aerodinámico, unas características mecánicas como las de cualquier turismo de gama alta de la marca y una presentación del habitáculo muy elaborada.

a fondo Renault Espace 1.9 dCi 120 cv 1

La imagen del nuevo Espace muestra una gran personalidad, con uno de los diseños más futuristas de toda la competencia. Los rasgos aerodinámicos y de vanguardia cubren toda su piel, resultando una especie de obra arquitectónica sobre ruedas. Su poderosa apariencia de líneas redondeadas de trazo firme y limpio confiere una imagen de gran dinamismo y estabilidad, así como elegante y sin pesadez visual. El diseño de la parte trasera redondeada de estilo panorámico es muy representativo del buen trabajo en materia de habitabilidad que se ha realizado en el interior, puesto que el diseño del portón ovalado favorece claramente el volumen de carga y la comodidad de los pasajeros de la tercera fila, ofreciendo la máxima altura de portón para facilitar la carga del maletero.
El interior se contagia de esa imagen vanguardista y cúbica exterior y organiza sus elementos de forma panorámica, repartiendo los mandos por el salpicadero y los guarnecidos de puertas de una manera inusual. Todos los testigos luminosos de información están ubicados en la parte superior del salpicadero de forma panorámica a la vista de todos los pasajeros. En el hueco central con tapa se oculta el sistema de audio con cargador de CD´s, además de ofrecer hasta 4 huecos portaobjetos de gran volumen ubicados en sus zonas superiores e inferiores. Gracias al diseño exterior, cada uno de los pasajeros del Espace gozará de un gran espacio individual, mejorando notablemente el de la tercera fila de asientos, con mucha anchura entre los codos, mucha altura hasta el techo y una gran distancia para las piernas, quedando en todas las mediciones como uno de los mejores de nuestra prueba, sólo por detrás del Chrysler Grand Voyager y del Peugeot 807 en algunas medidas. El espacio está diseñado para que cada uno de los pasajeros tenga la máxima habitabilidad. La luminosidad en su interior es tremenda, gracias a una inmensa superficie acristalada que favorece el bienestar general y permite una gran visibilidad de todo el entorno, con las lunas delantera y trasera más grandes de la comparativa. Un perfecto sistema de climatización reparte el aire de ventilación desde las puertas delanteras hacia todo el habitáculo, completándose con unos reguladores de intensidad en las puertas traseras para la segunda y tercera filas de asientos. Los asientos son totalmente independientes e idénticos, con el cinturón de 3 puntos integrado, y se deslizan sobre unos largos raíles que permiten optar por mayor capacidad de carga o mayor habitabilidad para los pasajeros. Hablando de habitabilidad, de la prueba que hemos realizado, es el que mayor espacio para las piernas ofrece en las plazas delanteras. Para el asiento del conductor se ha realizado un gran trabajo de ergonomía, para asemejar la postura de conducción a la de una berlina normal, con multitud de regulaciones que aseguran la postura perfecta al volante.
El equipamiento de serie y opcional disponible para el Espace le coloca directamente entre los vehículos de gama alta, recogiendo todos los elementos reflejados en el Vel Satis, como el freno de estacionamiento automático, los faros bi-xenon, un sistema de navegación Carminat con pantalla escamoteable, el sistema de ayuda al aparcamiento, los sensores de lluvia y de encendido de luces o la tarjeta electrónica para entrar y arrancar el vehículo.
El propulsor que mueve a este Espace de nuestra prueba es el archiconocido motor 1.9 dCi de 4 cilindros con 120 cv a 4.000 rpm que desarrolla un considerable par motor de 270 Nm entre las 1.750 y las 2.750 rpm, que sorprende siempre con grandes dosis de fuerza y dinamismo, de agradecer dado su gran volumen. Esta vivacidad del conjunto se ve optimizada por una caja de cambios de 6 velocidades que consigue unas reducidas cifras de consumo con una sexta de largo desarrollo.
Las capacidades dinámicas de este monovolumen son intachables, eliminando la típica tendencia al subviraje y ofreciendo una mejor manejabilidad en curva, gracias a la introducción de unos nuevos trenes, el delantero recogido del Laguna y del Vel Satis. En cuanto a los sistemas de ayuda a la conducción, el Espace incluye un sistema de asistencia a la frenada de emergencia, así como de un control dinámico de conducción ESP con control de subviraje. En cuanto a seguridad pasiva, está dotado de 8 airbags, incluso unos de tórax para la segunda fila. El clásico Sistema de Ayuda a la Frenada de Emergencia (SAFE) está presente en el Espace para garantizar una seguridad de 5 estrellas en EuroNCAP como el resto de modelos de la marca.