Renault Captur dCi 90 EDC: Diésel y automático, de la mano

prueba_e21697aabe91a641be9ff9203.jpg
Raúl Toledano28 nov 2013
La marca francesa Renault presenta una nueva versión para su gama Captur, asociando los bajos consumos del motor diésel 1.5 dCi 90 cv con la comodidad del cambio automático de doble embrague y seis relaciones EDC. Su precio base, 19.750 euros.
El crossover urbano Captur, fabricado íntegramente en la Planta de Renault Valladolid, continúa avanzando con paso firme en un subsegmento, el de los SUV-B, del que es líder en el mercado español desde septiembre. En total, desde que comenzó su comercialización el 27 de abril, ya se han vendido 4.200 Captur. Con esta versión dCi 90 EDC serán cuatro los grupos motrices (motor más transmisión) presentes en la gama, todos turboalimentados y todos implementados en la fábrica pucelana.El binomio dCi 90/EDC será la cuarta variante mecánica de la gama Captur
El cambio automático EDC de doble y seis velocidades ya estaba incluido en la gama Captur con el motor gasolina 1.2 litros de cuatro cilindros TCe de 120 cv de potencia (18.800 euros). Ahora, y tras comprobar la buena aceptación que ha tenido este tipo de transmisión en la gama Captur (8% de ventas frente al 3% en la media de todos los modelos Renault), la firma del rombo implanta el doble embrague (técnicamente, dos embragues superpuestos con dos ejes que engranan una marcha y deja automáticamente preengranda la siguiente velocidad) en la única motorización diésel del Captur: el 1.5 litros turbodiesel de 90 cv de potencia.
El doble embrague EDC ya estaba incluido en la gama Captur con el motor gasolina de cuatro cilindros TCe de 120 cv de potencia
El precio de la nueva propuesta, Renault Captur 1.5 dCi 90 EDC, es como mínimo de 19.750 euros, lo que supone un sobrecoste de 1.400 euros en relación al mismo motor con cambio manual de cinco velocidades. Con el doble embrague no sólo aumenta la factura final, también lo hacen ligeramente los consumos y las emisiones, pasando de 3,7 a 3,9 litros de gasto de gasoil y de 96 a 103 g/km de CO2, respectivamente. Tampoco las prestaciones salen favorecidas para esta nueva versión automática. El EDC tarda cuatro décimas más en acelerar de 0 a 100 (13,5 segundos) y es un kilómetro por hora más lento (170 km/h).El diésel de 90 cv con este cambio automático es 1.400 euros más caro que con la caja manual de cinco relaciones
El Captur dCi 90 EDC incluye de serie el sistema de eficiencia “ECO”, un botón en la parte baja de la consola central, que, además de activar y desactivar la tecnología Star and Stop, también gestiona automáticamente la intensidad de la climatización y la entrega de potencia. De tal manera, al llevarlo activado, la parada y arranque del motor son deliciosamente suaves. Se pone en marcha, también sin brusquedades, al soltar el freno, y siempre con una insonorización muy buena de un motor diésel que es de los más refinados del mercado. Al conducir en modo “ECO”, una centralita electrónica que limita la entrega de par motor (con un máximo de 220 Nm) detecta que, ante un adelantamiento o una incorporación, el conductor demanda más inmediatez en la respuesta del motor, y lo que hace el sistema es “aflojar” la climatización y dar rienda suelta al par motor. Prestaciones y consumos apenas se alteran, y sin embargo el confort de marcha con este EDC aumenta notablemente
¿Funciona tan bien la transmisión EDC sobre este motor dCi 90? Desde luego no es el mejor doble embrague del mercado, pero cumple la doble función de suavidad (sobre todo al subir de marcha, más que al reducir) y confort (no tiene levas, y uno sólo puede conducir en modo automático o manual a través de toques longitudinales sobre el pomo). En modo manual, el EDC te limita la reducción a dos velocidades, y en caso de querer bajar una tercera, el sistema te alerta con un parpadeo en el cuadro de mandos de que esa marcha no ha sido engranda, pero que lo hará automáticamente cuando detecte que la velocidad sea la adecuada.

dobleembrague_f1afd93d6693fa9656d1c5ae2.jpg

Aunque un DSG de Volkswagen, o incluso un Powershift de Ford, son más rápidos y menos bruscos en modo secuencial, Renault entiende que las posibilidades comerciales de este EDC son muy altas: la previsión es que el mix de ventas manual-automático en la gama Captur sea del 85%-15% con la incorporación de este binomio dCi-EDC.
¿Merece la pena pagar esos 1.400 euros más por el Captur dCi 90 EDC?
La pequeña prueba de contacto con él, por interminables rectas y autovías de buen firme de Castilla y León, fue más que satisfactoria. 200 kilómetros a carretera abierta demostraron que los 90 cv gasoil son poco ruidosos y suficientes para mover los 4,12 metros de longitud y 1.213 kg de peso de nuestro Captur. Recupera con entusiasmo y su velocidad punta (170 km/h) es relativamente fácil de alcanzar y mantener, siempre circulando en modo automático. Respecto a la caja manual, el EDC tiene una marcha más (la sexta) que también permite a la mecánica ir más desahogada en autovía, logrando consumos reales de 5,8 litros a velocidades de 130 km/h. En ciudad, uno se olvida del pomo del cambio manual, y únicamente se centra en la conducción de un coche urbano muy manejable y confortable.
Esta practicidad en un uso cotidiano y ese plus para trayectos largos, hacen que los 1.400 euros sean fácilmente amortizables si este Captur dCi 90 EDC se convierte en el coche familiar (en una prueba más a fondo, hablaremos de sus capacidades y modularidad interior); si la compra es como segundo coche, utilizado como un urbano para el día a día, el sobreprecio puede resultar excesivo y quizás el diésel de 90 cv manual sea suficiente.El consumo tan bajo en carretera, la suavidad mecánica, y el desahogo de la sexta marcha, convierten a este dCi 90 EDC en una gran alternativa para un uso más 'rutero'