Renault Altica: El break deportivo

Diego Zotes07 feb 2006
Renault presenta un espectacular familiar deportivo con un potente motor dCi de 177 cv y hasta 1.300 litros de capacidad de carga. Destacan las llantas de 21 pulgadas, las puertas de apertura vertical o los asientos individuales.
Inicio
EL BREAK DEPORTIVO

a fondo Renault Altica 1

Renault nos presenta un curioso vehículo que conjuga la vertiente deportiva de un coupe con el sentido práctico de un break. Se llama Altica, y de momento es sólo un prototipo, pero la audacia de la marca del rombo a la hora de lanzar modelos inéditos es de sobra conocida por todos, y no sería descabellado pensar que en un futuro saliese a la calle un modelo similar al hasta ahora concept car Altica.
  Hay varios detalles que le identifican como "coche de Salón", como las puertas que se abren hacia arriba, las imponentes llantas de 21 pulgadas, los grupos ópticos llenos de diodos de diferente intensidad, los cuatro asientos individuales suspendidos, los pedales regulables según la morfología del conductor, o algunos elementos de diseño tanto exterior como exterior.
Pero por otra parte, la idea del Altica nos parece muy lógica y viable, ya que se trata de un vehículo de estética deportiva pero que puede configurarse para tener un maletero de hasta 1.300 litros. Su carrocería mide 4,27 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,36 metros de alto; con una distancia entre ejes de 2,62 metros y un peso total del conjunto de 1.300 kilos.
La mecánica del Altica recurre al motor diesel 2.0 dCi afinado para la ocasión hasta los 177 cv de potencia y 380 Nm de par. Con su centro de gravedad bajo y alta potencia se anuncia un comportamiento dinámico muy divertido, y unas prestaciones y consumos envidiables, gracias también a su excelente aerodinámica. En aceleración de 0 a 100 km/h se registran 7,5 segundos, mientras que el consumo medio homologado se fija en 5,3 l/100 km. Por último, decir que esta mecánica se combina con una caja de cambios manual de seis velocidades.
Enrique Marco, Autocity.
6 de Febrero de 2005