Red Bull revalida su corona en el Mundial de constructores:

Autocity17 oct 2011
La victoria de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Corea, unido a la tercera posición de Mark Webber, ha confirmado el triunfo de Red Bull en el Mundial de constructores de Fórmula 1, lo que reafirma el dominio incontestable de la escudería austriaca pese a que solo lleva siete temporadas en la competición.

Con este nuevo éxito, Red Bull ingresa en el selecto club de escuderías que han ganado al menos dos Mundiales de constructores y que ya integraban Ferrari, Williams, McLaren, Lotus, Cooper, Brabham y Renault. En su balance histórico en la Fórmula 1, el equipo dirigido por Christian Horner acumula 25 triunfos y un total de 1312,5 puntos.

Esta temporada, el dominio de Red Bull respecto a los otros dos "gallitos" de la competición, Ferrari y McLaren-Mercedes, ha resultado apabullante gracias a una combinación insuperable de velocidad y fiabilidad hasta el punto de que, Vettel, que también ha conquistado su segundo Mundial de pilotos, solo se ha bajado del podio en una carrera.

Los expertos apuntan a la figura del ingeniero jefe Adrian Newey como artífice de este torrente de éxitos en los dos últimos años. Tras un 2010 que se peleó hasta el final, Newey ha diseñado un monoplaza que ha sabido aprovechar los cambios en el reglamento (DRS, KERS, neumático Pirelli, fin de los difusores dobles) para arrasar a sus rivales.

Sin embargo, Horner evita personalismos y señala a "todo el equipo" como la explicación de los triunfos. "No soy o Adrian, somos todos trabajando juntos a la perfección. Me refiero a todo lo que ha logrado este equipo desde que adquirimos Jaguar. El objetivo era crear un gran ambiente y estoy muy orgulloso de liderar este equipo", señaló recientemente.