PSA sigue con su plan social en Francia pese a un revés judicial de Faurecia:

PSA sigue con su plan social en Francia pese a un revés judicial de Faurecia 1
Agencia EFE29 ene 2013
El grupo automovilístico PSA Peugeot Citroen afirmó hoy que su plan de reestructuración que conllevará la supresión de 8.000 empleos en Francia sigue adelante pese a un dictamen judicial que suspende los procedimientos para su filial de componentes Faurecia.

Una portavoz subrayó a Efe que el procedimiento del plan social de PSA, que conlleva entre otras cosas el cierre de su fábrica de Aulnay sous Bois, en las afueras de París, 'no está suspendido y aún menos anulado'.

La empresa admitió, no obstante, en un comunicado que el Tribunal de Apelación de París obligó ayer a Faurecia a poner en marcha un procedimiento de consulta de su comité de empresa ante las eventuales consecuencias del ajuste en su casa matriz PSA, y que por tanto el programa de reducción de empleo no se podrá materializar hasta que se haya hecho.

En respuesta a ese dictamen, Faurecia va a iniciar 'sin dilación' la consulta de sus instancias de representación del personal, añadió el grupo automovilístico, que reaccionaba así al anuncio del abogado de los sindicatos de Faurecia, Fiodor Rilov, sobre una paralización del recorte de plantilla y del cierre de las instalaciones de Aulnay.

Rilov, en declaraciones a la emisora de radio France Info, señaló que el juez ha considerado que el procedimiento de la empresa 'no es conforme al código laboral' y que no puede seguir adelante hasta que 'el grupo se ajuste a la ley'.

El letrado de los empleados reconoció que legalmente no se puede impedir que una empresa lleve a cabo un plan social, pero en cualquier caso estimó que 'la victoria de hoy es determinante para la victoria de los asalariados' y, en particular, para conseguir 'que se retire el cierre de la planta' de Aulnay.

También aprovechó la victoria judicial para insistir en que 'no hay ninguna justificación' para el recorte de 8.000 empleos que pretende aplicar PSA, sobre todo porque es una empresa que en 2010 y en 2011 había tenido beneficios.

'Lo que el grupo intenta hacer es deslocalizar la producción para tener más beneficios', denunció el abogado, que pidió a la dirección del fabricante 'alternativas' y que garantice 'los empleos en Aulnay y en toda Francia' porque 'tiene los medios' para hacerlo.

Los representantes de los empleados de la compañía en Francia tenían hoy una nueva sesión de negociación con la dirección de PSA sobre el plan social, y en especial sobre las ayudas a la recolocación interna o externa de los empleados de Aulnay.

Alrededor de la mitad de los empleados de esta factoría deben ser recolocados en otras plantas del grupo en Francia y para el resto la empresa busca alternativas laborales en Aulnay o sus alrededores.

La factoría de Aulnay, donde se fabrica el C3 de Citroen, funcionaba hoy 'como habitualmente' con una cadencia de producción normal -según la portavoz del grupo-, después de los múltiples incidentes de ayer, cuando abrió sus puertas después de haber estado clausurada durante una decena de días por los desperfectos causados por las protestas contra el plan social.

Ante el bloqueo de las instalaciones por parte de huelguistas de la Confederación General del Trabajo (CGT), ayer salieron muy pocos vehículos, cuatro según fuentes internas.