PSA, escéptico sobre Europa, tiene ya en China su principal mercado:

PSA, escéptico sobre Europa, tiene ya en China su principal mercado 1
Agencia EFE28 sep 2014
El presidente del grupo automovilístico francés PSA Peugeot Citroen, Carlos Tavares, manifestó su escepticismo sobre la recuperación de las ventas en Europa y subrayó su apuesta por China, que desde marzo se ha convertido en su principal mercado.

En una entrevista publicada hoy por 'Le Journal du Dimanche', Tavares indicó que, después de los 550.000 coches vendidos en China en 2013, este año esperan pasar el umbral de los 700.000 y que en esa perspectiva han lanzado la construcción de una cuarta factoría allí 'para acompañar nuestro crecimiento'.

Tras la entrada en el capital de PSA del chino Dongfeng y del Estado francés, junto a los accionistas históricos de la familia Peugeot (cada uno de los tres tienen el 14 %), insistió en que todos ellos están interesados en el restablecimiento financiero de la compañía, lo que pasa por su desarrollo en China.

'Tener una presencia fuerte en China refuerza nuestras capacidades para invertir en más modelos en Europa' y además las tecnologías de PSA van a obtener una nueva fuente de ingresos por los derechos que le va a pagar Dongfeng por utilizarlas en sus propios coches.

La situación es muy diferente en Europa, donde Tavares reconoció que no esperan la vuelta a un nivel de ventas como el que había antes del estallido de la crisis, en particular en Alemania.

A ese respecto, recordó que, mientras antes de 2008 se había superado el umbral de los 16 millones de vehículos matriculados en el Viejo Continente, ahora las cifras rondan los 14 millones.

A su juicio, la raíz de las ventas está en la confianza de los consumidores y otro factor 'importante' es 'evitar la trampa del desamor del automóvil' si se convierte en 'una herramienta fiscal'.

Más en concreto, criticó el previsible aumento en Francia de la fiscalidad del gasóleo (se habla de dos céntimos de euro por litro), 'una mala noticia para el consumidor' que perjudicaría sin marcar diferencias a los que tienen modelos antiguos y a los que tienen los nuevos motores diesel 'extremadamente limpios'.

Además, hizo notar que 'penalizaría' en particular a PSA, que es uno de los fabricantes 'expertos' en las tecnologías diesel.

El presidente del grupo, que lleva a las riendas de la compañía desde el 1 de abril con el objetivo de sacarla de los números rojos, hizo hincapié en que su plan ha demostrado 'resultados alentadores' en el primer semestre.

Dijo que la recuperación se dará por conseguida cuando el margen operativo llegue al 2 % y se acumulen 2.000 millones de euros de flujo de caja en tres años, de forma que se anule la deuda.

En el próximo plan de la empresa, el objetivo será un margen operativo del 5 %.