Porsche GT9-R: Rápidamente destrozado

a fondo Porsche GT9-R 1
Raúl Toledano05 abr 2010
el Porsche GT9-R, que tras pasar por las manos del preparador alemán Tunning 9ff, se iba a convertir en el prototipo civil más rápido del mundo, pero un accidente se lo impidi
Con las venas a punto de estallar por la acumulación extrema de adrenalina, las pupilas a un milímetro de rebosar de las cuencas de los ojos y el corazón latiendo sin compasión, el piloto de pruebas se estrelló. Hasta aquí, nada nuevo. Cuando uno supera los 300 km/h, hasta el bólido más infalible del mundo se vuelve impredecible en sus reacciones. El umbral de los 300 km/h, la maldición del piloto, que se dice. Pero es que el aparato estrellado era el Porsche GT9-R, que tras pasar por las manos del preparador alemán Tunning 9ff, se iba a convertir en el prototipo civil más rápido del mundo. Pues no. Y es que el único modelo de los 20 que 9ff iba a preparar fue totalmente destruido cuando iba a 320 km/h en la pista de pruebas de Bruntingthorpe, después de establecer un nuevo récord de la pista, con 356 km/h.
Sin embargo, el récord mundial de velocidad de un prototipo civil tendrá que esperar. El preparador alemán hablaba de 414 km/h, suficientes para superar los 412 km/h del vigente guinness, el SSC Ultimate Aero. El Porsche GT9-R, que se puede adquirir por 823.500 euros en la página Web Jameslist, un mercado online de automóviles de lujo, prometía prestaciones galácticas: 1.135 cv de potencia máxima gracias a un motor de cuatro litros, con el cual tan solo necesitaríamos 2,9 segundos para colocarnos de 0-100 km/h, mientras que en 16 segundos alcanzaríamos los 300 km/h. El resto de modelos que 9ff pretende fabricar insistimos, es una producción en serie que a día de hoy no tenemos noticias de que se haya paralizado por el accidente- no serán tan ambiciosas, con potencias que oscilarán entre los 750 y 1.120 cv de potencia.
9ff es una empresa alemana de tunning de automóviles deportivos. Concretamente, se ha especializado en calibrar los modelos más selectos del fabricante Porsche, y, no en vano, fue fundada por ex-ingenieros de la citada marca. Otros coches que 9ff ha preparado con laureados resultados han sido el Porsche Carrera GT o el Panamera. La pugna entre los modelos superdeportivos alcanza tal frenesí que las marcas más prestigiosas ponen en manos de los preparadores más experimentados sus máquinas. Sirva como tecla que, hace ahora un año, la revista Forbes clasificó los diez automóviles que menos tiempo empleaban en llegar a los cien kilómetros por hora, algunos de ellos, incluso, siendo capaces de superar los 400 km/h. Con precios desorbitados, todos los presentes en aquella clasificación estaban a tiro para ser superados por el Porsche GT9-R. De momento, todo sigue igual. Porsche y 9ff tendrán que esperar a mejor ocasión.
Este gatillazo de Porsche provoca que el SSC Ultimate Aero, fabricado por la marca Shelby Cars, mantenga la pole en el apartado de récord de velocidad en vehículos de producción, con un promedio de 412 km/h, gracias a los 1.180 cv y 1.302 Nm de su motor V8 que le permite acelerar de 0-100 km/h en 2,78 segundos. Además, cuenta con un equipamiento completísimo como un navegador GPS, equipo de audio con ocho altavoces, cámaras traseras de asistencia para el aparcamiento y un lector de DVDs con pantalla de 7,5 pulgadas. En 2007 el Bugatti Veyron con una velocidad máxima de 407 km/h fue el automóvil más rápido del mundo. Según Forbes, también fueron los reyes de la velocidad absoluta el Ferrari FXX y el Maybach Exelero.