Porsche en el Salón de Madrid: Prestaciones inteligentes

a fondo Porsche en el Salón de Madrid 1
Diego Zotes19 may 2010
El fabricante de deportivos Porsche va al Salón del Automóvil de Madrid con varias novedades ecológicas, como el nuevo Cayenne Hybrid, el impresionante 918 Spyder o el 911 GT3 R Hybrid de competición.
Prestaciones inteligentes
A través de los concesionarios Porsche de Madrid, la nueva generación del Porsche Cayenne, que ha iniciado estos días su comercialización, desembarca en el primer Salón del Automóvil Ecológico y de la Movilidad Sostenible de Madrid, mientras el el eje fundamental del stand girará en torno a la filosofía Porsche Intelligent Performance (Prestaciones Inteligentes de Porsche), un principio que se puede encontrar en todos los modelos de la marca: más potencia con menos consumo, más eficiencia y menores emisiones de CO2, tanto en circuito como en carretera. Las mayores prestaciones se han buscado siempre mediante motores más efectivos y carrocerías cada vez más ligeras para obtener más potencia y dinamismo, con menores consumos y emisiones.
Sistemas mecánicos como la inyección directa de combustible, la caja de cambios PDK de doble embrague, el sistema Start-Stop y la reducción progresiva en el peso de los vehículos son algunas de las tecnologías recientes incorporadas para reducir los consumos hasta alcanzar valores muy bajos con altas potencias y prestaciones. Por ejemplo, un Porsche 911 Carrera gasta menos de 10 litros de promedio con sus 345 caballos de potencia, y todo un Cayenne Diésel de nueva generación consume 7,4 litros a los 100 kilómetros, rebajando en casi 2 litros la cifra de su antecesor.
En este línea, Porsche trabaja también desde hace bastantes años en el perfeccionamiento de la tecnología híbrida. El primer modelo de serie de la marca que la incorpora es el nuevo Cayenne y, en breve, se extenderá a otros vehículos de la gama, como el Panamera. Además, ya existe un coche de carreras, el 911 GT3 R Hybrid, compitiendo con éxito en pruebas de resistencia donde la combinación del consumo y las prestaciones es esencial.
La última revolución de Porsche se presentó en el pasado Salón de Ginebra en forma de prototipo. El 918 Spyder es un biplaza propulsado por una mecánica V8 de 500 cv que gira hasta las 9.200 rpm, más unos motores eléctricos en el eje delantero y el trasero que en conjunto dan 218 cv. Pese a estas impresionantes características técnicas, capaces de conseguir que el vehículo acelere de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y supere los 320 km/h de velocidad máxima, el 918 Spyder tiene un increible consumo medio de 3 litros y emite sólo 70 g/km de CO2.
Volviendo al Cayenne, protagonista físico en el stand de Porsche, todas las versiones de esta nueva generación del todoterreno deportivo de la marca se convierten en referente en cuanto a eficiencia y prestaciones en sus respectivos segmentos. En comparación con los modelos actuales, el consumo de combustible ha experimentado una reducción del 23%. Estos resultados se consiguen a través de diversas mejoras, como la llegada de una nueva transmisión automática Tiptronic S de ocho velocidades con Auto Start Stop y un amplio abanico de relaciones de cambio, así como con la gestión térmica del circuito de refrigeración para el motor y la transmisión, la desconexión variable del motor y la construcción ligera inteligente.
La novedad más relevante en la gama es sin duda la llegada del Cayenne S Hybrid, equipado con un sofisticado sistema de propulsión híbrida completo, que trabaja en paralelo con el motor de combustión y consigue un consumo medio de sólo 8,2 litros cada 100 kilómetros, según la nueva normativa europea. Eso se traduce en unas emisiones de CO2 de apenas 193 g/km, lo que convierte a esta versión en la más limpia de toda la gama Porsche.
Con la interacción inteligente del propulsor 3.0 V6 turboalimentado y el motor eléctrico, el Cayenne S Hybrid busca siempre la máxima eficiencia de todo el sistema. En función de las condiciones de conducción, el vehículo alcanza su objetivo, bien utilizando sólo uno de los motores o ambos trabajando de forma conjunta. El motor eléctrico de 47 cv es el compañero ideal para los 333 CV del propulsor de combustión, que cuenta con un elevado par a bajas revoluciones. Las dos unidades juntas desarrollan una potencia máxima de 380 cv y un par de 580 Nm a sólo 1.000 rpm, es decir, las mismas prestaciones que el Cayenne S con el motor V8.