Porsche Cayenne GTS: La deportividad más confortable

cayennegtslateralx_a4dd35ab19d74724c6bfe6b96.jpg
David Ordás29 ene 2013
Al volante del nuevo Cayenne GTS es tan fácil enamorarse de la elasticidad y empuje de su motor V8 atmosférico de 420 CV, o de la efectividad de su chasis, como del grado de confort con el que nos sorprende en cada desplazamiento.
El nuevo Porsche Cayenne GTS deriva del Cayenne S, cuyo motor V8 de 400 CV produce en esta versión, tras diferentes ajustes en la distribución, el escape y sobre todo en la gestión electrónica, los 420 CV que sitúan al GTS un escalón por debajo del Cayenne Turbo de 500 CV. Es por tanto, con sus 420 CV y 515 Nm, el tercer Cayenne más rápido de la gama, por detrás del Cayenne Turbo, y del poderoso Cayenne Turbo S, lo que le convierte en el Cayenne atmosférico más potente y prestacional.
a favor-Cambio Tiptronic-Suspensión neumática-Dirección precisa-Prestaciones y tacto de la mecánicaen contra-Consumo alto-Precio elevado
Las virtudes de su mecánica atmosférica, con una elasticidad y progresividad que hacen de la conducción deportiva un auténtico placer, se plasman también en unas prestaciones envidiables. Aunque los 20 CV de diferencia con el Cayenne S no parecen sobre el papel determinantes, ya en los fríos números el nuevo GTS es netamente más rápido, parando el cronómetro en 5,7 segundos cuando acelera de 0 a 100 km/h, y alcanzando una velocidad punta de 261 km/h.
Estamos ante uno de los SUVs más deportivos del mercado, con un aspecto que impresiona desde el primer vistazo. Nuestra unidad de pruebas luce un atractivo color blanco sólido, que aporta gran empaque al modelo, sobre todo en combinación con las llantas de 21 pulgadas y el resto de aditamentos aerodinámicos específicos de esta versión, como los estribos laterales o el alerón trasero con perfil de doble ala.
Ya en el interior, el Cayenne GTS nos recibe con materiales de primera calidad, como el cuero de su tapicería (de serie en este acabado) y con un cockpit que no deja indiferente, donde la inscripción GTS en el reloj central de cuentarevoluciones nos recuerda que no estamos sentados en un Cayenne normal. Un rugido ronco, que proviene casi exclusivamente de la parte final de los escapes, nos indica que los 420 CV del nuevo Cayenne están listos para comenzar la marcha.
En carretera y autovía, el Cayenne GTS se muestra tan poderoso como suave, sobre todo si llevamos el indicador de la dureza de la suspensión en la posición Confort. De las tres posiciones disponibles de la suspensión neumática con sistema activo variable PASM (Porsche Active Suspension Management), que son confort, normal y sport, sin duda la más indicada para el uso normal, es la confort. En esta posición se garantiza un viaje cómodo, a la vez que se evita cualquier oscilación innecesaria de la carrocería, manteniendo a pesar de ser la opción más cómoda, un evidente tacto deportivo en la conducción.

cayennegtsfrontal_x_eacff16e109d6207c04b8962f.jpg

Abandonar la autopista y las carreteras principales en otros vehículos de tipo SUV de este tamaño y potencia es como sacarlos de su medio natural, pero en el caso del Cayenne GTS, esto es sinónimo de diversión. Nos apresuramos a seleccionar el modo sport y a poner el cambio Tiptronic en posición secuencial para adentrarnos en una revirada carretera de montaña. Las 8 velocidades con que cuenta el nuevo cambio, junto con el sistema Porsche Traction Management y una dirección que por su precisión nos transmite confianza en todo momento, hacen que conducir rápido por una carretera como esta sea un juego de niños con este coche. El funcionamiento del cambio Tiptronic de 8 velocidades es rápido y preciso
Nos ha encantado como empuja el motor, el rugido de sus 420 CV y como se transmiten a la calzada, como se inscribe el coche en la curva con la misma facilidad que si se tratase de un pequeño deportivo, y por supuesto, lo efectivos que resultan sus frenos, capaces de detener el Cayenne GTS con seguridad en unas distancias realmente cortas. Las sensaciones que nos aporta el coche, la agilidad y agarre que transmite en cada curva, su chasis deportivo y el tacto de la dirección, nos invitan a circular cada vez más rápido, llegando casi a olvidar por completo una realidad que nos cuesta tener presente, y es que conducimos un SUV de casi 2.300 kg.

Antes de que nos demos cuenta, nuestro periplo por carretera de montaña ha terminado, y nos dirigimos de nuevo por autopista al punto de partida de la prueba. Es el momento de seleccionar de nuevo el modo más confortable de la suspensión, y de disfrutar de un viaje tranquilo en un coche espacioso, lujoso y cómodo. Solo nos quedan unos pocos kilómetros por ciudad y nuestra aventura con el Cayenne más deportivo que ha pasado por nuestras manos habrá terminado. El consumo durante la prueba no ha sido bajo, pues hemos hecho una conducción deportiva que lo ha impedido, pero medidas como el Star-Stop (uno de los más rápidos y agradables que hemos probado hasta la fecha) consiguen que el Cayenne GTS homologue solo 0,2 litros más que su hermano el Cayenne S. A cambio tenemos en nuestras manos un auténtico SUV deportivo, un Cayenne que no quiere renunciar a la deportividad de los coupes más exclusivos de Porsche, ni a la versatilidad de quien necesita un coche alto con tracción total y capaz de transportar a toda la familia.