Porsche Cayenne Edition 3: Con maletas y reloj de pulsera

a fondo Porsche Cayenne Edition 3 1
Enrique Marco26 mar 2009
El Cayenne GTS Design Edition 3 toma como punto de partida el Cayenne GTS y le añade una serie de elementos extra y una pintura inédita e identificativa.
Con maletas y reloj de pulsera
Como marca exclusiva que es, Porsche acostumbra a lanzar versiones todavía más exquisitas de casi todos sus modelos. Ahora le toca el turno al Cayenne GTS Design Edition 3, que toma como punto de partida el Cayenne GTS y le añade una serie de elementos extra y una pintura inédita e identificativa. Por añadir cosas, con el precio (105.264 euros) incluye incluso un juego de cuatro elegantes maletas y un cronógrafo automático Tipo P6612 con caja de titanio.
Para justificar los 15.000 euros de más que cuesta respecto al modelo del cual deriva, Porsche equipa a este Cayenne con unos cuantos detalles que lo hacen único (además de “regalar” las maletas y el reloj). Lo primero que llama la atención es la pintura de su carrocería, en un color “gris lava metalizado” combinado con unas franjas negras en los laterales y en el capó. Tampoco pasan desapercibidas las llantas de 21 pulgadas a juego con la tonalidad del coche.
Este Cayenne GTS Design Edition 3 –cuya producción está limitada a mil unidades numeradas- viene de serie con los cristales tintados (el trasero y las ventanillas traseras), faros bi-xenón y un alerón de techo con doble perfil de ala. La tapicería es de cuero negro y los asientos de corte deportivo con unos reposacabezas con el escudo de Porsche en relieve. Asimismo, el equipo de sonido es un Bose de 14 altavoces y 410 w de potencia.
Por lo demás, la mecánica es idéntica a la del reciente Cayenne GTS, aunque para esta serie limitada de mil unidades del Design Edition 3 se ha elegido el cambio Tiptronic S de seis velocidades. De este modo, con el motor V8 atmosférico de 4,8 litros, 405 cv de potencia y 500 Nm de par, este SUV deportivo es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y de alcanzar 251 km/h. Sin duda alguna, un vehículo destinado a los más caprichos.