Porsche 918 Spyder: A 320 km/h con 3 l/100 km

a fondo Porsche 918 Spyder 1
Enrique Marco02 mar 2010
El 918 Spyder es un biplaza con motor V8 de 3,4 litros colocado en posición central. Además, cuenta con otros dos motores eléctricos, uno para cada eje.
A 320 km/h con 3 l/100 km
No es que en el momento de circular a 320 km/h el nuevo Porsche sólo gaste 3 l/100 km de media; pero sí es cierto que, gracias a sus diferentes modos de funcionamiento que brindan los dos motores eléctricos y el V8 convencional, el 918 Spyder es capaz, tanto de ofrecer unas prestaciones de auténtico superdeportivo en ciertos momentos como de necesitar menos combustible que el utilitario más ahorrador en algunas ocasiones. Por ahora estamos hablando de un prototipo, pero está claro que Porsche también trabaja con empeño en el desarrollo de tecnologías más limpias. De hecho, en el Salón de Ginebra presenta otros dos modelos híbridos ya listos para vender, un 911 de competición y el nuevo Cayenne S Hybrid.
El 918 Spyder es un biplaza con motor V8 de 3,4 litros colocado en posición central. Además, cuenta con otros dos motores eléctricos, uno para cada eje. El de gasolina cuenta con unos 500 cv y los dos eléctricos suman 218 cv; de modo que más de 700 cv empujan a este 918 Spyder a una velocidad endiablada. Porsche asegura que este prototipo híbrido alcanza los 320 km/h y que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos; mientras que en los modos de funcionamiento más económicos es capaz de emitir sólo 70 g/km de CO2 y consumir 3 l/100 km.
Con una carrocería construida en fibra de carbono, apoyada por materiales como el magnesio o el aluminio, el 918 Spyder pesa 1.490 kilos. Su cambio de marchas es el eficaz PDK de siete velocidades, y para el suministro de los dos motores eléctricos cuenta con unas baterías de iones de litio colocadas tras el asiento del copiloto, las cuales pueden ser cargadas a través de la red eléctrica convencional.
Cuatro modos de funcionamiento ofrece este coche. El modo E-drive le permite circular sólo con los motores eléctricos, aunque las prestaciones son limitadas y la autonomía de 25 kilómetros. En modo Hybrid se utilizan ambos sistemas de propulsión, aunque primando el ahorro de gasolina. Ya el modo Sport Hybrid está más enfocado a las prestaciones, y la mayor parte de la fuerza va a las ruedas posteriores. El más radical es el modo Race Hybrid, el cual utiliza a tope el motor V8 de 500 cv y suministra una potencia eléctrica adicional de 218 cv para conseguir fulgurantes aceleraciones o adelantamientos.