Porsche 911 GT3 RSR 2012: El último 997 cuesta 498.000

a fondo Porsche 911 GT3 RSR 2012 1
Enrique Marco10 nov 2011
No es una versión cualquiera, es la más evolucionada de las de competición. Porsche se despide así se su gama 911 997 para dar la bienvenida en pocos días a la nueva generación de su mítico deportivo
LANZAMIENTO
Cuando apenas faltan unos días para el lanzamiento del nuevo Porsche 911 (generación 991), la marca de Stuttgart nos sorprende con el último pepino de la ya veterana gama 911 actual (generación 997). No es un modelo de calle más como el último 911 Carrera 4 GTS, sino un bólido de competición del más alto nivel destinado a la temporada 2012 y según la normativa FIA para competir en las 24 Horas de Le Mans, en el Campeonato del Mundo de Resistencia, en las Le Mans Series, en las American Le Mans Series o en el Internacional GT Open entre otros certámenes.
Esta última realización del 911 (997) ya está a la venta por 498.000 euros más los impuestos que imponga cada país. Las primeras unidades de esta bestia comenzarán a entregarse en enero a las escuderías de clientes de todo el mundo que lo soliciten.
Como los apasionados a la competición y los enamorados del 911 sabrán, Porsche ya había realizado anteriores versiones con las siglas RSR (911 GT3 RSR de 2009). Lo malo de estos coches es que la FIA impone unas normas tan restrictivas en cuanto a los sistemas de admisión, que la potencia que desarrollan es menor que las de los modelos de calle, a los que nadie pide restricciones. Muchos recordarán la serie limitada de la que hablamos hace sólo unos meses, la del GT3 RS 4.0 homologado para circular por carretera. Ese modelo con el motor boxer 4.0 de seis cilindros atmosférico daba nada menos que 500 cv, y con ese mismo motor pero con las restricciones obligatorias por reglamento para participar en los campeonatos internaciones, nuestro protagonista de hoy pierde 40 cv para quedarse en 460 cv.El modelo de competición tiene 40 cv menos que el de calle, pero es mucho más rápido en circuito
Ahora bien, que nadie piense que el modelo de competición (por el que hay que pagar más de 500.000 euros) va a ser más lento que el de calle (que cuesta 200.000 euros); pues los carísimos componentes de competición que lleva el RSR le hacen mucho más rápido en circuito, además de su notable disminución de peso. Destaca en este modelo de carreras la caja de cambios secuencial de seis marchas con levas tras el volante, los neumáticos más grandes (310 mm de ancho los traseros) montados sobre llantas mayores o la elaboradísima carrocería aerodinámica (más ancha que la del anterior RSR). Sin duda alguna, este 911 GT3 RSR es uno de los bólidos de competición más competitivos y deseados del mundo.