Porsche 911 GT2: 530 cv de placer

Enrique Marco18 jul 2007
Una versión exclusiva del mítico deportivo alemán que acelera de 0 a 100 en 3,7 segundos y alcanza los 329 km/h de velocidad máxima. El precio a pagar por este modelo, que establece récord de potencia entre los 911, es de 200.000 €.
530 cv de placer
Conducir un Porsche siempre es un placer, si se trata del mítico 911 el gozo aumenta, y si dentro de los 911 se escoge el más potente todavía se disfruta más; pero si de lo que se trata es de una “versión especial” la experiencia puede ser mágica. Esa magia es la que podrán sentir los afortunados que a partir de noviembre de 2007 dispongan de 200.000 euros (precio aproximado para España) para invertir en un coche tan exclusivo como este Porsche 911 GT2.

a fondo Porsche 911 GT2 1

Tomando como base el 911 Turbo, la versión GT2 incrementa la potencia en 50 cv, hasta llegar a los 530 cv. Pero si el aumento de potencia es significativo, más lo es todavía la reducción de peso, que llega casi a los 150 kilos de disminución, para dar en la báscula el 911 GT2 unos escasos 1.440 kilos. La otra gran diferencia entre el GT2 y el Turbo es la tracción, pues mientras el Turbo es un tracción integral el GT2 es propulsión trasera. En cuanto al cambio de marchas, esta exclusiva versión sólo admite el manual de seis velocidades.
Estéticamente se diferencia más que nada por las mayores y diferentes entradas de aire, así como por un alerón y salidas de escape de distinto diseño. En el interior un volante y pomo de piel vuelta dan ese toque todavía más deportivo. Pero si estéticamente los cambios no son muy numerosos, técnicamente sí. En parte porque emplea nuevos ajustes u órganos modificados; y en parte porque incluye de serie elementos que en otros 911 son extras. Por ejemplo en el GT2 son de serie los frenos cerámicos PCCB (que además de resistir mejor la fatiga reducen el peso unos 20 kilos) y el programa de suspensión activa PASM. Los neumáticos estándar son unos 235/35 ZR 19 en el tren delantero y unos imponentes 325/30 ZR 19 en el trasero.
Con retoques en el escape, admisión y turbos se logra ese incremento de potencia hasta llegar a 530 cv. El par motor es de 680 Nm entre 2.200 y 4.500 rpm mantenidos constantemente. Decimos mantenidos constantemente porque 680 Nm es exactamente la misma cifra que ya daba el 911 Turbo, pero sólo durante 10 segundos gracias a la función “overboost”, mientras que el 911 GT2 puede estar generando esos 680 Nm todo el tiempo que sea necesario. De este modo, las cifras del GT2 son mejores que las de sus hermanos 911 Turbo y 911 GT3 RS, así como las de sus máximos rivales (Ferrari F430, Lamborghini Gallardo o Aston Martin Vanquish S entre otros), ya que los 3,7 segundos que marca en aceleración de 0 a 100 km/h y los 329 km/h de velocidad máxima no están al alcance de casi ningún otro vehículo.
Curiosamente, respecto al 911 Turbo el GT2 reduce el consumo hasta los 12,5 l/100 km (0,3 l/100 km menos), algo que se comprende si nos fijamos en la notable reducción de peso y la eliminación de la tracción total. Con estos datos de potencia y prestaciones, el GT2 establece un nuevo récord entre los 911 de producción construidos hasta la fecha.