Porsche 911 Carrera Cup: Sólo para circuitos

Diego Zotes10 oct 2004
Esta es la primera versión creada para la competición del porsche 911 serie 997. Las evocadoras líneas del modelo de serie adquieren en este caso una atractiva agresividad, pero lo más importante se ha realizado bajo la piel de fibra de carbono.
Inicio
EN MARZO, A LOS CIRCUITOS

a fondo Porsche 911 Carrera Cup 1

Ultimamente la cosa va de presentaciones de coches de carreras. Si esta misma semana os mostrábamos el “aparato” estrella de las World Series by Renault, el Megane Trophy, ahora le toca el turno al Porsche Carrera Cup, variante de competición que se presenta sólo tres meses después del lanzamiento de la nueva generación del mítico Porche 911 (serie 997). El nuevo Porsche 911 Carrera Cup estará listo para competir a partir de marzo de 2005, y además de la Porsche Cup podrá ser alienado en los campeonatos de GT.
  A la hora de construir la última evolución del Carrera Cup se tuvieron tres prioridades: dotarle de una elevada carga aerodinámica, reducir el peso todo lo posible, y refrigerar el motor muy bien. Para el tema aerodinámico se construyó el enorme alerón de fibra de carbono que se puede ver en las fotos. Este es 60 mm más ancho y 35 mm más alto que el del anterior Carrera Cup (996). También en el spoiler delantero se cuenta ahora con ajustes en los pasos de rueda, que aumentan la carga aerodinámica un 40%.
En el aspecto de la reducción de peso, las puertas, las aletas y el paragolpes trasero son de fibra de carbono; y los cristales de las ventanillas y luneta trasera de plástico. Equipa un solo asiento tipo backet, se han eliminado todos los aislamientos acústicos, y el cableado ha sido diseñado especialmente. Así las cosas, con todos los líquidos llenos excepto el depósito de combustible el peso del Porsche 911 Carrera Cup es de 1.150 kilos. Por último, para suministrar "respiro" al motor se ha dispuesto un colector de aire situado bajo el alerón trasero.
La suspensión no difiere mucho de la del vehículo de serie, pero en el Cup tiene una mayor rigidez para aumentar la precisión y la dinámica de conducción. Destaca el equipo de frenos, pues se monta el sistema PCCB de discos cerámicos, con los cuales se mejora la respuesta, la resistencia a la fatiga, y la duración de los componentes. Además evitan 20 kilos de masa no suspendida, lo que beneficia notablemente a la agilidad. No equipa ABS (en los campeonatos GT no suele estar permitido), y la distribución de la fuerza de frenado se puede graduar desde la cabina.
Y vayamos por fin al motor y cambio. Se parte del conocido 3,6 litros boxer, pero desde sus entrañas está modificado: pistones forjados, bielas de titanio, supresión del amortiguador de vibraciones… todo ello para que el motor suba más rápido de vueltas. Y vaya si sube, en concreto hasta las 8,200 rpm. De esta forma se obtiene una potencia de 400 cv a 7.300 rpm y un par máximo de 400 Nm a 6.500 rpm. Por su parte, el cambio permite pasar de una marcha a otra superior con el acelerador a fondo y sin embrague, ya que estamos ante un secuencial de seis velocidades. Los desarrollos del cambio son mucho más cortos, por lo que la velocidad máxima del nuevo Carrera Cup se queda en “sólo” 272 km/h.
Enrique Marco, Autocity
7 de Octubre de 2004