Polo GTI vs Colt CZT: Ahorrar o correr: Gasolina

Car & Driver06 sep 2006
Durante la prueba, hemos advertido que la gente vuelve la cabeza cuando ve pasar estos dos juguetes de 150 caballos. Y mucho nos tememos que la autoridad también se fijará en ellos, aunque se los cruce a velocidades legales.
Ahorra o correr: Gasolina
Durante la prueba, hemos advertido que la gente vuelve la cabeza cuando ve pasar estos dos juguetes de 150 caballos. Y mucho nos tememos que la autoridad también se fijará en ellos, aunque se los cruce a velocidades legales. Es el precio a pagar por lucirse con unos topes de gama así de llamativos.

a fondo :: Polo GTI vs Colt CZT 1

Poco de eso puede importar cuando, por fortuna, el mercado aún ofrece recortados utilitarios llenos de calorías, como esta pareja de recientes apariciones. El último en realizar su aparición se ha hecho esperar de lo lindo. Y es que nunca antes había existido un Volkswagen Polo así de potente y capaz.
La combinación del noble bastidor del Polo con el eterno motor 1.8 turbo de 20 válvulas ha dado como resultado un coche ideal para viajar a cruceros comedidos. Sobrado de potencia en la parte media, tiene una reserva de fuerza tan evidente, que se hace imprescindible el control de crucero para mantenerlo a raya. De lo contrario, es fácil rodar ‘a punta de gas’ muy por encima de los 140 kilómetros por hora, circunstancia que, por cierto, incrementa el consumo muy por encima del Colt turbo… que no es especialmente parco en gasolina.
Si no fuera porque su habitabilidad interior es netamente inferior, el Polo GTI podría ‘merendarse’ las ventas de su hermano mayor, el Golf GTI. Pero es que en Mitsubishi no hay forma de imitar al Lancer Evo si no es con el pequeño Colt, más explosivo que el Polo y tan exigente a ritmos fuertes como un coche de carreras.

a fondo :: Polo GTI vs Colt CZT 2

En aceleraciones van parejos, pero es que hay que subirse en el CZT para admirar cómo recupera de 80 a 120 y de 100 a 160: espectacular. Excelente en prestación pura, al Colt sólo le faltan unos pocos atributos dinámicos para coronarse como el rey de la diversión. Primero, una dirección más rápida para cambiar sus masas con rapidez cuando se encadenan giros cerrados. Y segundo, unas estabilizadoras más gruesas que contengan el balanceo de la carrocería en curva.
Rápidos y ‘pintones’, hacen de pinza por precio al resto de la competencia. El Colt sale más económico con una dotación de seguridad mayor, mientras que el Polo se cotiza como un GTI ‘al peso’. Por cierto que, como el primero, puede pedirse con carrocería de cinco puertas.