Peugeot RCZ 2013: El felino con más garra

gen_rep_rcz__407619c1385f0c4036bf5b70f.jpg
Diego Zotes15 mar 2013
Nos ponemos al volante de uno de los coupés deportivos más atractivos, además con unos precios bastante comerciales. Se trata de la segunda generación del Peugeot RCZ que se presenta con un diseño tan agresivo y dinámico como el anterior aunque con una imagen general más refinada y mayor equipamiento.
En un año de gran prosperidad para la marca francesa Peugeot, en el que prevén lanzar cantidad de novedades durante este 2013, como el nuevo crossover urbano 2008, el nuevo 208 GTI y más restylings de modelos ya conocidos, llega para comenzar el año con buen pie la versión renovada del coupé deportivo RCZ, cuya primera generación emergió en 2010, se produjeron más de 50.000 unidades en todo el mundo y le dio a Peugeot un deportivo de pura raza. Aporta más exclusividad y transmite sensaciones de mayor lujo, presentando una increíble dualidad entre deportivo y elegante, sugiriendo potencia con su diseño aún más fluido.
Para esta nueva generación, el cliente podrá personalizar su RCZ al gusto, mediante una amplísima gama de colores y materiales exteriores e interiores con nuevas versiones exclusivas y nuevas tapicerías y guarnecidos, lo justo cuando se trata de un coche que resulta pura emoción tanto al verlo como al pilotarlo. De hecho, el colofón de esta exclusividad se va a plasmar para final de año con la llegada de la excitante versión más deportiva RCZ-R que entregará 260 cv de potencia.
Con estos mínimos cambios quiere plantar cara a su competencia más feroz, que encontramos en los también atractivos y deportivos Volkswagen Scirocco, BMW Serie 1, el nuevo y esperado Audi TT que llegará en breve o los mellizos Toyota GT86 y Subaru BRZ.El nuevo Peugeot RCZ 2013 destaca por un diseño más refinado gracias a una doble parrilla frontal con led´s diurnos integrados
Diseño felino
Lo primero que encontramos de nuevo en el RCZ de 2013 es un nuevo frontal con una personalidad mucho más elegante racionalizando su radicalidad, que integra el nuevo anagrama del león, una parrilla dividida en dos piezas más refinada, que integra las innovadoras luces de led de iluminación diurna. Los faros traseros ahora incorporan led´s simulando una iluminación permanente. El impresionante diseño se corona con todo un repertorio de llantas de 18 y de 19 pulgadas, éstas últimas nuevas con radios triples pudiendo ser cromadas o bicolor plata y negro.
El RCZ siempre ha destacado por brindar la combinación de dos colores entre la carrocería y los arcos, que ahora pueden ser además de cromados o color arena como siempre, pintados en un intrigante negro mate. Además se le puede dotar de pegatinas o stickers racing, como una tira longitudinal central por toda la carrocería del frente a la zaga, la misma línea desviada del centro hacia la derecha o unas atractivas líneas laterales que recorren las puertas. Se puede optar por el nuevo Black Pack exterior que opta por el negro para los junquillos cromados de la parrilla, las pinzas de freno negras, los retrovisores exteriores negros y la posibilidad de elegir llantas en color negro mate.
La filosofía de diseño de 'caja' del viejo Panda está muy presente, aunque con detalles minimalistas al estilo 500
El interior del nuevo RCZ no experimenta grandes cambios, salvo matices en los guarnecidos y en la tapicería de los asientos. El habitáculo rezuma un exquisito ambiente deportivo para piloto y copiloto. El salpicadero está forrado íntegramente en un material blando al tacto símil piel, así como otros materiales evolucionan para aumentar el valor visual, como las inserciones en cuero en los guarnecidos de las puertas a juego con la opción de asientos realizados en cuero o el combinado alcántara y cuero, el pomo de la palanca de cambios coronada en negro lacado o nuevos detalles en aluminio en el frente del salpicadero.
A pesar de sus 2+2 plazas, las traseras muy escuetas, resulta un coche muy práctico para el día a día de dos pasajeros, brindando un espacio de maletero realmente destacable con 384 litros de capacidad, más unos 30 litros bajo el piso, y pudiendo alcanzar definitivamente hasta 760 litros cuando se abaten los respaldos de los asientos traseros.Otra de las novedades del nuevo RCZ es la ampliación del equipamiento de serie y opcional disponible
Para esta versión 2013 otra de las claves es el aumento de equipamiento de serie, como el sistema de control de tracción inteligente integrado con el ESP, ayuda de arranque en pendientes, climatizador bizona, sensores de parking traseros, faros de led, llantas de 18 pulgadas y el sistema Peugeot Connect de socorro. Nuevo es el limpiaparabrisas acústico y el Pack Visibilidad, con encendido automático de luces, del limpiaparabrisas, retrovisor antideslumbramiento y luz de bienvenida.
Sorprendentes prestaciones y consumos
El RCZ anterior ya destacaba por un peso contenido, gracias a su carrocería pequeña y ligera, y por una aerodinámica muy eficiente gracias a su silueta deportiva. Y las prestaciones más gratificantes se consiguen mediante la combinación con unos motores que ya movían al anterior, dos motores con tres escalas de potencia.
El primero es un motor de gasolina de 1.6 turbo THP de origen BMW que entrega dos escalas de potencia, una de 156 cv y otra de 200 cv, ambas con un comportamiento realmente divertido y de consumos ajustados (6,4 y 6,7 litros). Ambas se combinan de serie con cambio manual de 6 velocidades mientras que el “pequeño” se puede elegir con cambio automático de 5 relaciones que sube el consumo hasta los 7,3 litros a los 100 km. Por otra parte encontramos un diésel 2.0 HDI FAP 16v con inyección directa por common rail y turbo que rinde 163 cv, se combina con cambio manual de 6 velocidades y consigue unas cifras de prestaciones excelentes combinadas con unos consumos sorprendentes de 5,3 litros a los 100 km.
Con cualquiera de ellos el placer de conducción en carretera, cuanto más virada mejor, está garantizado con un aplomo sorprendente y una agilidad fantástica, llevando al límite unas suspensiones bastante básicas de eje pseudo MacPherson delante y barra de torsión trasera, que cumplen muy bien en carreteras en perfecto estado aunque a alta velocidad en carreteras secundarias se aprecia un leve flaneo. Esto se corrige con su bajo centro de gravedad y vías muy anchas y con la barra de refuerzo extra en el eje delantero en la versión THP de 200 cv. El alerón trasero de serie desplegable automáticamente a velocidades superiores a 120 km/h también pega la carrocería al asfalto. Para disparar la adrenalina de sus pasajeros, la versión THP de 200 cv integra un sistema de ganancia de sonido del motor denominado Sound System, que emite bramido hacia el interior del habitáculo que pone los pelos de punta.
Los precios son:
-RCZ 1.6 THP 155 cv: 28.050 euros
-RCZ 1.6 THP 155 cv automático: 29.950 euros
-RCZ 1.6 THP 200 cv: 31.000 euros
-RCZ 2.0 HDI 160 FAP: 31.000 euros
Todos ellos con el Plan PIVE y financiando con la marca se pueden adquirir con un descuento de 3.550 euros, partiendo desde los 24.500 euros.