Peugeot Hoggar: Un buggy bimotor

Diego Zotes03 mar 2003
Los Salones Internacionales del Automóvil no sólo sirven para dar a conocer los próximos modelos de producción, si no también para lanzar atrevidos productos que muestran las señas de identidad de una marca o simplemente para dar rienda suelta a la creatividad de sus diseñadores.
Inicio
EL BUGGY BIMOTOR

a fondo Peugeot Hoggar 1

Los Salones Internacionales del Automóvil no sólo sirven para dar a conocer los próximos modelos de producción, si no también para lanzar atrevidos productos que muestran las señas de identidad de una marca, las modas que en un futuro se podrían imponer, o simplemente para dar rienda suelta a la creatividad de sus diseñadores. En el próximo certamen de este tipo, el de Ginebra (del 6 a 16 de marzo), Peugeot expondrá uno de los prototipos más llamativos, el Hoggar.

a fondo Peugeot Hoggar 2

El Peugeot Hoggar es un buggy cuya principal característica radica en que va propulsado por dos motores diesel, uno colocado en la parte delantera y otro en la trasera. Ambos motores van sincronizados por un mismo pedal de acelerador y una misma caja de cambios secuencial de seis velocidades con mandos en el volante, pero poseen dos depósitos independientes de 80 litros cada uno y el coche puede funcionar con sólo uno de ellos, momento en el pasaría a tener tracción a un sólo eje.
La estructura del Hoggar es de carbono, aunque cada grupo propulsor está anclado en un subchasis tubular que a la vez posee un sistema de suspensión de dobles triángulos superpuestos. Éstos motores son dos unidades turbodiesel de 2,2 litros, de idéntica construcción, que entre ambas generan una potencia que ronda los 360 cv y 800 Nm de par. Es basícamente el grupo propulsor que Peugeot nos presentó en el deportivo RC "diamantes" HDi de 175 cv.
Las medidas de este curioso y espectacular buggy son de 3,96 metros de largo, 2,00 metros de ancho y 1,49 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2,75 metros. Su peso es de 1.300 kilos. En el diseño de este biplaza se ha tenido en cuenta el hábitat al que pertenece, y según sus creadores, "tiene la imagen de un animal encogido, preparado para saltar de duna a duna". Por lo demás, señas de indentidad de la marca, como los rasgos felinos; y en el interior materiales como el cuero o el metal son la nota dominante. En definitiva, un devorador de kilómetros que gracias a su curioso sistema de tracción a las cuatro ruedas mediante dos motores, está capacitado para rodar por los terrenos más hostiles.
Enrique Marco, Autocity.
3 Marzo 2003.