Peugeot alcanza un nuevo acuerdo de cooperación con Toyota en Europa:

Peugeot alcanza un nuevo acuerdo de cooperación con Toyota en Europa 1
Agencia EFE23 jul 2012
El fabricante automovilístico francés Peugeot PSA Citröen informó hoy de que ha alcanzado un nuevo acuerdo de cooperación con el japonés Toyota mediante el cual el grupo galo le producirá vehículos comerciales que se venderán en Europa bajo la marca nipona.

El acuerdo prevé en una primera fase, a partir del segundo trimestre de 2013, la fabricación de furgonetas de tamaño medio derivadas de la gama existente Peugeot Expert y Citroën Jumpy, y contempla igualmente colaborar hasta 2020 en la próxima generación de vehículos fabricados por el francés.

'Aliando nuestras fuerzas a las de PSA Peugeot Citröen ofrecemos una buena solución a nuestros clientes, tras el reciente cese de la comercialización de nuestro modelo Hiace', indicó en el comunicado el presidente director general de Toyota Motor en Europa, Didier Leroy.

La nota no precisa la fábrica en la que se llevará a cabo la producción, pero los medios galos apuntan que podría ser la de Sevelnord, lo que le supone un balón de oxígeno tras el final previsto para 2017 de la colaboración que mantiene con la italiana Fiat respecto a la gama de vehículos industriales que ambos comparten.

No es la primera vez que Toyota y Peugeot entablan un acuerdo de colaboración, ya que el fabricante nipón ya tiene una fábrica conjunta en la localidad checa de Kolin, donde se producen los coches urbanos Toyota Aygo, Citroën C1 y el Peugeot 107.

'Nos alegramos de anunciar la ampliación del perímetro de nuestra fructífera cooperación. Este acuerdo sienta las bases del desarrollo de una nueva generación de utilitarios que ofrecerán a nuestras dos empresas productos competitivos destinados al mercado europeo', indicó desde Peugeot Jean-Christophe Quémard, responsable de programas.

Este anuncio llega además en un momento delicado para al productor galo, que planea eliminar 8.000 empleos en Francia dentro de un plan de reestructuración con el que pretende recuperar la competitividad de la empresa.

La decisión, contestada por los sindicatos y por el Gobierno galo, es consecuencia, según indicó la compañía el pasado 12 de julio, del empeoramiento del mercado europeo en el primer semestre, en el que la producción de Peugeot, 'muy expuesto a Europa del Sur', se ha contraído un 18 %.