Peugeot 607 2.2 HDi: Un cochazo algo lento

Diego Zotes20 nov 2001
Peugeot llega con el 607 a un segmento dominado por los alemanes. Para triunfar emplea virtudes muy francesas como suavidad, confort y diseño... Aunque peca de un buen motor agobiado por las expectativas actuales del cliente de las grandes berlinas diesel.
Inicio
AMPLIO Y ELEGANTE PERO JUSTO DE POTENCIA

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 1

Las limitaciones de PSA se muestran esencialmente en cuanto a la disponibilidad de motores suficientemente potentes como cabe esperar en berlinas que superan los seis millones de pesetas. Esto es lo que sucede con nuestro protagonista. El motor HDi de 2.2 litros y 136 caballos de potencia ofrece un excelente rendimiento, bajo consumo y suavidad, pero nada tiene que hacer si se plantea su ubicación en el mercado como la única opción disponible con este combustible en la gama. Frente a sus rivales naturales (BMW 520d, Audi A6 TDi 130...) no tiene que temer ni que envidiar: buenas prestaciones, excelente consumo...
Pero carece de respuesta para quien demande un 607 diesel dotado de forma similar a los BMW 525d (163 cv), o Audi A6 TDi (155 cv). Se quiera o no, la fama que se han fraguado las berlinas germanas, más allá de razones subjetivas, ha podido sustentarse en gamas de motores que satisfacen las expectativas de los clientes más exigentes. Esta es la asignatura pendiente de un coche que por lo demás es de los más cómodos y habitables, posee excelentes acabados y cuenta con un comportamiento más torpe que los tracción trasera de la categoría, pero muy suave, estable y fácil de llevar.

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 2

El precio no resulta tampoco especialmente atractivo, situándose en línea con los rivales alemanes pero ofreciendo a cambio un equipamiento de serie más amplio; argumento que justifica también el coste de la versión "Pack", la que tuvimos ocasión de probar, y cuyo coste es tan alto como su refinamiento.
Carlos Lera, Autocity.
20 de Noviembre de 2001.
Equipamiento y Comodidad
EQUIPAMIENTO Y COMODIDAD

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 3

Es una delicia viajar a bordo del abanderado de la marca del león. Con unos buenos acabados, aunque con algún que otro desajuste (en el elevalunas de la doble ventanilla de nuestra unidad por ejemplo), y un equipamiento de primera, la comodidad es su cualidad más apreciable.
La habitabilidad es excepcional, aunque no sorprendente dadas sus magnas dimensiones. Las plazas delanteras trasmiten sensación de amplitud y las traseras son mucho más cómodas, especialmente para tres ocupantes, si comparamos el 607 con competidores alemanes. En una mirada más atenta se descubren multitud de huecos portaobjetos y una guantera con posibilidad de refrigeración.

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 4

El interior está presidido por el buen gusto, combinando materiales de calidad con incrustaciones de madera. El equipamiento es muy completo y conformaba una larga lista en la unidad de pruebas con acabado "Pack", que incluye elementos como lavafaros, avisador acústico de aparcamiento, tapicería de cuero, cortina parasol trasera eléctrica o retrovisores que se pliegan con un mecanismo eléctrico.
Hay otros elementos, aparte de un completo ordenador de abordo, que también aportan su granito de distinción; conexión automática de luces, detectores de presión baja en las ruedas o programador de velocidad. Realmente son todos ellos detalles, algunos de más utilidad que otros, que un coche elitista debe incorporar.
La climatización independiente para conductor y pasajero, de fácil manejo, se encargan de hacer la vida más confortable a bordo si cabe. En materia de seguridad dispone de cuatro airbags. Como extras sólo podemos elegir el sistema de navegación y los asientos térmicos delanteros y traseros a un precio de 1.660,00 (276.201 pesetas) y 460,00 (76.538 ptas) respectivamente.
El maletero sorprende su extraordinaria capacidad, superior a lo que ofrecen sus competidores gracias a sus 601 litros, y además cuenta con una regularidad de volúmenes incomparable gracias a su concepción de tracción delantera que otorga formas sencillas en el cofre. Además la boca de carga es muy baja, y aunque no aproveche completamente la posibilidad de apertura en anchura tampoco lo hacen sus rivales de categoría (ni resulta realmente necesario dadas las dimensiones del capó).
En Marcha
EN MARCHA

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 5

La insonorización de los ruidos mecánicos es irreprochable, y el motor diesel de 2.2 litros apenas se escucha desde el interior. Todos los mandos responden con una suavidad extraordinaria, con un tacto al que por la cada vez más fuerte hegemonía de los coches germanos en esta categoría estábamos empezando a olvidar.
Desde la pulsación de un botón en el climatizador, o el accionamiento de los intermitentes; hasta un cambio de marchas, o el movimiento del volante, cualquier intervención del conductor en el vehículo es gratamente admitida. Este carácter invita al sosiego, pero no tiene porqué hacer dudar de las cualidades dinámicas del 607. Sin embargo debe quedar claro que en ciudad y zonas de curvas su déficit en agilidad es patente, destacando negativamente en esto frente a rivales con tracción trasera.

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 6

El empleo de la trasmisión frontal en un coche con 2,8 metros de batalla tiene sus inconvenientes, pero para conductores provenientes de coches más pequeños con este tipo de tracción puede suponer una conducción más fácil y predecible. En cualquier caso la estabilidad es irreprochable, aunque las elevadas masas y la suspensión eminentemente cómoda limitan la velocidad de paso por curvas.
La suavidad no debe verse traicionada por un ritmo demasiado elevado para poder disfrutar relajadamente, pero si es necesario se puede intentar sacar todo lo que permiten los 136 caballos del HDi. Este motor es un poco escaso para lo que se espera de un diesel de última generación a la altura de una gran berlina. Además con el agravante de ser la única opción diesel de la gama, y a su vez la más potente de PSA. No cabe duda que los frutos del acuerdo con Ford para realizar de forma conjunta motores diesel deben estarse esperando en los concesionarios, pues la competencia casi al completo posee motores con mayor "pedigree" y rendimiento, siendo necesario un seis cilindros que haga las veces de buque insignia y deje a este motor medirse con los de su tamaño, o sea, las versiones diesel de acceso a la gama alta.
El consumo es realmente bajo, y en esto sí que actúa de forma positiva el tamaño relativamente pequeño del motor. La cifra media resultante de nuestra prueba estaba algo lejos de la anunciada oficialmente, pero no mucho: 7,2 litros cada 100 kilómetros en vez de los 6,7 homologados, lo que nos dejó gratamente sorprendidos en un circuito en el que incluimos algunos kilómetros a buen ritmo por autopista. La autonomía en estas circunstancias se extiende hasta más de 1.100 kilómetros.
Galería Fotográfica I
GALERIA FOTOGRAFICA

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 7

 

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 8

Galería Fotográfica II
GALERIA FOTOGRAFICA

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 9

 

a fondo :: Peugeot 607 2.2 HDi 10