Peugeot 308 GTI by Peugeot Sport: Radical, eficaz y muy divertido

gen_rep_peugeot__gti_a570ebd7b9dc976b21489aa4c.jpg
Diego Zotes26 oct 2015
El circuito del Jarama de Madrid es el lugar donde más se puede disfrutar el nuevo Peugeot 308 GTI by Peugeot Sport, gracias a un espectacular motor de 1.6 litros THP de 270 cv con cambio de 6 velocidades que entrega la fuerza al eje delantero con diferencial de deslizamiento limitado Torsen. ¡Impresionante!
Peugeot nos ha llevado al Circuito del Jarama de Madrid para presentarnos su arma definitiva para el segmento compacto. El esperado 308 GTI, desarrollado mano a mano con los ingenieros de su filial Peugeot Sport, quiere reflejar el histórico espíritu de competición y más deportivo de la marca gala.
Para ello han retomado el concepto del coupé RCZ-R de altas prestaciones, dotando al nuevo 308, ya de base con una conducción muy dinámica y ágil, del mismo motor 1.6 litros THP S&S con 270 cv en su corazón, transformándolo en una auténtico monstruo de triturar cronómetros vuelta a vuelta en un circuito. Estas cifras muestran una excelente relación peso/potencia récord en el segmento de 4,46 kg/cv, gracias a sus escasos 1.250 kilos de peso total, con lo que acelera hasta los 100 km/h en sólo 6 segundos y alcanza cómodamente los 250 km/h.
Pero a pesar del eficaz chasis que ostenta el nuevo 308, esta versión GTI nada tiene que ver con aquel. Todo se ha optimizado en su chasis y bastidor para brindar las sensaciones más sorprendentes al volante y conseguir la mayor eficacia en conducción deportiva. Cada componente ha sido independientemente mejorado. En el eje delantero han sustituido la estabilizadora por una más ancha de 21 mm hueca más resistente y que aporta más rigidez, como también lo aportan los nuevos triángulos de suspensión. Detrás se mejora la rigidez vertical y longitudinal, mediante la nueva barra de torsión. Ambos ejes varían las caídas de las ruedas para hacerlo más estable a alta velocidad. Ruedas por cierto, que están compuestas por llantas de 18 y 19 pulgadas aligeradas con neumáticos muy deportivos.Existen dos versiones, la más deportiva con 270 cv y una más descafeinada con 250 cv y 2.500 euros más económica
Peugeot comercializa dos versiones de su 308 GTI. La más extrema por 32.400 euros, con 270 cv de potencia, diferencial de deslizamiento limitado Torsen en el eje delantero, llantas de 19 pulgadas más ligeras con neumáticos Michelin Super Sport y un sistema de frenos de comportamiento excepcional, delante con discos de freno de 380 mm mordidos por pinzas de la marca Halcón firmadas por Peugeot Sport con 4 pistones  y detrás con discos de 280 mm.
Por su parte la variante menos competitiva del 308 GTI, también 2.500 euros más barata, alcanza los 100 km/h en sólo 6,2 segundos gracias a sus 250 cv de potencia, prescindiendo eso sí del diferencial delantero Torsen y de la pintura bitono Rojo Ultimate con el Negro Perla nera para la zona trasera, así como optando por llantas de 18 pulgadas y por un equipo de frenos más comedido.
A nivel diseño exterior, salvo por los colores disponibles para cada versión del 308 GTI apenas se diferencian, con un look mucho más agresivo que cualquiera de sus hermanos de gama. Rápidamente se aprecia que estamos ante un GTI por la carrocería pegada al suelo y por unas llantas que prácticamente llenan el espacio del paso de rueda y dejan ver las pinzas rojas de freno a través. En su conjunto destaca principalmente la zona trasera, protagonizada por un doble sistema de escape con grandes salidas cromadas a los lados que enmarcan el difusor central y el discreto spoiler sobre la luneta.
El interior, como buena versión deportiva, presume de unos asientos de tipo bacquet de la mayor calidad y sujeción, realizados en piel y alcántara, que acomodan al piloto y a sus acompañantes y les permiten disfrutar del intuitivo y ergonómico i-cockpit con todos los mandos al alcance de la mano. La mayor manejabilidad se garantiza con el pequeño volante típico de la marca y un cuadro de mandos elevado por encima de él que muestra todos los datos relevantes. En el centro del túnel central, tras la palanca del cambio manual de 6 velocidades con detalles en rojo encontramos el botón Sport que transforma por completo el comportamiento del coche y lo adapta a la conducción deportiva, incluso por circuito. En esta caso actúa sobre la capacidad de reacción del acelerador y el sonido del motor, aunque no lo hace como en las versiones más convencionales sobre la suspensión ni la dirección que en cualquier siempre tienen un reglaje deportivo.