Peugeot 308 GT: Más potencia y deportividad

portada_f91ad4e408cb9a80c23f1f897.jpg
Enrique Marco08 sep 2014
La gama 308 de Peugeot se enriquece con la llegada de dos nuevas versiones deportivas y de altas prestaciones. Los 308 GT –con carrocería de compacto y familiar- está disponible con un motor 1.6 THP de 208 cv y cambio manual o un 2.0 BlueHDi y caja automática.
Cuando probamos el nuevo 308 en la presentación internacional que Peugeot organizó en Francia ya nos hicimos eco del buen comportamiento dinámico y de las enormes posibilidades del recién salido compacto de la marca del león. Ahora nos toca informar de la ampliación de su gama, pues las nuevas versiones deportivas GT completarán la oferta tanto del 308 compacto como del 308 SW (familiar) con dos mecánicas de elevada potencia, una diésel de 180 cv y otra de gasolina y 205 cv.
Estéticamente los 308 GT se diferencian del resto de la gama por diferentes elementos. La parte delantera exhibe un león inscrito en la parrilla con tres garras horizontales, mientras que las funciones de iluminación se confían por completo a luces de led y los intermitentes exclusivos distinguen también al 308 GT. Igualmente se distinguen las entradas de aire encargadas de la alimentación del motor. Los retrovisores lacados en negro son otro símbolo de identidad, y los cristales laterales van sobretintados en la parte posterior.

gt_xa_fd0065a16b2566350708bf163.jpg

Otra modificación habitual en estos casos son las ruedas, las cuales cuentan con unas llantas diamantadas de 18” equipadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 3. Bautizadas con el nombre de Diamante, estas ruedas de doble tono son específicas, con brazos “acanalados” con un motivo conseguido mediante un fresado de la superficie. Visto por detrás, el 308 GT destaca por su fuerte presencia debida, esencialmente, a su difusor de color negro lacado y a su decoración de tipo escape doble. La firma GT está presente en la parrilla, el portón trasero y las aletas delanteras. La gama de colores del 308 GT incluye el exclusivo “azul magnético” de las fotos, evocando el azul históricamente asociado a los coches de competición franceses.

gt_xc_ef22e6846515c51b6335be4cd.jpg

En el habitáculo encontramos también una ambientación exclusiva y deportiva, con un techo y unos recubrimientos interiores en las partes altas en color antracita y con pespuntes rojos en los diferentes tejidos, algunos en combinación alcántara (de serie) y otros con el cuero “club nappa” (opcional). Estos pespuntes rojos decoran asimismo el salpicadero, los paneles de las puertas, la funda de la palanca del cambio y las alfombrillas de gama alta.

gt_xb_8b6fdf30e9c059e63ba739377.jpg

Para un máximo placer al volante, el GT explota un chasis con reglajes específicos y va algo más bajo, ya que su distancia al suelo reducida en 7 mm en la parte delantera y en 10 mm detrás. Por otra parte, los trabajos realizados han permitido ahorrar hasta 7 kg gracias, por ejemplo, a la reducción del grosor de las paredes del cárter y la reducción al mínimo imprescindible del uso de componentes auxiliares así como su precisa gestión. También los escapes se han rediseñado y en este 308 GT suenan más. El chasis del 308 GT tiene sus propios reglajes y la carrocería va más pegada al suelo
Pero vayamos a lo más importante en este tipo de coches: las prestaciones. En aceleración de 0 a 100 km/h el 308 GT de gasolina apenas necesita 7,5 segundos. Con el motor 1.6 THP de 205 cv asociado a una caja manual, sólo emite 130 g/km de CO2 y gasta 5,6 l/100 km. El 308 GT diesel confía en la mecánica 2.0 BlueHDi de 180 cv y 400 Nm de par. En ese caso la unidad propulsora de asocia a una caja de cambios automática con mandos en el volante y destaca por obtener unos consumos y unas emisiones muy bajos: 103 g/km de CO2 y 4 l/100 km.
El 308 GT diésel destaca por su elevado par, 400 Nm, y sus bajos consumos, 4 l/100 km