Peterhansel y Barreda toman el mando en un día de naufragios en las dunas:

Peterhansel y Barreda toman el mando en un día de naufragios en las dunas 1
Agencia EFE07 ene 2013
El francés Stéphane Peterhansel y el español Joan Barreda tomaron el mando en el rally Dakar al término de la segunda etapa, en la que todos sus rivales naufragaron por las inhóspitas dunas del desierto peruano.

El Dakar empezaba en serio con una especial de 242 kilómetros por la arena en Pisco. Una etapa del Dakar de toda la vida, con sol, arena y dunas. Todo un reto para la navegación.

Peterhansel se llevó la victoria en la categoría de cuatro ruedas y el español Carlos Sainz sufrió los primeros contratiempos del rally.

El galo tuvo la ventaja de salir más atrasado -octavo- y gracias a la pericia de su copiloto sorteó el temido kilómetro 74, donde había dos confusos valles entre dunas en los que muchos se han dejado varios minutos.

Sainz, que ha sido el primero en salir al ruedo tras imponerse en la primera etapa, se ha visto perjudicado por el mal funcionamiento del GPS de su vehículo, que le ha marcado muy tarde el paso por un par de puntos de control.

Entre una cosa y la otra, el madrileño ha llegado undécimo a más de 18 minutos de Peterhansel, por lo que ha quedado relegado en la general.

También ha tenido inconvenientes su compañero de equipo, el catarí Nasser Al-Attiyah. Un error de navegación en el kilómetro 74 le ha hecho perder tiempo, aunque la respuesta del Buggy en el resto del trazado le ha dejado un buen sabor de boca para las próximas etapas.

'Mañana puede ser nuestro día', señaló Al-Attiyah.

El sudafricano Giniel De Villiers fue segundo, la misma posición que ocupa en la general bastante cerca de Peterhansel, a algo más de dos minutos y medio.

También fue un buen día para el argentino Orlando Terranova, que ha terminado cuarto. Su compatriota Lucio Álvarez, que el este sábado fue segundo, finalizó en la séptima posición.

Si en la primera etapa en la categoría de motos los protagonistas fueron los pilotos chilenos, en la segunda jornada los focos apuntaron a los españoles.

En particular a Joan Barreda. El valenciano advirtió ayer que esta segunda etapa era un día para correr. Dicho y hecho. Salió como un tiro y a los 100 kilómetros ya marchaba en cabeza, mientras sus rivales se enredaban en la arena.

Barreda ganó la etapa y se puso líder. Le sacó algo más de tres minutos a su compatriota Joan Pedrero, que sin la responsabilidad de apoyar a Marc Coma se ve capaz de luchar por algo importante.

La navegación también jugó una mala pasada a Cyril Despres, que terminó duodécimo a más de diez minutos del ganador.

'Me gustaría saber quién no se ha perdido hoy', comentó sorprendido el galo al llegar al campamento de Pisco.

Despres se dio cuenta de que el verdadero Dakar ha empezado ya y que algunos pilotos, como Barreda, están dispuestos a destronarle.

A la pregunta de si le sorprendió la actuación del español, el francés tiró de ironía. 'Sorprendido por todos los errores que ha hecho (Barreda) o de su velocidad?', preguntó. Despres en estado puro.

El español Jordi Viladoms fue octavo y marcha noveno en la general. Por su parte, el chileno Francisco 'Chaleco' López, que ganó la primera etapa, perdió hoy más de 18 minutos y cayó hasta la vigésima plaza en la tabla general.

En la carrera de quads la victoria fue para el argentino Marcos Patronelli, que se puso líder seguido muy de cerca por el emiratí Sebastian Husseini.

En camiones el triunfo fue de nuevo para el holandés Gerard De Rooy, que lidera la carrera con dos minutos de ventaja sobre el checo Ales Loprais.

En la tercera etapa, entre Pisco y Nazca, los pilotos recorrerán mañana 243 kilómetros cronometrados por el desierto de Ica. Las dunas aparecerán de nuevo, sobre todo durante el primer tramo.

Gerard Soler