Pegueot RCZ: Carácter felino

a fondo Peugeot RCZ 1.6 THP 200 1
Diego Zotes11 jul 2011
Disfrutamos de las sensaciones más deportivas que nos ofrcee el último deportivo del fabricante francés Peugeot, que además de un diseño espectacular por fuera y por dentro ofrece un motor BMW de 1.6 turbo con 200 cv. ¡Te encantará!
A fondo
A favor:
-Motor de altas prestaciones y consumo recatado
-Buena habitabilidad e inmenso maletero
-Impresionante diseño futuristaEn contra:
-Suspensión demasiado firme
-Asientos traseros testimoniales
-Manejo algo complicado del navegadorEn los últimos tiempos, en los que cada vez los coupés deportivos están cediendo algo de terreno a los compactos más radicales por evidentes motivos de practicidad, Peugeot renueva el mercado con una nueva propuesta llamada RCZ, adentrándose por primera vez en el segmento de los coupés de 2 puertas de estilo más deportivo con un concepto innovador aunque bastante similar al del conocido Audi TT. Desde su lanzamiento se ha convertido en uno de los coupés más atractivos y elegantes del mercado, suponiendo un gran paso para la imagen de marca de Peugeot. Y lo mejor que tiene es que es un sueño alcanzable por muchos bolsillos, puesto que frente a la mayoría de sus rivales, excepto el espectacular Scirocco de Volkswagen que realmente es un tres puertas, tiene un precio más ajustado que parte para este motor de gasolina de 200 cv de potencia, el más alto de la gama, de 30.900 euros.
a favorA favor:Motor de altas prestaciones y consumo recatadoBuena habitabilidad e inmenso maleteroImpresionante diseño futuristaen contraSuspensión demasiado firmeAsientos traseros testimonialesManejo algo complicado del navegador
Como decimos, el parecido con el Audi TT es bastante notable, aunque con rasgos mucho más modernos y menos vistos que en aquel que le hacen desmarcarse de la competencia. Su imagen más bien nos recuerda a coches de películas de ciencia ficción de hace apenas diez años, como al Lexus 2054 que conducía Tom Cruise en Minority Report o al impresionante Audi RSQ que pilotaba Will Smith en Yo, Robot. Ostenta unas proporciones de carrocería muy atractivas y deportivas en sus 4,30 metros de longitud, con un morro muy bajo y redondeado, una forma de habitáculo inclinado hacia delante que transmite velocidad y potencia y una zaga alargada y muy redondeada, casi simétrica al frontal, que se corona por un alerón desplegable manual o automáticamente que deja una sorprendente capacidad de maletero.

a fondo Peugeot RCZ 1.6 THP 200 2

Proporciones claramente deportivas
Para empezar, el RCZ se diferencia de todos sus hermanos de gama por su orientación más deportiva y porque, por primera vez, no incluye ningún cero en su denominación del modelo, algo realmente atípico y llamativo. El RCZ es un coupé de cuatro plazas en configuración 2+2, es decir, con unas plazas traseras eventuales y poco utilizables. De un vistazo lo que más lama la atención es su espectacular silueta moderna y futurista, con una tensa línea de techo redondeada con dos marcos laterales cromados de aluminio que van de adelante a atrás e integran una zona central de techo moldeada con dos formas ovales fluidas que se elevan a la altura de las plazas delanteras. Impresionantes son los musculosos pasos de rueda, con llantas de 19 pulgadas, unidos por una línea marcada que recorre las puertas por la zona baja y totalmente a juego con los redondeados paragolpes delantero y trasero. Delante, con una inmensa rejilla de ventilación con barras horizontales cromadas y detrás un paragolpes perfectamente integrado, que muestra un amplio difusor aerodinámico que alberga la estética doble salida de escape cromada. Todo transmite una gran deportividad y distinción. Los faros también son casi simétricos, abarcando parte de las aletas y creando su característica imagen de felino en posición de ataque."El RCZ presenta una espectacular silueta futurista con rasgos que recuerdan a coches del futuro de películas de ciencia ficción"El RCZ presenta una espectacular silueta futurista con rasgos que recuerdan a coches del futuro de películas de ciencia ficción
Todo este ambiente deportivo se transmite al interior con una inmensa sensación de recogimiento, en unos preciosos asientos de dos piezas realizados en piel en color beige con el logotipo de la marca grabado en el cabecero que recogen el cuerpo de forma cómoda con una posicion de conducción muy baja a ras de suelo que transmite muchas sensaciones. Todo queda a la mano, con una ergonomía total entre conductor, volante y palanca de cambio. Los acabados llaman la atención por su elevada calidad y exquisita apariencia, con un atractivo salpicadero forrado en piel cosida opcional con elegantes salidas de ventilación circulares que entre medias integran un precioso reloj analógico, mientras que la consola central está protagonizada por una inmensa pantalla de navegación opcional en la que se controlan todos los sistemas de comunicación y entretenimiento. Los asientos delanteros brindan un gran espacio vital, no así en los traseros cuyos pasajeros tendrán que conformarse con dos plazas méramente testimoniales para niños o tallas muy pequeñas por anchura, al estilo del segmento. Eso sí, lo que le falta de espacio a la segunda fila a este RCZ lo tenemos de maletero, que nos permitirá guardar cantidad de equipaje en sus 321 litros de capacidad, líder en su clase. Además el acceso de la carga es cómodo gracias a su gran portón y su distribución sencilla por su uniformidad, permitiendo además abatir los respaldos de los asientos traseros dejando aún más espacio, excatamente 639 litros.
El equipamiento de serie es muy completo con elementos exclusivos como las llantas de 18 pulgadas, asientos deportivos con ajuste en altura, control de estabilidad ESP, climatizador o sensores traseros de control de distancia de aparcamiento. Opcionalmente se puede optar por los asientos de piel, el tapizado de cuero integral del habitáculo, los faros de xenón, alarma antirrobo, equipo de audio de alta calidad JBL, sistema de navegación con disco duro, sistema de conexión bluetooth de teléfono y connexiones USB y Aux, techo de carbono y distintas pegatinas y distintas llantas de aleación en 19 pulgadas.
Motor excitante, refinado y económico
La versión que hemos elegido probar es la más potente de gasolina hasta la fecha con 200 cv de potencia, movida curiosamente por un pequeño motor 1.6 litros THP turboalimentado con inyección directa de origen BMW, conocido también porque da vida al radical Mini John Cooper Works, al exclusivo Citroën DS3 Racing o al elegante Peugeot 308 CC. Va siempre combinado con un rápido cambio manual de 6 velocidades de relación cerrada, con una sexta velocidad larga para rebajar los consumos finales, que extrae la quintaesencia de este potente motor y consigue unas prestaciones sobresalientes.

a fondo Peugeot RCZ 1.6 THP 200 3

Gracias a un peso aligerado de 1.297 kilos, a una potencia de 200 cv a sólo 5.500 rpm y a un par motor de 255 Nm desde tan sólo 1.750 rpm (que pueden ser 275 Nm con Overboost puntualmente), acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y alcanza los 237 km/h de velocidad máxima, vamos, un deportivo en toda regla. Este propulsor entrega la potencia bruta habitual de los motores turbo a bajo y medio régimen con una sorprendente progresividad propia de los atmosféricos alargando el corte de inyección hasta casi las 7.000 rpm, regalándonos un sonido muy deportivo opcional del Pack Sport que multiplica las sensaciones. Además con un bloque de motor pequeño consigue consumir de forma muy moderada, puesto que declara 6,9 litros a los 100 km en ciclo combinado y emitir al medioambiente tan sólo 159 gr/km de CO2, respetando la normativa Euro 5.Con un motor de 200 cv acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos, alcanza los 237 km/h y consume tan sólo 6,9 litros a los 100 km
El comportamiento general es fantástico, gracias a un balance exquisito entre estabilidad y rapidez de reacciones, penalizando la comodidad eso sí con una puesta a punto de la suspensión algo rígida. La buena aerodinámica juega un papel también muy importante, culminada con un alerón posterior de funcionamiento manual o automático en dos posiciones, una de escasa elevación para velocidades comprendidas entre los 85 km/h y los 155 km/h y otra de mayor alza que se despliega a partir de los 155 km/h. La combinación de un centro de gravedad bajo con un amplio ancho de vías y una suspensión de tarado muy firme da como resultado una conducción deportiva muy segura y sencilla de reacciones muy nobles, incluso para manos inexpertas. Delante se opta por una configuración pseudo-McPherson y detrás por brazos unidos por un eje de torsión deformable que maximiza el espacio del maletero por su pequeño volumen pero hace las reacciones algo más rígidas para los pasajeros. La seguridad queda garantizada con un frenada potente gracias a sus discos de grandes dimensiones delante y detrás, de 340 mm y 290 mm respectivamente.