Pagani Huayra: El dios del viento

a fondo Pagani Huayra 1
Raúl Toledano26 ene 2011
Más de 700 cv se encargan de darle vida a esta ‘bella macchina’ cuyo nombre rinde homenaje a Aymara Huayra Tata, el dios del viento para los nativos de la Cordillera de los Andes.
El dios del viento
Motor biturbo 6.0 V12 de origen AMG Mercedes de 700 cv, diseño espectacular y sistema de apertura alas de gaviota. Esta es la casi inmejorable carta de presentación del despampanante Pagani Huayra, el nuevo superdeportivo con el que el afamado constructor argentino pretende ganarse al público del próximo Salón del Automóvil de Ginebra. A lo largo de casi dos décadas, el proyecto de Horacio Pagani ha conseguido ganarse el respeto de todos los amantes de los superdeportivos. Desde entonces, el Pagani Zonda ha sido el centro de atención de un proyecto nacido del sueño de un apasionado por el diseño y los deportivos. Pero recordemos que el viejo superdeportivo de Pagani comenzó a desarrollarse a comienzos de los 90, y por lo tanto es un buen momento para que llegue el correspondiente relevo generacional del Zonda.
Y es que más allá de su potencia, uno de los aspectos más importantes del diseño del sucesor del Pagani Zonda está en el trabajo aerodinámico. Ya no sólo afecta a elementos como difusores, aletines y alerones, sino también a los flaps traseros activos y un sistema de suspensiones adaptativas que ajustan su altura en plena marcha para obtener el balance óptimo entre resistencia y carga aerodinámica. En total, un exterior que brilla por su gran anchura, 2.03 m, y su escasa altura, 1,16 m, con un peso en vacío de 1.350 kg y una distribución de pesos de 44% para el tren delantero y 56 % para el trasero. Su espectacular estética se intensifica al acceder a su interior a través de unas puertas con mecanismo de apertura de tipo alas de gaviota.

a fondo Pagani Huayra 2

1.000 Nm de fuerza son transmitidos al asfalto a través de una caja de cambios automática secuencial XTRAC de siete velocidadesCon un chasis fabricado en titanio y fibra de carbono y unos subchasis realizados en cromo y molibdeno, el Huayra está impulsado por una mecánica de origen AMG-Mercedes, concretamente el 12 cilindros en V y 5.980 centímetros cúbicos sobrealimentado con dos turbocompresores que ya existe en el Clase S, SL y CL 65 AMG. Todos ellos con un par máximo de 1.000 Nm. Semejante arsenal de fuerza se transmite al asfalto a través de una caja de cambios automática secuencial XTRAC de siete velocidades. En el capítulo de suspensiones, se recurre a un esquema de doble triángulo superpuesto que se completa con amortiguadores del especialista Öhlins. Por su parte, los frenos carbocerámicos tratarán de asegurar la mejor de las frenadas. Los datos prestacionales no son definitivos, ya que el Huayra continúa en pruebas, aunque, según los primeros tests, este superdeportivo es capaz de alcanzar una velocidad punta de 370 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos.1.000 Nm de fuerza son transmitidos al asfalto a través de una caja de cambios automática secuencial XTRAC de siete velocidades

Si accedemos al interior nos encontramos con un habitáculo puramente Pagani, tan barroco como siempre, pero con algunas novedades siglo XXI, como la pantalla táctil central que permite manejar el sistema multimedia y de audio. Con detalles lujosos y elegantes, combinando cuero, aluminio y fibra de carbono, este habitáculo minimalista se resuelve con una palanca de cambios que sólo sirve para ir hacia delante y para atrás (las levas tras el volante se encarga de subir y bajar velocidades) y justo por delante de ella la mastodóntica llave de puesta en marcha, que simula la parte trasera del Huayra, y que por dimensiones puede ser accionarla con la palma de la mano al completo.Tan barroco como siempre, el interior de este Pagani incluye novedades del siglo XXI