Opel Zafira Tourer 1.4T, berlina con traje de monovolumen:

Opel Zafira Tourer 1.4T, berlina con traje de monovolumen 1
Agencia EFE07 feb 2012
Opel ha sido una marca que ha entendido a la perfección la respuesta a sus dilemas de antaño, y no lejanos, basada en un producto solvente que conjugue confort, fiabilidad y versatilidad para seguir siendo uno de los referentes de mercado en Europa.

El primer paso fue la berlina Insignia que, avalada por la elección como Mejor Coche del Año en Europa, insufló de moral a la marca, que llegó a decir del modelo que era el mejor Opel construido jamás.

Esa filosofía del Insignia se ha trasladado sin disimulos a la tercera generación del monovolumen compacto Zafira, que encierra, en buena sintonía y proporción, valores de confort y de versatilidad muy avanzados e interesantes.

El nuevo Zafira llega con la distinción Tourer para recalcar el ámbito familiar en el que se mueve, pero también para distinguirse en el código de marca del modelo de la segunda generación que todavía seguirá comercializándose como una opción más accesible y con su posible tirón en estos momentos de crisis económica.

Para empezar, a Opel le ha salido un diseño muy pintón con el Zafira Tourer, fuertemente personalizado en el frontal que recoge de forma visible y llamativa los faros muy grandes, desplazados en silueta de ala o bumerán, según se quiera mirar . La parrilla trapezoidal toma también un importante protagonismo en la zona y no desmerece del conjunto un capó caído, con final en un pliegue muy subrayado.

Por la parte lateral, una línea de cintura al alza sin cortapisas recorre casi toda su longitud y los marcos de las puertas, bastante sobrios, facilitan una imagen señorial, sin recursos ficticios. Los voladizos quedan un tanto alargados.

La zaga vuelve al recurso con las luces de los pilotos también en forma de ala incrustados en un portón bien musculado y de insinuaciones muy deportivas.

En el conjunto del Zafira Tourer se aprecia de inmediato una modificación de cotas al alza, siendo las más perceptibles la longitud, la distancia entre ejes y los anchos de vía.

Naturalmente que estas transformaciones de medida tienen en el interior una traducción poderosa de mejora de la calidad de vida en el habitáculo, pero Opel no se ha olvidado de operar transformaciones en la modularidad que perfeccionan muchas de las originalidades que ya llamaron la atención desde el primer referente del modelo.

De la vida a bordo, el coche puede alardear con argumentos sobrados de comodidad en los asientos, sobre todo los delanteros, donde la posición sobreelevada y el escaso grosor de los travesaños permite una panorámica excepcional en cualquier sentido que se oriente la mirada.

La segunda fila de asientos queda también en buen lugar por las buenas proporciones de respaldo y banqueta, así como por la separación entre filas a la hora de un viaje estándar. Un inconveniente es el de la plaza central, algo más estrecha que las dos laterales y, por lo tanto, limitada en uso para los adultos.

La tercera fila es el recurrente comercial de todos estos monovolumenes compactos como un plus de capacidad de pasaje, pero, al igual que todos los intentos hechos hasta ahora, no se ha solventado el eterno problema de su ergonomía no ya para adultos, sino para niños en viajes largos, así como su accesibilidad.

El Zafira Tourer es un ejemplo más de las últimas generaciones de Opel de condensar una muy abundante tecnología en un cuadro de mandos y en un ordenador de a bordo. El primer contacto, y puede que el segundo, lleva ciertas dificultades, pero uno enseguida coge el tranquillo y, familiarizado con ese batiburrillo de botones y dispositivos, hay una información puntual y precisa del coche.

Los elementos prácticos del interior pasan por un esquema amplio y completo que ha actualizado los postulados de su sistema de configuración de asientos Flex 7.

A modo de resumen, la tercera fila se pliega por completa y que escondida en un segundo plano. En la segunda fila desaparece el asiento corrido y los tres asientos, ahora individuales, se pueden plegar por separado o al completo; además se pueden deslizar horizontalmente hasta 21 centímetros de forma independiente.

Como opción, la marca alemana ha añadido un sistema llamado 'Lounge Seating', con un sistema de plegado que permite rotar el respaldo del asiento central de la segunda fila y actuar como reposabrazos. Permite, asimismo, un mayor desplazamiento horizontal (28 centímetros) de los asientos y hasta un complementario, lateral, hacia el centro del habitaculo, en una distancia de 5 centímetros, lo que ayuda a ganar un espacio extra a la altura de los hombros.

Los elementos convencionales de carga están bien cuidados, pues el maletero, en la configuración de siete plazas, puede albergar 177 litros de carga y, abatida la tercera fila, ampliarlo hasta 710 y llegar a los 1.860 con sólo los asientos delanteros operativos.

El recurso a los huecos portaobjetos queda cumplimentado con hasta 30 de los mismos repartidos por el habitáculo, destacando una doble guantera.

Para rodar la versión motriz de prueba ha sido el nuevo gasolina 1.4 turboalimentado, con 140 CV de potencia y un novedoso sistema electrónico de control electrónico de la combustión.

El motor se atiene al esquema de dos árboles de leva gemelos en cabeza y tiempos de apertura variables, que incrementan la entrega de par a bajas y medias revoluciones. A ello, se suma una función overboost de entrega extra de fuerza de 20 Nm, con lo que puede llegar hasta los 220 Nm.

En cuanto a sensaciones, éstas han sido gratificantes en repuesta y silencio de marcha. Se nota la función overboost, lo que permite al coche llevarlo a regímenes de giro muy tranquilos para ganar en consumo y, al mismo tiempo, ejecutar con garantías plenas, recuperaciones de urgencia.

El motor se apoya en una caja de cambios manual de seis velocidades, con unos desarrollos un tanto largos, pero el funcionamiento desde el manejo de palanca se hace bastante preciso. La dirección cumple con su misión esencial de precisión.

La marca presume de consumos muy contenidos en este motor, que fija en 6,3 litros a los cien kilómetros, pero que en prueba se han ido hasta los 8,5 en trayectos casi siempre de carretera y con velocidades contenidas. El ordenador de a bordo denuncia disfunciones elevadas de consumo entre la conducción de carretera y de calle, donde los registros medios pueden llegar a situarse por encima de los 11 litros.

El coche queda de cine rodando. Al Zafira Tourer se le ha aplicado el mismo esquema rodante que al Insignia, es decir subchasis aislado y configuración McPherson delante, y que al Astra, con timonería de Watt, detrás. El resultado es una pisada sorprendente y muy segura sobre el asfalto, aún con el contrapunto de una suspensión levemente dura.

El Zafira Tourer puede equipar opcionalmente el sistema de chasis electromecánico Flex Ride, que permite tres configuraciones: standard, tour y sport.

Dentro de esa abundante tecnología del Zafira Tourer no ha que dejar escapar como opciones el indicador de distancia de seguridad, el control de crucero adaptativo basado en radar, los sistema de iluminación avanzada, de reconocimiento de señales (ahora ampliado), de alerta de ángulo muerto y de ayuda al aparcamiento.

De precio, se apunta al valor añadido de la novedad y por eso en el nominal queda en las alturas respecto a la competencia, pero con la sutilidad de un buen número de paquetes de equipamiento que hacen caja si, de verdad, se quiere disfrutar a tope de la conducción de este coche.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,658 m

Anchura 1,928 m

Altura 1,685 m

Distancia entre ejes 2,760 m

Vía delantera 1,584 m

Vía trasera 1,588 m

Peso 1.571 kgs

Capacidad depósito 58 l.

Capacidad maletero 152 l./7 asientos

710 l./5 asientos

Coef. aerodinámico N.D.

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación Inyeción indirecta con turbo e

intercooler

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.364 c.c.

Potencia máxima 140 CV

Par máximo 200 Nm (220) entre 4.900 y 6.000

r.p.m.

Velocidad máxima 202 km/h

Aceleración 0-100 10,7 seg.

Consumo medio 6,3 l./100 kms

Emisiones CO2 148 g/km

Impuesto de Matriculación 4,75 %

Dirección Cremallera. Asistida

Diámetro de giro 11,9 m (entre paredes)

11,4 m (entre bordillos)

Frenos Discos ventilados (DEL.)

Discos (TRAS.)

Suspensión delantera Tipo McPherson con resortes

helicoidales y amortiguadores de

gas

Suspensión trasera Rueda tirada con elemento

torsional y resortes

helicoidales

Tracción Delantera

Neumáticos 215/50 R 17

Transmisión Manual de seis velocidades

Equipamiento de serie ABS con EBD, sistemas de

control de estabilidad y

tracción, airbag frontales,

laterales y de cortina,

automatismos de luces y de

limpiaparabrisas

Precio 24.565 euros (Selective)

26.455 euros (Excellence)

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Gasolina:

Zafira Tourer 1.8 Expression 1.796 c.c. 115 CV 19.965

Zafira Tourer 1.4 T Excel. Aut. 1.364 c.c. 140 CV 27.615

Diesel:

Zafira Tourer 2.0 CDTI Expres. 1.956 c.c. 110 CV 21.965

Zafira Tourer 2.0 CDTI Select. 1.956 c.c. 110 CV 24.215

Zafira Tourer 2.0 CDTI Select. 1.956 c.c. 130 CV 24.915

Zafira Tourer 2.0 CDTI Eco.Sel. 1.956 c.c. 130 CV 25.265

Zafira Tourer 2.0 CDTI Eco.Exc. 1.956 c.c. 130 CV 27.615

Zafira Tourer 2.0 CDTI Select. 1.956 c.c. 165 CV 26.365

Zafira Tourer 2.0 CDTI Excel. 1.956 c.c. 165 CV 28.265

Zafira Tourer 2.0 CDTI Exc.Aut 1.956 c.c. 165 CV 29.415

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Chevrolet Orlando 1.8 1.796 c.c 141 CV 22.665

Citroen C4 G.Picasso 1.6 THP 1.598 c.c. 156 CV 23.540

Ford G.C-Max 1.6 Ecobbost 1.596 c.c 150 CV 22.150

Mazda5 2.0i 1.998 c.c. 150 CV 23.600

Peugeot 5008 1.6 THP 1.598 c.c. 156 CV 26.600

Renault G.Scenic 1.6 dCi 1.598 c.c. 130 CV 23.600

Toyota Verso 18 1.798 c.c. 147 CV 28.450

VW Touran 1.4 TSI 1.390 c.c. 140 CV 25.920

Angel Alonso