Opel Speedster: Deportivo radical

Diego Zotes20 feb 2001
Inicio
DEPORTIVO RADICAL

Por Enrique Marco
Zaragoza, 20 feb 2001 (Autocity)

En la primavera del 2001 se comercializará en España el automóvil más exclusivo jamás construido por Opel. Se trata del Speedster, un biplaza descapotable de concepción radicalmente deportiva desarrollado conjuntamente por Opel y su socio Lotus y que se monta en la planta que el constructor británico tiene en Hethel, a 150 kilómetros de Londres.

a fondo :: Opel Speedster 1

El Speedster pesa tan solo 870 kilos, mide poco más de un metro de altura e incorpora el motor Ecotec de aluminio de 2,2 litros y 147 CV. Con estas características alcanza los 217 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, cifras que dan una idea de lo excitante que puede resultar su conducción. La filosofía del Speedster está totalmente definida, buscando el máximo placer para el "piloto" y dejando de lado aspectos como el confort. Sólo se fabricarán 3.000 coches al año de los cuales se esperan vender en España alrededor de 100 unidades por año a un precio de 5.600.000 pesetas.
Diseño
DISEÑO

Está claro que el Speedster no es un coche para quien desee pasar desapercibido. El diseño resulta espectacular se mire por donde se mire y sus medidas destacan tanto por su reducida altura como por su considerable anchura.

a fondo :: Opel Speedster 2

Según los responsables de diseño del Speedster no se ha querido recordar a ningún modelo anterior de la gama ni dotarle de un aspecto retro. Tan solo algunos rasgos como las luces traseras redondas bajo ópticas tridimensionales han sido rescatadas de automóviles míticos de Opel. Los técnicos de estilo tomaron su inspiración en los prototipos que se ven la parrilla de salida de Le Mans o en el perfil de un avión de combate.

a fondo :: Opel Speedster 3

Observándolo con detenimiento, el frontal imprime agresividad e innovación. De lado, su estampa se caracteriza por las enormes llantas de cinco palos y por las tomas de aire tras las pequeñas puertas y la parte trasera, por los pilotos carenados y por la doble salida de escape en disposición vertical. El equipamiento interior se ha reducido a la mínima expresión. El Speedster no tiene ni aire acondicionado, ni elevalunas eléctricos, ni dirección asistida, ni guarnecidos en las puertas, ni alfombrillas... sólo un cuadro de mandos con dos esferas sobre una consola de aluminio. Los asientos deportivos están realizados en composite y el volante de cuero Momo de reducidísimo diámetro se permite el único lujo, el airbag. En definitiva, el biplaza de Opel prescinde de todos los elementos superfluos en el interior y en su exterior presenta una imagen muy llamativa y con un alto poder de seducción.
Tecnología
TECNOLOGIA

El Speedster es un Opel pionero en varios aspectos pues es el primero en montar el motor en disposición central y en adoptar un chasis de aluminio y una carrocería de fibra de vidrio.

a fondo :: Opel Speedster 4

Para mover el Speedster se recurre al conocido motor Ecotec de aluminio que cubica 2,2 litros y desarrolla 147 CV de potencia. Su par motor es de 203 Nm a 4.000 rpm pero a 1.900 rpm ya se encuentra disponible el 90% del par máximo. El bloque de éste lleva integrados dos ejes de equilibrado contrarrotantes que garantizan un comportamiento suave y el peso total del motor es de sólo 138 kilos. En principio puede parecer poco para un modelo tan deportivo, pero el secreto de su buen funcionamiento radica en el reducido peso de la carrocería.
Lograr un peso tan contenido ha sido posible gracias a la utilización de materiales poco convencionales. El bastidor (71 kilos) está compuesto por extrusiones de aluminio pegadas, consiguiendo de esta forma una gran resistencia a la flexión y a la torsión. La estructura del chasis de completa en la parte trasera con un subchasis de acero que soporta el motor y la caja de cambios, así como un arco antivuelco también de acero y una estructura antichoques. La carrocería del biplaza consta de 25 paneles individuales en total, hechos de fibra de vidrio reforzada.

a fondo :: Opel Speedster 5

Conducción
CONDUCCION

Sin lugar a dudas, lo realmente importante en un coche de este tipo es lo que transmite en la conducción. El primer aspecto indicativo de su vocación deportiva es el de la posición de conducción. Acceder al Speedster no es precisamente tarea fácil ni mucho menos salir de él, debido a su reducidísima altura. Sentados en sus ligeros y duros asientos, la postura es lo más parecido a la de un monoplaza que podemos encontrar en un coche de serie, con las piernas totalmente estiradas. Si viajan dos personas, más vale que no sean muy voluminosas pues el espacio interior no está muy sobrado.

a fondo :: Opel Speedster 6

Es el momento de arrancar el motor pero... ¡girando la llave no arranca!. En efecto, otro de los detalles de competición es el modo de la puesta en marcha, mediante un botón situado en la consola. Al insertar las marchas nos damos cuenta de que el accionamiento del cambio es muy preciso, acompañado de un sonido metálico, sin embargo, el recorrido de la palanca para las marchas que se engranan hacia delante es excesivamente largo para un modelo "casi de carreras". También la dirección resulta muy particular, sin asistencia y con menor desmultiplicación que en un coche "normal".

a fondo :: Opel Speedster 7

Acelerar a fondo con el Speedster es una experiencia de lo más gratificante. Sus 147 CV parecen muchos más y por si fuera poco, el sonido que produce su escape resulta muy excitante, sobre todo en las retenciones. Sin control de tracción ni de estabilidad, las reacciones del biplaza alemán se muestran muy divertidas al rodar cerca de los límites. Por cierto, unos límites de estabilidad muy altos debido a su bajo centro de gravedad y generoso calzado, pero que cuando se pisa el pedal del acelerador sin compasión, es fácil notar como se insinúa la zaga. Las sensaciones que proporciona el Opel Speedster son tan puras como las que se esperan de un deportivo tan radical como es este. Con él, devorar curvas y más curvas con buen firme es todo un placer, ahora bien, cuando aparecen los baches se sufren las lógicas consecuencias de conducir un coche tan "racing".
Opel ha demostrado con este modelo que es capaz de lanzar un producto singular y atrevido y con el que, renunciando a algunos aspectos como al confort, se pueden obtener unas sensaciones que a buen seguro harán las delicias de los entusiastas del automóvil.
Características Técnicas

a fondo :: Opel Speedster 8

Competidores
COMPETIDORES

a fondo :: Opel Speedster 9