Opel Insignia EcoFLEX: Ecológico sofisticado y muy dinámico

a fondo Opel Insignia EcoFLEX 1
Diego Zotes12 jun 2009
Nos dejamos sorprender por la excelentes prestaciones de la nueva versión ecológica del Insignia, que con sus 160 cv y un consumo de sólo 5,2 litros se convierte en la berlina media más potente con el menor consumo.
Dentro de la estrategia de lanzamiento de nuevos productos de gran interés para el público por la marca alemana Opel, llega ahora para completar la gama del exitoso Insignia su versión ecológica EcoFlex, que combina de forma pionera en el segmento con gran maestría un motor de unas prestaciones realmente notables con una economía de consumo muy atractiva. Asimismo, distinguiéndose del resto de competidores de la categoría, el Insignia demuestra que la ecología no es incompatible con la tecnología, el equipamiento ni las prestaciones, puesto que una de las cosas que llaman primeramente la atención del EcoFlex es su gran cantidad de equipamiento desde el primer acabado disponible denominado Edition.
De hecho, el Insignia EcoFlex pasa absolutamente desapercibido entre el resto de la gama Insignia salvo por pequeños detalles totalmente ocultos a la vista con los que se logran esas cifras de consumo tan escuetas que le caracterizan. El diseño dinámico de sus hermanos de gama se conserva en esta versión, con una línea lateral muy dinámica en forma de coupé, subrayada a la altura superior e inferior de las puertas con un trazo en forma de ala, un frontal muy aerodinámico con unas atractivas ópticas afiladas y una zaga esculpida con un discreto y elegante spoiler tallado en la zona superior del portón del maletero que sugiere deportividad y dinamismo.
Para el desarrollo de esta versión ecológica se ha trabajado fundamentalmente sobre dos aspectos muy importantes, la aerodinámica y el conjunto motor/caja de cambios, mostrando elementos exclusivos en el exterior de la carrocería para conseguir la mejor cifra aerodinámica del segmento, como una parrilla frontal con las aberturas de refrigeración cerradas, un pequeño spoiler frontal ligeramente más pequeño, neumáticos de baja resistencia a la rodadura Michelin Primacy, la carrocería rebajada y los bajos de la misma cubiertos en puntos clave para evitar las turbulencias del viento, principalmente con un carenado sobre el depósito de combustible por delante del eje trasero y la carrocería rebajada. Un importante trabajo de aerodinámica que ha permitido rebajar el coeficiente aerodinámico de 0,28 Cx del Insignia convencional hasta los 0,26 Cx del EcoFlex, un paso de gigante a nivel dinámico.
Como han recalcado desde la marca alemana, lo más llamativo es el empleo de un motor diésel de altas prestaciones 2.0 CDTi multiválvulas que entrega 160 cv de potencia y un par motor de hasta 380 Nm para desarrollar una versión ecológica. Ha experimentado un ajuste en el sistema de inyección y se le ha acoplado una caja de cambios manual de 6 velocidades con un grupo final más largo para reducir el régimen de giro, además de incorporar un indicador de cambio marcha óptimo. Todo esto cuando la competencia, por norma general, recurre a motores pequeños de reducida potencia en torno a los 100 cv, como el VW Passat Bluemotion con 110 cv, el Ford Mondeo Econetic con 125 cv , el Citroën C5 Airdream de 109 cv, el Renault Laguna ECO con 110 cv o el Toyota Avensis con 126 cv, enttre otros rivales.
Las prestaciones hablan por sí solas, quedándose sólo en la zona de mayor rendimiento ecológico en el segmento de berlinas medias, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y una velocidad máxima de 221 km/h, algo hasta ahora desconocido en este tipo de productos. Esto se combina con unos consumos verdaderamente llamativos de tan sólo 5,2 litros a los 100 km en ciclo combinado según datos oficiales y unas cifras de emisiones de 136 gr/km de CO2 que le permiten acogerse al actual plan 2000 E del Gobierno para fomentar la venta de turismos. La paradoja que más nos ha llamado la atención al conducirlo es el gran empuje que consigue a cualquier régimen cuando logra unos consumos casi inverosímiles.
De forma también atípica, el interior goza de la misma sofisticación y el mismo despliegue tecnológico opcional ya conocido en sus hermanos, con innovadores sistemas dinámicos y de seguridad seleccionables por el conductor como el sistema de chasis FlexRide, que adapta manualmente el chasis a las necesidades de conducción, el sistema AFL Plus de iluminación activa con 9 funciones asociado a las ópticas bi-xenón, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico Opel Eye o los asientos deportivos ergonómicos. También se ofrece en esta versión otros elementos interesantes de serie como el climatizador bizona, el sistema de audio de alta calidad con lector de CD´s y MP3 y conexiones auxiliares o el control de velocidad. Es decir, un equipamiento muy alto para tratarse de una versión ecológica que no alcanza los 30.000 euros. De hecho tanto para la las versiones de 4 y 5 puertas la versión Edition se queda en los 27.250 euros y la versión más alta de la gama Cosmo en los 28.850 euros, pudiéndose adquirir desde finales de julio en concesionarios.