Opel Insignia Country Tourer 2014: Familiar con todo incluido

opelinsigniaportada_e989559a7e77392afb03624c2.jpg
Raúl Toledano08 nov 2013
El nuevo Opel Insignia Country Tourer, basado en la segunda generación de la berlina alemana, sustituye a la anterior versión campera denominada Cross Four. Monta tracción 4x4, su altura al suelo es mayor, y su estética le distinguen respecto al Insignia familiar, del que deriva. Estas cualidades, más su alta carga en seguridad y conectividad, aumentan su precio.
Coincidiendo con el lanzamiento de la segunda generación del Opel Insignia, ya disponible en los concesionarios de la marca por un precio base de 25.875 euros (correspondiente a la carrocería berlina con motor diésel 2.0 CDTI de 120 cv), la marca alemana nos permite tener un primer contacto con una de las carrocerías más atractivas (y caras) de su nueva gama 2014: el Insignia Country Tourer. Se trata de una versión que deriva del Insignia Sports Tourer (carrocería familiar), pero con una personalidad muy definida gracias a su estética off road, además de montar de serie la tracción 4x4 y ofrecer una mayor altura libre respecto al suelo. Únicamente se puede asociar a los dos motores diésel de mayor potencia, 163 y 195 cv (éste denominado "BiTurbo").Sólo disponible con los dos motores diésel más potentes de 163 y 195 cv de potencia
La gama Insignia Sports Tourer (ST) 2014 parte de los 27.980 euros, promociones de la marca y ayudas gubernamentales aparte. Ese precio lo marca el Insignia ST 1.4 Turbo 140 cv gasolina y cambio manual de seis velocidades, siempre con el sistema Star&Stop de serie. El Insignia Country Tourer, que deriva de esta carrocería familiar, cuesta como mínimo 37.960 euros, casi 10.000 euros más que aquél. Ese precio corresponde a la mecánica diésel 2.0 CDTI de 163 cv y cambio manual de seis velocidades. La opción superior asocia al motor 2.0 CDTI con el escalón superior de potencia 195 cv, el BiTurbo, y el cambio automático de seis velocidades de serie: su precio, 42.405 €. El único Opel Insignia 2014 más caro corresponde a la versión de altas prestaciones "OPC", un V6 de 325 cv disponible desde 44.130 €.
En la primera generación del Opel Insignia, lanzada al mercado hace cinco años, la versión campera recibía el nombre de "Cross Four". Ahora esas siglas desaparecen de la gama y esta versión toma el nombre "Country Tourer", que en sí mismo es un nivel de acabado, el más alto de la gama, OPC aparte. Por lo tanto, su carrocería elevada y estética campera, su tracción total, sus motores diésel más potentes y un equipamiento de serie superior, son los cuatro pilares desde los que se puede justificar ese sobrecoste de 10.000 euros. Estas modificaciones le posicionan como un modelo dentro de otro modelo, del que toma la plataforma (Opel dice que el 60% de los componentes de su chasis son nuevos: amortiguadores, estabilizadores o dirección), y a partir de aquí pretende competir en un nicho de mercado muy concreto: el de los familiares con aspecto de todoterrenoEs 10.000 euros más caro que un Insignia familiar
¿QUÉ COMPETIDORES TIENE?
Con 4,92 metros de longitud, con el motor diésel de 195 cv y una personalidad estética tan definida, el Opel Insignia Cross Tourer 2014 superaría en tamaño y potencia a los Audi A4 Allroad o Volkswagen Passat Alltrack, bien se podría poner a la altura del híbrido campero Peugeot 508 RXH, e incluso amenazaría con ser una alternativa económica al todopoderoso Audi A6 Allroad 2.0 TDI de 204 cv.
El Opel Insignia Country Tourer ofrece rasgos estéticos emanados del Insignia familiar, ofreciendo una imagen más ancha y baja a través de retoques muy concretos. En el frontal, la calandra es más grande y con láminas cromadas más anchas, así como faros rediseñados con LED diurno de serie, y nuevos paragolpes que incluye un deflector de aire activo, que se abre o cierra para mejorar la aerodinámica y los consumos (cerrado) sin lastrar la refrigeración del motor (abierto). En el Insignia 5p el Cx es de 0,25, un dato que únicamente mejora con 0,22 el Mercedes CLA, una berlina de dimensiones mucho más compactas. Además, en la zaga, la mayor novedad la encontramos en los grupos ópticos de LED, de diseño horizontal, con carcasas oscurecidas y unidos por una moldura transversal, en definitiva, idénticos a los que monta el Opel Cabrio.

apoyo_b2363e64a74b5359a57dc9078.jpg

Sobre esta piel, el Opel Insignia Country Tourer añade las molduras de plástico negro que rodean toda la parte baja de la carrocería, también en unos pasos de ruedas sobredimensionados, el protector específico de los bajos, los raíles sobre el techo, los enormes rodillos de 245/40 con llantas de diseño específico Country Tourer y de 18", y un labio inferior pintado en color antracita en el paragolpes frontal, el mismo color utilizado que en el difusor trasero donde irrumpen dos salidas de escape independientes, una a cada lado (en el CDTI BiTurbo), aumentando la musculatura del modelo. Además de lo estético, lo que nos permite hablar de un familiar con ciertas posibilidades para un uso campero es otro aspecto que se puede ver a simple vista: la altura de la carrocería respecto al suelo es 20 mm mayor que en los Insignia de 4p, 5p y ST. La tracción 4x4 tipo Haldex, asociada al chasis adaptativo FlexRide, y una mayor altura de la carrocería de 20 mm, aumentan sus posibilidades fuera de asfalto
A nivel de toda la gama, y por supuesto también en el Insignia Country Tourer, el mayor cambio se produce en el interior del coche, donde se ha trabajado en el rediseño de materiales, botones e instrumentalización para mejorar la ergonomía del conductor. Sigue destacando por ser un habitáculo, de esos que se te echan encima: hay mucho montante en salpicadero y puertas lo que resta habitabilidad, con cotas algo limitadas en las plazas traseras para un coche de 4,92 metros. Por su parte, el maletero del Country Tourer ofrece 540 litros con kit antipinchazos, ampliables a 1.530 l abatiendo los respaldos traseros y cargando hasta el techo.

apoyo_da0a87e45bc01750896ebaaa0.jpg

Los cinco grandes cambios en el habitáculo son: una consola central más limpia de botones (reagrupamiento donde antes Opel aplicaba su filosofía, "un botón, una función"); un cuadro de instrumentos mucho más moderno y deportivo que pagando casi los 38 mil euros de este Country Tourer incluye una pantalla digital de información integral de 8 pulgadas para no perder de vista la carretera; los nuevos mandos del volante; la pantalla táctil a color también de ocho pulgadas donde se proyecta el sistema de infoentretenimiento IntelliLink (os lo explicamos en este vídeo) que fue estrenado en el pequeño Adam y al que ahora se la ha sacado más rendimiento; y el Touchpad (como la superficie plana de un ordenador portátil que hace las veces de ratón) para manejar toda esta carga de conectividad del nuevo Insignia 2014.

opel_be828495aac563f40b55ca9c4.jpg

El Opel Insignia Country Tourer que conducimos en esta prueba de contacto corresponde a la versión tope de gama, donde el motor diésel 2.0 CDTI de doble turbo (uno más grande para régimenes altos y el más pequeño para bajos) y 195 cv se alía de manera excepcional con la caja automática de seis velocidades y la tracción integral 4x4 controlada electrónicamente por un embrague tipo Haldex, y un diferencial autoblocante trasero que en condiciones de adherencia baja llega a modificar el reparto del par motor de 0 a 100% entre el eje delantero y trasero, así como entre ambas ruedas traseras (eLSD), dotando a nuestra unidad de una estabilidad a altas velocidades increíble y de una capacidad de tracción importante para un coche de su tamaño y peso. A estas cualidades colabora el chasis adaptivo FlexRide, de serie en el Country Tourer, que con el modo "Sport" activado aumenta la sensación de dominio y precisión en una conducción ágil. Para saber su funcionamiento fuera de asfalto, habría que realizar una prueba más a fondo, aunque en una corta excursión por un camino muy roto y plagado de piedras de tamaño medio el coche funcionó mejor de lo que se podía pensar.A falta de una prueba off road más a fondo, la estabilidad y su capacidad de tracción en asfalto son altamente satisfactorias
Con esta carrocería Country Tourer, el motor diésel BiTurbo de 195 cv ofrece 210 km/h de velocidad punta (+5 km/h respecto al 163 cv), 9,9 segundos de aceleración de 0 a 100 (+1 s) y un consumo oficial de 6,6 litros (+1 l), equivalante a 174 g/km de emisiones de CO2, obligándole a tributar al 9,75%, el tramo del impuesto de matriculación al que no llega el CDTI de 163 cv (4,75%) que con unas prestaciones ligeramente peores, quizás sea una opción mas coherente, no sólo, por los consumos, sino también por un precio más reducido en buena parte por la fiscalidad en España.El diésel BiTurbo es claramente más caro que el de 163 cv, entre otras cosas, porque tributa al 9,75% y no al 4,75%
Antes de concluir esta prueba de contacto es justo comentar el salto cualitativo que Opel ha dado en otro apartado, en el de la seguridad activa. Nuestro Country Tourer BiTurbo viene de serie con el control crucero adaptativo que asociado al cambio automático llega a detener el vehículo y a volver a acelerar la marcha ante una colisión inminente gracias a la cámara radar situada en la parrilla frontal. Los otros dos equipamientos más destacados en esta materia son la alerta de cambio de carril con una distancia de hasta 70 metros y a la alerta de tráfico transversal trasero de 20 m, ambas asociadas a la cámara de visión trasera de ayuda al aparcamiento. Y por supuesto no podían faltar los faros activos delanteros AFL+ con nueve funciones de iluminación diferentes.

PRECIOS OPEL INSIGNIA COUNTRY TOURER:

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 163 cv 4x4 6V: 37.960 euros
Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI BiTurbo 4x4 AT6: 42.405 euros