Opel Insignia: Nuevo rumbo emocional

a fondo :: Opel Insignia 1
Diego Zotes17 oct 2008
Por fin ha llegado el esperado Insignia de Opel, con un diseño muy dinámico de tintes deportivos y unos impresionantes sistemas tecnológicos de seguridad que servirá de base para el desarrollo de sus nuevos modelos.
Nuevo rumbo emocional
Por fin ha llegado la presentación oficial de la esperada berlina media de Opel cargada de nuevos tintes deportivos, con un concepto de diseño muy dinámico que será la base para el desarrollo de todos sus nuevos modelos en los años venideros. Como ya avanzamos hace apenas unos pocos meses, el Insignia viene a ocupar la posición de máximo privilegio dentro de la marca y a sustituir a un anticuado Vectra, que termina su andadura con unas muy buenas cifras de ventas. El nuevo Insignia es la expresión del renacer de Opel que muestra un nuevo lenguaje de diseño emocional y excitante, con la tecnología más avanzada en campos como la seguridad, el confort y la mecánica y una calidad de conducción excelente tanto en sus mecánicas gasolina como diésel. Además, los precios son bastante ajustados y alcanzables para los mortales de a pie, pues lo podremos adquirir a partir del mes de enero de 2009 desde sólo 22.900 euros con el motor básico de gasolina hasta los 36.670 euros de la versión más alta de gasolina con 280 cv, cambio automático y tracción total, mientras que la versión diésel de 130 cv, previsiblemente la más demandada, tendrá un precio mínimo de 24.400 euros. Los precios serán los mismos para las versiones de 4 y 5 puertas.
La marca renace con un nuevo lenguaje de diseño excitante y lleno de deportividad, combinando la mayor precisión alemana de fabricación de vehículos con el estilo emocional y el diseño más impactante propio de los países más latinos. Por ello han creado una berlina con una evidente apariencia de coupé en su línea exterior tanto en su versión de 4 puertas como en la de 5 puertas y una imagen general muy refinada y dinámica heredada del concept car GTC Concept, caracterizada por suaves rasgos de carrocería en tensión que dibujan un contorno sumamente aerodinámico y se combinan con grupos ópticos delanteros y traseros afilados, una parrilla cromada muy prominente y llamativa y una zaga esculpida en relieve repleta de formas sinuosas y fluidas, con lo que se consigue una línea muy dinámica y un coeficiente aerodinámico excelente, de 0,27 Cx. La vista lateral se caracteriza por una línea dinámica sobre las puertas en forma de ala, como sello del modelo y que también encontramos en los faros, que transmite dinamismo y movimiento y unos pasos de rueda ensanchados que brindan una imagen muy musculosa. La zaga recoge una línea que fluye hacia la parte abajo, sugiriendo claramente aplomo de la carrocería y ligereza del conjunto. Una moldura cromada con el logotipo en el centro de grandes dimensiones que recorre longitudinalmente el portón del maletero protagoniza la imagen en esa zona, que se complementa con los faros rasgados de iluminación por led´s que conforman una imagen muy atractiva. En los motores turbo de gasolina se pueden ver dos bocas de escape cromadas bajo el paragolpes.
El interior resulta como una extensión de la carrocería, con un salpicadero panorámico también en forma de ala que sugiere espacio y habitabilidad, con cantidad de detalles de refinamiento y buen gusto que lo distinguen de la competencia. El cuadro de mandos flota sobre el salpicadero y tiene una gran inclinación hacia el conductor, transmitiendo deportividad, elegancia y alta calidad. Los materiales de todos los mandos han mejorado notablemente respecto a los de su predecesor Vectra, con un tacto suave y agradable que refinan su imagen y su manejo. El cuadro de instrumentos se ha realizado de forma tridimensional a juego con los mandos flotantes de las funciones electrónicas, ofreciendo en conjunto una imagen más distinguida.
Se ha estudiado profundamente la combinación de colores y de materiales para generar una sensación de gran calidad, distinguiendo fundamentalmente entre dos orientaciones y estilos, uno más deportivo con colores oscuros tanto en las tapicerías como en los materiales de la consola y otro más lujoso y elegante con colores claros combinados con terminaciones en madera. Llama la atención la evolución en materia de asientos, con un modelo básico con gran cantidad de ajustes y otro avanzado de gran ergonomía, de serie en los acabados superiores, con regulación eléctrica del apoyo lumbar y extensión de la banqueta para recoger las piernas. El espacio para los pasajeros es muy amplio y confortable, aunque en las plazas traseras un pasajero muy alto tocaría facilmente con el techo por imposición del diseño de coupé.
Amplia gama de motores
Nada menos que siete motores moverán al Insignia desde la fecha de su lanzamiento, tres de gasolina y tres diésel. Entre los primeros encontramos un 1.6 de 115 cv que en principio no vendrá a nuestro país, pero se podrá solicitar bajo catálogo, al que seguirá el nuevo 1.8 16v con 140 cv, siendo oficialmente el escalón de acceso a la gama. Tras un gran salto en potencia y prestaciones, le sigue un 2.0 Turbo con inyección directa que desarolla nada menos que 220 cv, mientras que el tope de gama es el conocido motor del grupo General Motors que monta el Saab 9-3 V6, el 2.8 V6 Turbo que rinde 260 cv y entrega unas prestaciones sobresalientes. En diésel nos encontramos con el nuevo 2.0 CDTI con 16 válvulas que desarrolla tres escalas de potencia, 110, 130 y 160 cv. Nosotros pudimos probar tanto la mecánica más potente en diésel de 160 cv como el gasolina turbo intermedio de 220 cv con inyección directa y, mientras del primero nos gustaron notablemente la buena relación entre prestaciones/consumo/confort, en el gasolina Turbo nos impresionó su impecable comportamiento con el sistema de tracción total 4x4 y el inmenso empuje que entrega su motor.

a fondo :: Opel Insignia 2

Más o menos para la primavera de 2009 está previsto que lleguen dos motores más, uno de gasolina 1.6 Turbo con 180 cv y un nuevo diésel de alto rendimiento 2.0 CDTI con doble turbocompresor que desarollará 190 cv y la nueva carrocería familiar Sports Tourer del que ya hemos hablado en Autocity. Ya para final de año llegará el Insignia EcoFlex que se ha dejado ver en el Salón del Automóvil de París, que gracias al empleo del potente motor 2.0 CDTI de 160 cv cosigue unos consumos y emisiones muy bajos mientras no compromete en absoluto las prestaciones.
Lo más importante del nuevo Insignia es su despliegue de equipamiento tecnológico en materia de seguridad, con varios sistemas que a pesar de ser opcionales, pueden mejorar notablemente la calidad de conducción y salvaguardar la integridad de los pasajeros. Hablamos de sistemas como el denominado Opel Eye, el AFL Plus, el Flex Ride o el Adaptative 4x4.

a fondo :: Opel Insignia 3

El Opel Eye es un sistema que incorpora una cámara tras el retrovisor interior con las funciones de detectar el cambio involuntario de carril y la de interpretar las señales de tráfico que hacen referencia a la velocidad máxima y a la prohibición de adelantamiento. La cámara lee los símbolos de las señales a 100 metros de distancia sin importar la velocidad ni la oscuridad y los refleja en el centro del cuadro de instrumentos para informar al conductor.
Otro de los sistemas importantes para mejorar la seguridad es el denominado AFL Plus, que es un nuevo sistema inteligente de iluminación activa de los faros con hasta nueve funciones añadidas gracias a unos faros de xenón variables, adaptándose dependiendo de las velocidades y las circunstancias. Ofrece luz diurna, haz de luz ensanchado para bajas velocidades, mayores alcances a medida que aumentamos la velocidad, la mayor iluminación cuando circulamos por autopista, una configuración asimétrica para aumentar la visibilidad y disminuir los deslumbramientos en circunstancias de lluvia o nieve, la activación de las luces de carretera o largas automáticamente cuando una cámara tras el retrovisor detecta que no hay nadie delante, iluminación en curva siguiendo la dirección y haz de luz ensanchado cuando afrontamos un cruce.
Otra de las tecnologías más innovadoras es el sistema del control electrónico del chasis Flex Ride, que adapta mediante un proceso electromecánico el comportamiento del mismo a las condiciones de la carretera y al modo de conducción. El sistema ofrece tres modos seleccionables desde el cuadro de mandos: Standard, Sport o Tour. Todos los modos trabajan sobre la suspensión, la dirección, los límites del ESP, la electrónica del motor y si tiene 4x4, sobre la distribución del par entre los ejes. En el modo Sport todos estos sistemas se ajustan para brindar el comportamiento más directo y deportivo, así como permite elegir los parámetros sobre los que se quiere que actúe en un moneto dado. El modo Tour actúa sobre los mismos parámetros pero suavizando las reacciones para garantizar un comportamiento totalmente confortable. Pero lo más interesante del sistema es la regulación sobre el modo Standard, en la que el coche regula automáticamente los parámetros mencionados en función de la conducción y el tipo de trazado hasta en 11 situaciones diferentes.
La otra gran incorporación al Insignia es un sistema de tracción total 4x4 Adaptativa que permite una inmensa diversión al volante aumentando la seguridad en toda circunstancia del terreno. Mediante un sistema mecánico e hidráulico controla un embrague multidisco que reparte la tracción automáticamente entre los ejes delantero y trasero pudiendo llegar a entregar el 100% en cualquiera de ellos. Un plus en seguridad que se podrá adquirir en los motores altos de gama en gasolina y diésel.